3.11 Secuestros y extorsión
    Notas al pie de página

    3.11 Secuestros y extorsión

    Las siguientes políticas, normas y procedimientos se aplican en caso de secuestros y extorsión.

    3.11.1 Principios básicos

    La Iglesia entiende que es muy bajo el riesgo de secuestro de personas mientras son empleadas. Incluso en los lugares donde los secuestros extorsivos son más comunes, no se considera a los empleados de la Iglesia ni a quienes trabajan fuera de su país como víctimas potenciales; no obstante, se proporcionan las siguientes normas que se deben observar en tales casos.

    3.11.2 Normas

    Si algún empleado de la Iglesia fuese víctima de un secuestro extorsivo, las normas de la Iglesia al respecto dictan que se maneje esa situación crítica de forma rápida y organizada. Se hará todo lo posible para mejorar la situación y maximizar los recursos disponibles a fin de resolver la situación adecuadamente.

    3.11.3 Procedimiento

    La Iglesia desea que todos los gerentes, supervisores y empleados observen estos procedimientos:

    • Considerar como graves todo intento de secuestro y demanda de extorsión.

    • Informar de inmediato a la oficina del Área y a Seguridad de la Iglesia sobre todo secuestro, extorsión o incidente grave en materia de seguridad.

    • Seguir las directivas de la oficina del Área y de Seguridad de la Iglesia. El Departamento de Seguridad de la Iglesia ayudará a comunicarse con las autoridades de las fuerzas de seguridad pertinentes o enviará negociadores experimentados para que ayuden a resolver la situación.

    • Dar al supuesto secuestrador las siguientes “respuestas iniciales” recomendadas:

    • “Deseamos hacer cualquier cosa que sea apropiada para asegurar la seguridad de…”

    • “No tengo autoridad para hablar en nombre de la Iglesia. Me tomará algo de tiempo ubicar a las personas que tienen autoridad para hablar en nombre de la Iglesia”.

    • “Somos una filial local de la Iglesia y disponemos de recursos muy limitados”.

    La finalidad es demorar toda crisis o decisión hasta que puedan llegar los negociadores experimentados.

    Para obtener más información sobre cómo evitar y manejar este tipo de emergencias, comuníquese con el Departamento de Seguridad de la Iglesia o la División de Administración de Riesgos.