Capítulo 2: Pautas generales
    Notas al pie de página

    2.9 Administración de los contratistas de construcción y mantenimiento

    Los contratistas de construcción y mantenimiento pueden realizar trabajos breves o extensos que pueden poner en peligro a los empleados y las propiedades, exponer a los empleados de los contratistas a riesgos en las áreas donde se efectúen los trabajos y pueden conllevar riesgos de operación. La gerencia debe hacer lo siguiente para controlar los riesgos potenciales en cuanto a salubridad y seguridad mientras se realice labor contratada:

    • Asegurar que exista un contrato y que este incluya los requerimientos para cumplir con las normas de seguridad y salubridad, que provea una adecuada cobertura de seguros y que requiera otros aspectos de seguridad. Entre los aspectos estipulados en el contrato que pueden requerirse del contratista están los siguientes:

      • Cumplir con todas las normas reglamentarias locales tocante a seguridad y salubridad.

      • Crear y remitir un plan de seguridad específico para el sitio y el proyecto. Este ejercicio ayudará al contratista a revisar el alcance del proyecto, determinar los riesgos y enumerar los controles que planea usar para mitigar los riesgos.

      • Utilizar permisos de seguridad tales como trabajos en caliente, etiqueta roja (sistema contra incendios averiado) y espacios confinados.

      • Utilizar los equipos de protección personal adecuados para la obra.

      • Comprobar que las herramientas y los equipos estén en buenas condiciones y debidamente protegidos.

      • Asegurar que los superintendentes o supervisores posean la certificación de haber tomado un curso apropiado sobre la seguridad en el sitio de obras de proyectos de construcción medianos a grandes.

      • Proporcionar las fichas de datos de seguridad (SDS) de los químicos que el contratista planea traer al proyecto.

      • Llevar a cabo capacitaciones regulares de seguridad y salubridad, y documentar que se han realizado.

      • Informar de todos los incidentes al representante del propietario. La Iglesia autoriza a un representante del propietario para tomar decisiones en cuanto al proyecto, contrato y temas de finanzas.

      • Nombrar a un representante de seguridad en la obra para fines de capacitación y comunicación.

    • Designar a un representante del propietario para coordinar los asuntos de seguridad y salubridad durante todo el proyecto. Algunos de los deberes de este representante serían:

      • Asistir a las reuniones previas a la construcción para asegurarse de que el contratista entiende los requerimientos mínimos del propietario en cuanto a seguridad y salubridad.

      • Llevar a cabo reuniones regulares de coordinación con el contratista y asegurarse de que los temas de seguridad y salubridad se analicen.

      • Recibir los informes de incidentes y tratar sus puntos.

      • Asegurarse de que se emitan y utilicen los permisos de seguridad.

      • Recorrer el proyecto en forma regular para observar que se adoptan prácticas seguras de trabajo.

      • Ayudar a coordinar las labores de riesgo entre el contratista, el propietario y los ocupantes; ejemplos de esto serían actividades que producen ruidos fuertes o polvo, o que involucran el uso de sustancias químicas.

      • Mantener comunicación regular con el representante de seguridad del contratista.

      • Actuar de persona de contacto designada en el caso de que autoridades gubernamentales u otras agencias visiten el proyecto.

    • Llevar a cabo reuniones previas a la construcción o la prestación del servicio. Se deben realizar estas reuniones al principio del proyecto o al redactar el contrato de mantenimiento. Esto debe brindar la oportunidad para que el representante del propietario informe al contratista de los requerimientos de seguridad mínimos y del plan de acción de emergencia específico del propietario para ese sitio. Esta reunión también sirve para que el contratista analice y obtenga la aprobación de su plan específico de seguridad antes de que comience la obra. Este plan debe incluir el alcance del proyecto, los riesgos identificados y las medidas de control. Algunos aspectos de seguridad que deben estar incluidos en el plan son los siguientes:

      • Orientación al contratista

      • Orden y aseo

      • Equipos móviles

      • Agentes físicos, tales como el polvo y el ruido.

      • Manipulación de residuos

      • Trabajo en las alturas

      • Manipulación segura de substancias químicas

      • Trabajo en caliente y detección de incendios

      • Riesgos eléctricos, incluyendo el bloqueo y etiquetado

      • Informes de las emergencias y lesiones

      • Equipos de protección personal

      • Ingreso a espacios limitados o confinados

      • Otros riesgos específicos del sito de la obra

    • Efectuar continuamente reuniones de coordinación con el contratista en las que se incluya el tema de la seguridad en la agenda.

    • Hacer responsable al contratista de la seguridad. Esto se puede lograr haciendo cumplir el texto del contrato como también pidiendo al contratista que atienda las violaciones a la seguridad. No se debe decir a los contratistas cómo solucionar el riesgo de seguridad (los medios y los métodos), pero se les ha de decir que ellos deben solucionar el riesgo y que, si no lo hacen, ellos estarán violando el contrato por lo que podrán ser retirados del trabajo.