4.7 Módulos de lavado de ojos y duchas de emergencia
    Notas al pie de página

    4.7 Módulos de lavado de ojos y duchas de emergencia

    Las presentes pautas proporcionan los criterios para lavado de ojos y duchas de emergencia.

    Las siguientes pautas ayudan a los gerentes y supervisores a determinar dónde se deben instalar los módulos de lavado de ojos y duchas de emergencia:

    • Los módulos de lavado de ojos y duchas de emergencia deben instalarse donde los empleados utilicen productos químicos cuyos fabricantes hayan indicado como “corrosivos”. Una sustancia corrosiva es cualquier líquido o sólido que ocasione un deterioro visible en la piel o los tejidos humanos. Algunos ejemplos de dichas sustancias son el ácido clorhídrico, el ácido sulfúrico, el hidróxido sódico (la soda cáustica) y el hidróxido de potasio. Las sustancias corrosivas comprenden tanto ácidos como bases.

    • Se recomienda colocar módulos de lavado de ojos donde se utilicen materiales irritantes o sustancias químicas, como, por ejemplo, disolventes orgánicos y líquidos combustibles e inflamables. Sin embargo, en esas instalaciones no son necesarias las duchas.

    • Los módulos de lavado de ojos y duchas de emergencia deben ubicarse a no más de diez segundos de distancia del área de trabajo.

    • No debe haber nada que obstruya el paso a los módulos de lavado de ojos y duchas de emergencia, los cuales deben estar claramente señalados con un letrero.

    • De ser necesario, provea una válvula de agua templada diseñada específicamente para productos de lavado de ojos, que mantienen tibia la temperatura del agua en el rango de 16–38°C (60–100°F).

    • Los módulos de lavado de ojos y las duchas se deben examinar semanalmente mediante una descarga de agua de tres minutos. En estos chequeos se comprueba que el flujo de agua es uniforme y lava a ambos ojos simultáneamente, que no hay contaminación presente, que la temperatura del agua es tibia y que la presión del agua es adecuada. Las inspecciones de mantenimiento preventivo deben hacerse al menos anualmente, y consisten en pruebas de volumen, flujo sostenido y funcionamiento de la válvula. Estas pruebas también deben asegurar que las unidades se hallan a 10 segundos del sitio de riesgo, que están claramente marcadas con señales bien visibles y que los empleados están instruidos en cuanto a la ubicación y el uso correcto de estas unidades.

    • Se deben conservar los registros de las pruebas y las tareas de mantenimiento regulares. Las etiquetas de inspección deben mantenerse adheridas a los módulos de lavado de ojos y duchas de emergencia.

    • Se deben usar estaciones de lavado de ojos portátiles, operadas por gravedad, solamente en aquellos sitios donde no haya suministro de agua potable y esta sea inviable. Se deben cambiar los fluidos en los intervalos recomendados por el fabricante.

    • Muchos de los dispositivos de lavado de ojos instalados en los grifos no cumplen con los requisitos reglamentarios, y solo deben utilizarse cuando no se cuente con unidades de lavado de ojos conectadas a la red de suministro de agua.

    • Las botellas para lavado de ojos son consideradas como equipos complementarios y se recomiendan usar como primeros auxilios. Son recomendables para lavar el polvo de los escombros en los ojos. Se deben inspeccionar periódicamente las botellas para el lavado de ojos y se las debe reemplazar cuando expiren.

    • Entrene a los empleados que se ven expuestos a materiales riesgosos o corrosivos acerca del funcionamiento del equipo de emergencia para lavado de ojos y la ducha; y muestre las ubicaciones de estas estaciones de lavado. Informe a los empleados que la parte del cuerpo afectada debe ser irrigada con agua inmediatamente durante 15 minutos ininterrumpidos, o el tiempo indicado por el fabricante químico.