5.8 Pautas de autoayuda para la ergonomía en oficinas
    Notas al pie de página

    5.8 Pautas de autoayuda para la ergonomía en oficinas

    El fin de estas pautas es ayudar a los empleados a ajustar el mobiliario de oficina de modo que puedan trabajar más cómoda y saludablemente. Estas normativas son pautas de las mejores prácticas. Las pautas tratan la relación entre el cuerpo de una persona de tamaño promedio y la disposición del mobiliario de oficina y los equipo de computación. No obstante, no se aplican a todas las posibles dimensiones del cuerpo humano. El tamaño y la forma del torso del empleado y de sus extremidades afectan la posición y ubicación del mobiliario y los equipos en la oficina del empleado. En el lugar de trabajo también hay puestos para trabajar de pie y sentado. Esos puestos también deben ser ajustados de acuerdo con los tipos de cuerpos de los empleados específicos.

    Si surgen preguntas sobre estas pautas, comuníquese con la División de administración de riesgos o con la oficina de su Área local.

    5.8.1 Altura de la silla de escritorio

    La altura del asiento es la distancia desde el piso hasta la parte superior del asiento de la silla, cuando el empleado está sentado en ella. Los empleados pueden valerse de las siguientes pautas al ajustar la altura de la silla:

    • Al sentarse en la silla, asuma una postura cómoda y recta.

    • Ajuste la altura del asiento de modo que los pies descansen cómoda y horizontalmente en el suelo y la cadera quede más o menos paralela al piso.

      • Si los pies quedaran ligeramente suspendidos y la parte posterior de los muslos quedara muy presionada contra el frente del asiento, es probable que la silla esté demasiado alta.

      • Si las rodillas estuvieran elevadas y los muslos no tocaran el frente del asiento, es probable que la silla esté demasiado baja.

    • Si le agrada reclinarse hacia atrás mientras trabaja, considere lo siguiente:

      • Si los pies no tocan el suelo, considere reducir la altura del asiento.

      • Si los talones se elevan al empujar con los pies para reclinarse hacia atrás, considere aflojar el regulador de reclinación de la silla.

    • Si le agrada sentarse hacia adelante mientras trabaja, considere lo siguiente:

      • Si usted debe encoger las piernas o estirarlas hacia el frente, considere subir el asiento de la silla.

      • Si siente que la silla se reclina demasiado, considere apretar más el regulador de reclinación de la silla.

    5.8.2 Estándares para sillas

    Una vez que se haya ajustado la silla, puede valerse de una cinta métrica para comparar los ajustes realizados con los estándares recomendados que se explican a continuación.

    • La altura del asiento debe estar entre 40 y 53 cm. Dicha altura se refiere a la altura que debe alcanzar el asiento de la silla cuando esta soporta el peso de la persona.

    • La profundidad del asiento de las sillas con cojines rectangulares o sillas de materiales rígidos debe variar entre 38 y 43 cm. La profundidad del asiento es la distancia entre el frente de este y la parte posterior de su cojín. Dicha profundidad puede ser mayor si el frente del asiento es mullido o curvado.

    • Midiendo a través de la mitad del asiento, el ancho del asiento debe ser como mínimo 46 cm. El ancho del asiento es la distancia de lado a lado del cojín.

    • La distancia entre los apoyabrazos debe ser de al menos 46 cm (medida desde los bordes internos de los apoyabrazos).

    • El respaldo debe tener al menos 31 cm de ancho en la parte inferior trasera.

    5.8.3 Superficie de trabajo

    La altura adecuada de la superficie de trabajo la determina el espacio que existe entre las piernas del empleado y dicha superficie cuando la persona está sentada. Si la altura de la superficie de trabajo se pudiera ajustar, los empleados pueden valerse de las siguientes sugerencias para hacerlo:

    • Siéntese en la silla y desplácela hasta la posición habitual de trabajo, frente a la superficie de trabajo. Con las plantas de los pies en el suelo, ajuste la altura de la superficie sin que las rodillas toquen la orilla de la superficie, los cajones, ni la bandeja o placa del teclado de la computadora (cuando la bandeja esté afuera, y no dentro del mueble). La parte superior de los muslos no debe tocar la parte inferior de la superficie de trabajo.

    • Cuando la silla esté en la posición habitual de trabajo, los pies y las rodillas no deben tocar la parte trasera o fondo, ni la pared que esté detrás de la superficie de trabajo.

    • Debe haber suficiente espacio entre sus piernas y la superficie de trabajo para que pueda girar con libertad para alcanzar objetos cercanos sobre la superficie. Por ejemplo, las rodillas no deben tocar los cajones ni las ménsulas de soporte.

    • Al sentarse con una postura recta, los antebrazos deben descansar cómodamente en la superficie de trabajo.

      • Si la altura de la superficie de trabajo hiciera que usted deba elevar los hombros o encorvarlos, considere reducirla.

      • Si debe inclinarse o encorvarse sobre la superficie de trabajo, considere aumentar su altura para poder trabajar en una posición cómoda y recta.

    Cuando la altura de la superficie de trabajo no se pueda modificar, ajuste la altura de la silla para lograr una postura de trabajo cómoda. Puede utilizar un pequeño pedestal para apoyar los pies a fin de elevar los muslos a aproximadamente un nivel paralelo al suelo.

    Los estándares de las mejores prácticas

    Compare su superficie de trabajo con las siguientes normas recomendadas:

    • El espacio para las rodillas debajo de la superficie de trabajo debe tener al menos unos 50 cm de ancho, aunque lo óptimo es que tenga unos 61 cm.

