5.2 Patógenos transmitidos por la sangre
    Notas al pie de página

    5.2 Patógenos transmitidos por la sangre

    Estas pautas son las mejores prácticas en cuanto a la exposición ocupacional a agentes patógenos de la sangre y otros materiales potencialmente infecciosos. Estas pautas ayudarán a eliminar o reducir la exposición ocupacional al virus de la hepatitis B (VHB), el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y otros agentes patógenos en la sangre (enfermedades transmitidas por la sangre).

    5.2.1 Ámbito

    Estas pautas se aplican a los empleados que estén expuestos a agentes patógenos de la sangre en sus ocupaciones. “Exposición ocupacional” se refiere al riesgo que se pueda prever razonablemente de que un empleado entre en contacto por la piel, los ojos o las membranas mucosas con sangre u otros materiales potencialmente infecciosos mientras realiza las tareas de su puesto.

    No todas las situaciones de exposición a sangre y otros materiales potencialmente infecciosos se consideran exposición ocupacional. Por ejemplo, los actos de buena voluntad, como el ayudar a un compañero con hemorragia nasal debido a un accidente, por ejemplo, no se consideran casos de exposición ocupacional, salvo que quien preste ayuda integre un equipo de primeros auxilios o que se espere que preste asistencia como parte de sus tareas.

    5.2.2 Cómo determinar la exposición

    Los gerentes y supervisores deben observar estas pautas para determinar qué empleados trabajan en puestos cuya clasificación pueda requerir exposición a agentes patógenos de la sangre.

    Clasificaciones de puestos en los que todos los empleados tienen exposición ocupacional comprende a los empleados en clínicas médicas y a los miembros de equipos de primeros auxilios o a empleados que entre sus tareas está la de prestar primeros auxilios o asistencia médica.

    Clasificaciones de puestos en los que algunos empleados tienen exposición ocupacional incluye al personal que trabaja en estrecha relación con clientes en talleres de inserción laboral para personas con discapacidades. Dichos empleados corren un riesgo mayor debido a la propensión a lesiones de sus usuarios, sus necesidades sanitarias especiales y su dependencia para con los empleados para su cuidado personal.

    5.2.3 Métodos para cumplir con las normas

    En el caso de los empleados que trabajen en puestos en cuyas clasificaciones exista exposición ocupacional, los gerentes y supervisores deber hacer un esfuerzo razonable por estar seguros de que:

    • Los empleados cuentan con lo siguiente:

      • Pautas para lavarse las manos

      • Pautas para la manipulación de agujas u otros objetos punzantes contaminados

      • Pautas para el uso de guantes, de máscaras de bolsillo o de otro tipo de máscaras

    • Se ofrezca la vacuna de hepatitis B, si está disponible, a todos los empleados que tienen exposición ocupacional. Se debe ofrecer la aplicación de dicha vacuna a los empleados designados como encargados de primeros auxilios antes de que sufran exposición ocupacional.

    • Los empleados que no desean la vacuna deben firmar un ejemplar del Formulario de renuncia a la vacuna de la hepatitis B, el cual debe ser adjuntado al archivo de los trabajadores durante su permanencia en el empleo.

    • Si la persona expuesta al riesgo no se hubiese vacunado contra la hepatitis B, deberá acudir a un médico a la mayor brevedad posible (dentro de las 24 horas posteriores) para que se la examine y se verifique si hubo contagio de hepatitis B, hepatitis C o VIH.

    • Cuando haya un incidente de exposición, deben hacerse evaluaciones médicas confidenciales al empleado y sin ningún costo para este. El médico debe documentar las rutas de exposición y las circunstancias bajo las cuales ocurrió el incidente de exposición.

    • Se deben colocar letreros de advertencia en los contenedores de residuos patogénicos; en los refrigeradores y congeladores que contengan sangre; y en los receptáculos que se utilicen para guardar, transportar o enviar sangre y otros materiales potencialmente infecciosos. Se deben desechar los residuos patogénicos de conformidad con las regulaciones de salubridad locales.

    • Se debe capacitar a los empleados. Esa capacitación ha de ser gratuita y debe llevarse a cabo en horas laborales. Se deben llevar registros de capacitación actualizados.