4.11 Extinguidores de incendio
    Notas al pie de página

    4.11 Extinguidores de incendio

    Las presentes pautas ofrecen información básica sobre cómo seleccionar, ubicar y dar mantenimiento a los extinguidores de incendio portátiles.

    Todo plan de emergencia debe comprender un plan antincendios. Quienes estén a cargo del uso de los extinguidores deben recibir capacitación anualmente sobre el empleo adecuado de estos.

    Cuando se utilizan del modo adecuado, los extinguidores de incendio portátiles pueden salvar vidas y propiedades al sofocar el fuego o controlarlo hasta la llegada de los bomberos. Los extinguidores de incendio portátiles no están diseñados para apagar incendios de gran envergadura ni detener su propagación.

    4.11.1 Cómo utilizar el extinguidor o extintor

    • Recuerde el “A-B-C-D” de las instrucciones básicas de uso:

      • Arranque el seguro del extinguidor.

      • Apunte la manguera a la Base del fuego.

      • Accione la válvula para que salga el Chorro de la descarga.

      • Disperse la descarga de lado a lado, en la base del fuego, hasta que este se apague.

    4.11.2 Cómo seleccionar los extinguidores o extintores de incendio

    Seleccione cuidadosamente los extinguidores. Los extinguidores de incendio deben:

    • Estar certificados por un laboratorio de pruebas independiente.

    • Tener una etiqueta que indique el tipo de fuego que la carga puede extinguir.

    • Tener la capacidad suficiente como para apagar el fuego. La mayoría de los extinguidores portátiles se descargan por completo en unos ocho segundos.

    En la lista siguiente se describen las clases de fuego:

    Fuego de clase A: Combustibles comunes como madera, telas, papel, caucho y diversos plásticos.

    Fuego de clase B: Líquidos inflamables como gasolina, lubricantes, grasa, alquitrán, pinturas oleosas, barnices y gases inflamables.

    Fuego de clase C: Equipos con tensión eléctrica, entre ellos, los cables, caja de fusibles, disyuntores, maquinarias y artefactos eléctricos.

    Fuego de clase K: Fuego en artefactos de cocina que implican materiales combustibles para cocinar, como aceites y grasas vegetales y animales.

    Muchos extintores de incendio son modelos multipropósitos A-B-C y pueden utilizarse para apagar esos tres tipos de fuego. No obstante, en las áreas de preparación de alimentos (cocinas) en las que se utilicen sustancias combustibles para cocinar, se deben tener a mano extinguidores para fuego de clase K. Los extinguidores se clasifican según la magnitud del incendio que pueden apagar. La clasificación se efectúa mediante una escala de 1 al 40 en caso de fuegos de clase A, y de 1 a 640 en caso de fuegos de clase B. Dicha clasificación debe constar en la etiqueta. Cuanto mayor sea el número, mayor será la magnitud del incendio que el extinguidor podrá apagar.

    4.11.3 Dónde ubicar los extinguidores de incendio

    Los extinguidores se deben ubicar dentro de un radio de unos 23 m de distancia de los elementos de riesgo de incendio de clase A, y dentro de un radio de unos 15 m de distancia de los elementos de riesgo de incendio de clases B y C. Los extinguidores deben colocarse bien a la vista y en los lugares de tránsito habituales. Además, se deben colocar de modo tal que la parte superior del extinguidor no exceda 1,5 m de altura desde el suelo, o como indique la normativa local respectiva. Cuando sea inevitable que el extinguidor quede visualmente obstruido, provea algún medio para indicar la ubicación de este.

    4.11.4 Mantenimiento e inspección de los extinguidores de incendio

    Un inspector certificado de una empresa de mantenimiento de extintores de incendio autorizada por el jefe de bomberos debe hacer mantenimiento a todos los extintores al menos anualmente. Los extinguidores deben revisarse mensualmente. El personal que realice dicha inspección debe tener el conocimiento pertinente para efectuarla. Los inspectores deben asegurarse de que:

    • El extinguidor esté colocado en un lugar apropiado.

    • No existan obstáculos que impidan el acceso y la visibilidad del extinguidor.

    • Las instrucciones de uso de la etiqueta sean legibles y estén orientadas hacia fuera.

    • Los sellos y el sistema de inviolabilidad no estén rotos ni que falten.

    • El extinguidor esté lleno (determínelo al levantarlo).

    • No haya daños, corrosión ni pérdidas evidentes, ni que la boquilla esté obstruida.

    • Hayan escrito la fecha y sus iniciales sobre la etiqueta después de la inspección del extintor (registro de inspección mensual).