4.3 Aire comprimido
    Notas al pie de página

    4.3 Aire comprimido

    Las pautas de las mejores prácticas recomiendan que no se debe usar el aire comprimido para tareas de limpieza, a menos que se reduzca la presión del aire a menos de 200 kPa (30 libras por pulgada cuadrada) y se utilicen pantallas o barreras así como el equipo de protección personal (PPE). No se debe utilizar el aire comprimido para limpiar a personas o la ropa. Solo se podrá utilizar para limpiar equipos. Cuando se utilice aire comprimido:

    • Emplearlo solo en procesos aprobados.

    • No apuntar con la pistola de aire comprimido a ninguna persona ni a sí mismo. Tenga presente a las personas que se hallen en la zona; esté pendiente de los pasen por allí y asegúrese de que nadie queda expuesto al aire comprimido.

    • Asegúrese de que las pistolas de aire comprimido que usan presiones superiores a los 200 kPa (30 psi) estén equipadas con un dispositivo de descarga que reduzca la presión a menos de 200 kPa (30 psi) si el flujo de aire se ve obstruido (lo que ocurre cuando la punta de la pistola es presionada con firmeza contra una superficie, generándose una presión en reverso potencialmente peligrosa).

    • Utilice un gatillo de presión constante, de modo que el flujo de aire se detendrá cuando se suelte el gatillo.

    • Use PPE adecuado, que incluya gafas y protección para los oídos.

    • Inspeccione todas las mangueras de aire antes de usarlas. Si hay mangueras dañadas, rasgadas o desgastadas, reemplácelas. Asegúrese de que todas las conexiones de mangueras son herméticas.

    • Asegúrese de que los cabos de las mangueras estén asegurados mientras se utilicen, para evitar el efecto látigo si se produjera una rotura en la manguera.

    • Antes de desconectar la manguera de aire, apague el compresor de aire comprimido. Purgue el aire residual. Al terminar, enrolle las mangueras y cuélguelas en el espacio designado, a fin de prevenir tropiezos.

    • Nunca modifique o altere una pistola de aire.