Temas
    Caída de Adán y Eva
    Notas al pie de página
    Theme
    Adam and Eve

    Caída de Adán y Eva

    Reseña

    En el jardín de Edén, Dios mandó: “… De todo árbol del jardín podrás comer libremente, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás. No obstante, podrás escoger según tu voluntad, porque te es concedido; pero recuerda que yo lo prohíbo, porque el día en que de él comieres, de cierto morirás” (Moisés 3:16–17). Debido a que Adán y Eva transgredieron ese mandamiento y comieron del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, se los expulsó de la presencia del Señor (véase Doctrina y Convenios 29:40–41). En otras palabras, experimentaron la muerte espiritual; además, se volvieron mortales, es decir, quedaron sujetos a la muerte física. Esta muerte espiritual y física se denomina la Caída.

    Nuestra condición caída

    Como descendientes de Adán y Eva, heredamos una condición caída durante nuestra vida terrenal (véase Alma 42:5–9, 14). Quedamos separados de la presencia del Señor y sujetos a la muerte física. También nos encontramos en un estado de oposición, en el que las dificultades de la vida y las tentaciones del adversario nos ponen a prueba (véanse 2 Nefi 2:11–14; Doctrina y Convenios 29:39; Moisés 6:48–49).

    En esta condición caída, tenemos un conflicto interno: somos hijos de Dios procreados en espíritu, con el potencial de ser “participantes de la naturaleza divina” (2 Pedro 1:4); sin embargo, “somos indignos delante de [Dios]; por causa de la caída nuestra naturaleza se ha tornado mala continuamente” (Éter 3:2). Debemos esforzarnos constantemente por vencer nuestras pasiones y deseos incorrectos.

    El rey Benjamín, repitiendo las palabras de un ángel, dijo: “… el hombre natural es enemigo de Dios, y lo ha sido desde la caída de Adán”. El rey Benjamín nos advierte de que, en este estado natural o caído, todo hombre será enemigo de Dios para siempre “a menos que se someta al influjo del Santo Espíritu, y se despoje del hombre natural, y se haga santo por la expiación de Cristo el Señor, y se vuelva como un niño: sumiso, manso, humilde, paciente, lleno de amor y dispuesto a someterse a cuanto el Señor juzgue conveniente infligir sobre él, tal como un niño se somete a su padre” (Mosíah 3:19).

    Los beneficios de la Caída

    La Caída forma parte integral del plan de salvación del Padre Celestial (véanse 2 Nefi 2:15–16; 9:6). La Caída nos lleva en dos direcciones: hacia abajo, pero también hacia delante. Además de introducir la muerte física y espiritual, nos dio la oportunidad de nacer en la tierra y de aprender y progresar. Mediante el ejercicio del albedrío en rectitud y mediante nuestro sincero arrepentimiento cuando pecamos, podemos venir a Cristo y, gracias a Su expiación, prepararnos para recibir el don de la vida eterna. El profeta Lehi enseñó:

    “… si Adán no hubiese transgredido, no habría caído, sino que habría permanecido en el Jardín de Edén. Y todas las cosas que fueron creadas habrían permanecido en el mismo estado en que se hallaban después de ser creadas; y habrían permanecido para siempre, sin tener fin.

    “Y [Adán y Eva] no hubieran tenido hijos; por consiguiente, habrían permanecido en un estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado.

    “Pero he aquí, todas las cosas han sido hechas según la sabiduría de aquel que todo lo sabe.

    “Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo.

    “Y el Mesías vendrá en la plenitud de los tiempos, a fin de redimir a los hijos de los hombres de la caída” (2 Nefi 2:22–26; véase también 2 Nefi 2:19–21, 27).

    Adán y Eva expresaron su gratitud por las bendiciones que se recibieron como resultado de la Caída:

    “Y Adán bendijo a Dios en ese día y fue lleno, y empezó a profetizar concerniente a todas las familias de la tierra, diciendo: Bendito sea el nombre de Dios, pues a causa de mi transgresión se han abierto mis ojos, y tendré gozo en esta vida, y en la carne de nuevo veré a Dios.

    “Y Eva, su esposa, oyó todas estas cosas y se regocijó, diciendo: De no haber sido por nuestra transgresión, nunca habríamos tenido posteridad, ni hubiéramos conocido jamás el bien y el mal, ni el gozo de nuestra redención, ni la vida eterna que Dios concede a todos los que son obedientes” (Moisés 5:10–11).

    Redención de la Caída

    Debido a nuestra naturaleza caída y mortal y a nuestros pecados individuales, nuestra única esperanza reside en Jesucristo y en el plan de redención.

    Mediante la expiación de Jesucristo, todos seremos redimidos de los efectos de la Caída. Resucitaremos y seremos llevados de nuevo a la presencia del Señor para ser juzgados (véanse 2 Nefi 2:5–10; Alma 11:42–45; Helamán 14:15–17).

    Además de redimirnos de los efectos universales de la Caída, el Salvador también puede redimirnos de nuestros propios pecados. En nuestro estado caído, pecamos y nos distanciamos del Señor, con lo cual acarreamos sobre nosotros la muerte espiritual. Como dijo el apóstol Pablo: “… todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Si permanecemos en nuestros pecados, no podremos morar en la presencia de Dios, porque “ninguna cosa inmunda puede morar… en su presencia” (Moisés 6:57). Por fortuna, la Expiación “lleva a efecto la condición del arrepentimiento” (Helamán 14:18), y hace posible que recibamos el perdón de nuestros pecados y que moremos para siempre en la presencia de Dios. Alma enseñó: “… se le concedió un tiempo al hombre en el cual pudiera arrepentirse; así que esta vida llegó a ser un estado de probación; un tiempo de preparación para presentarse ante Dios; un tiempo de prepararse para ese estado sin fin del cual hemos hablado, que viene después de la resurrección de los muertos” (Alma 12:24).

    Gratitud por el sacrificio expiatorio del Salvador

    Así como realmente no sentimos deseos de comer a menos que tengamos hambre, no desearemos plenamente la salvación eterna a menos que reconozcamos la necesidad que tenemos del Salvador; dicho reconocimiento se desarrolla a medida que aumentamos nuestra comprensión de la Caída. Tal como enseñó el profeta Lehi, “todo el género humano se hallaba en un estado perdido y caído, y lo estaría para siempre, a menos que confiase en este Redentor” (1 Nefi 10:6).

    Temas relacionados

    Escrituras

    Referencias de las Escrituras

    Recursos para el estudio de las Escrituras

    Profetas y líderes de la Iglesia

    Profetas y apóstoles

    Otros líderes de la Iglesia

    Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

    Recursos de aprendizaje

    Recursos generales

    Revistas de la Iglesia

    “La plenitud del Evangelio: La caída de Adán y Eva”, Liahona, junio de 2006

    Manuales de estudio

    Recursos para la enseñanza

    Bosquejos para la enseñanza

    Relatos y actividades para enseñar a los niños

    “Adán y Eva”, Recursos para enseñar a los niños