    • La parte inferior de la superficie de trabajo o la bandeja para el teclado debe estar a mayor altura que las rodillas. Si usted trabaja en un escritorio cuya altura no se pueda ajustar, el espacio debajo de la superficie de trabajo debe tener 66 cm, como mínimo.

    • Debajo de la superficie de trabajo, desde el borde hasta la pared al fondo que soporta la superficie de trabajo, debe haber al menos 31 cm, desde el frente hasta el fondo, a la altura de las rodillas. No obstante, las personas más altas necesitarán un espacio mayor.

    • Si usted utiliza una estación de trabajo de pie, póngase de pie sobre una alfombrilla de descanso y utilice calzado adecuado. Un reposapiés para cambiar la posición de sus piernas puede serle de utilidad.

    5.8.4 Ajustar el teclado

    • Ajuste el ángulo y la altura del teclado de modo que la parte delantera de este quede al mismo nivel de los codos, aproximadamente.

    • Los antebrazos deben quedar paralelos al suelo.

    • Las muñecas deben quedar relativamente rectas o un poco elevadas.

    • Las manos no deben colgar hacia adelante de las muñecas.

    5.8.5 Cómo colocar el monitor de la computadora

    • Tras ajustar el teclado, verifique la ubicación y el ángulo del monitor.

    • Siéntese cómodamente y mire directamente al horizonte. La forma en que la persona se sienta (reclinada, derecha, etc.) influye en la mejor posición que el monitor pueda tener. Toda la pantalla del monitor debe quedar bajo su línea de visión. Si el monitor estuviera muy alto, colóquelo sobre la superficie de trabajo (en vez de sobre la CPU).

    • Si usted tiene una estación de trabajo de pie, eleve la pantalla del monitor a la altura de sus ojos. Incline la pantalla unos 20 grados.

    • Algunos expertos sugieren que al colocar el centro del monitor a unos 30° por debajo de la línea del horizonte se logra el mejor ángulo para ver la pantalla.

    • Para ajustar el ángulo del monitor, coloque un espejo pequeño en el centro de la pantalla e incline el monitor hasta ver sus ojos en el espejo, mientras permanece sentado en su lugar de trabajo (al hacerlo, procure no posar el espejo directamente sobre la pantalla a fin de no rayarla).

    • Si hubiera alguna fuente de luz brillante detrás de la pantalla, como, por ejemplo, alguna ventana, traslade el monitor o cubra la fuente de luz con una cortina.

    • Si al escribir en el teclado, usted mantiene la vista más en un papel que en la pantalla, considere colocar el documento directamente delante de usted y el monitor levemente al costado. No coloque el monitor en una esquina ni en ninguna posición que le haga torcer el cuello o el cuerpo al escribir.

    • Algunos expertos sugieren que el monitor debe estar al menos a unos 46 cm, o más, de los ojos.

    • Las normas indican que las letras mayúsculas deben verse en la pantalla con una altura mínima de 3 mm. Si sus ojos están a más de 68 cm de distancia de la pantalla, las letras mayúsculas deben verse mayores de 3 mm.

    5.8.6 Ajustar el ratón

    Si tiene un ratón de computadora y lo usa solo de vez en cuando, puede ponerlo en cualquier lugar conveniente de la superficie de trabajo. Si lo usa con frecuencia, quizás tenga que ajustar su ubicación.

    • Al asumir una postura recta, las manos deben descansar cómodamente sobre el ratón.

      • Si debido a la ubicación del ratón debiera elevar los hombros o extender completamente el brazo, quizás tenga que ajustar la localización del ratón. Existen alfombrillas de ratón ajustables que pueden sacarse desde debajo de la superficie de trabajo o adherirse a la bandeja del teclado. Si la bandeja para el teclado es ancha, puede colocarse en ella la alfombrilla del ratón.

    5.8.7 Mejorar la postura durante el día

    Durante el trabajo, los empleados deben dedicar un momento de vez en cuando para evaluar la postura y los movimientos del cuerpo. Por lo general, resulta provechoso moverse y cambiar de posición con frecuencia.

    5.8.8 Otras sugerencias

    Los empleados también deben considerar las siguientes preguntas y sugerencias:

    • ¿Pulsa las teclas con demasiada fuerza? Recuerde presionarlas con más suavidad.

    • ¿Levanta o encorva los hombros? Relájese y bájelos. Si los apoyabrazos de la silla hacen que eleve los hombros, considere la posibilidad de quitarlos. Si la superficie de trabajo hace que eleve los hombros, considere la posibilidad de pedir que bajen el nivel de esta.

    • ¿Mantiene las manos sobre el teclado o teléfono? Relaje las manos; evite que queden inmóviles en una única posición.

    • ¿Se inclina sobre algún borde cuyo ángulo es muy pronunciado? Retírese hacia atrás para liberar la tensión de los antebrazos.

    • ¿Se inclina hacia adelante para alcanzar algo que podría estar más cerca en la superficie de trabajo? ¿Suele estirar el cuerpo hacia atrás o por encima de la altura de los hombros para alcanzar algo que tal vez podría colocarse delante de usted o más abajo? Haga todo lo posible por organizar los materiales de modo que lo que más utilice quede a su alcance (a unos 50 cm, si el objeto es pesado).

    Por último, preste atención a su cuerpo. Si cree que se sentirá más cómodo si adopta una postura diferente u otro modo de trabajar, haga pruebas hasta descubrir lo que sea mejor para usted.