Biblioteca
Señales
anterior siguiente

Señales

Las señales son acontecimientos o experiencias que demuestran el poder de Dios. Muchas veces son milagrosas. Indican y anuncian acontecimientos muy importantes, tales como el nacimiento, la muerte y la segunda venida del Salvador. Recuerdan a los hijos de Dios los convenios que el Señor ha hecho con ellos. Las señales también pueden dar testimonio de un llamamiento divino o indicar la desaprobación del Señor.

Reseña

Las señales son acontecimientos o experiencias que demuestran el poder de Dios. Muchas veces son milagrosas. Indican y anuncian acontecimientos muy importantes, tales como el nacimiento, la muerte y la segunda venida del Salvador. Recuerdan a los hijos de Dios los convenios que el Señor ha hecho con ellos. Las señales también pueden dar testimonio de un llamamiento divino o indicar la desaprobación del Señor. La palabra señal también se emplea en las Escrituras como recordatorio de un acontecimiento que no se debe olvidar (véase Éxodo 13:1–10).

Las señales están relacionadas con los dones del Espíritu. Muchas veces son una indicación de fe en Dios. Después de resucitar, Jesucristo enseñó a Sus discípulos: “Y estas señales seguirán a los que creyeren” (Marcos 16:17; véase también Mormón 9:24–25).

Algunas personas afirman que creerían en Dios o en Su obra si recibieran una señal. Sin embargo, la fe no llega a través de señales, sino por medio del Espíritu Santo, a medida que las personas estudian las Escrituras y procuran aprender, con espíritu de oración, sobre el plan de Dios. El Señor reveló: “… la fe no viene por las señales, mas las señales siguen a los que creen” (Doctrina y Convenios 63:9). Tales señales se dan a los que son fieles y obedientes, a fin de fortalecerlos en su fe y ayudarlos a cumplir la voluntad de Dios.

Como las señales están relacionadas con la fidelidad, las personas no creyentes a menudo se burlan de los que sí creen y les piden que les muestren una señal. Para tentar a Jesucristo, Satanás hizo esta misma petición en tono de burla (véase Mateo 4:3, 6), al igual que hicieron aquellos que crucificaron al Cristo (véase Mateo 27:40, 42). Jesús enseñó: “… La generación mala y adúltera demanda señal” (Mateo 12:39). Las señales no se dan para producir fe, sino para confirmarla y bendecir a los que son fieles.

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

Mensajes de líderes de la Iglesia

Recursos de aprendizaje

Revistas de la Iglesia

El Señor regresará a la tierra en gloria”, Liahona, diciembre de 2013

La Segunda Venida”, Liahona, diciembre de 2002

Manuales de estudio

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia