3.6 Agresor armado
    Notas al pie de página

    3.6 Agresor armado

    Un agresor armado es una persona que se ocupa de asesinar, o que intenta asesinar, a personas en un espacio cerrado y concurrido, usualmente valiéndose de armas de fuego. Si un agresor armado u otro atacante entran en el edificio, todos los presentes deben observar los principios y las instrucciones que siguen:

    1. CORRER

      • Tener una ruta y un plan de escape en mente.

      • Dejar en el sitio las pertenencias.

      • Conservar las manos a la vista de los que respondan a la emergencia.

    2. ESCONDERSE

      • Esconderse en un lugar que no esté a la vista del atacante.

      • Bloquear la entrada a nuestro escondite, y trancar las puertas.

      • Poner el celular [móvil] en silencio.

    3. LUCHAR

      • Luchar como último recurso, solo cuando su vida corra peligro inminente.

      • Intentar incapacitar al atacante.

      • Recurrir a la agresión física y lanzar objetos contra el agresor armado.

    4. LLAMAR

      • Llamar al número de emergencia local cuando sea seguro.

      • Proporcionar la siguiente información, de ser posible:

        • Ubicación de los agresores armados

        • Cantidad de agresores

        • Descripción física de los agresores

        • Cantidad y tipo de armas que portan los agresores

        • Cantidad de víctimas potenciales en el sitio

    5. CUANDO las fuerzas del orden público respondan

      • Permanecer calmado y seguir las instrucciones.

      • Soltar cualquier cosa que se tenga en las manos (por ejemplo, maletines o chaquetas).

      • Levantar las manos y estirar los dedos.

      • Mantener las manos siempre visibles.

      • Evitar movimientos rápidos hacia los agentes de la ley, tales como aferrarse a ellos en busca de protección.

      • Evitar señalar, gritar y chillar.

      • Al evacuar el lugar, no detenerse a pedir información o indicaciones a los oficiales.

    Para consultar mayor información en cuanto a cómo actuar en el caso de un agresor armado, póngase en contacto con sus superiores, los cuerpos de la ley o el Departamento de Seguridad de la Iglesia.