Instituto
Lección 55: Doctrina y Convenios 137–138


“Lección 55: Doctrina y Convenios 137–138”, Doctrina y Convenios: Manual del maestro, 2017

“Lección 55”, Doctrina y Convenios: Manual del maestro

Lección 55

Doctrina y Convenios 137–138

Introducción y cronología

El 21 de enero de 1836, el profeta José Smith y otros líderes de la Iglesia tuvieron una reunión especial en el Templo de Kirtland que estaba casi por concluirse. En esa ocasión, el Profeta tuvo una visión del Reino Celestial, durante la cual el Señor explicó cómo juzgará a aquellos “que [mueren] sin el conocimiento de este evangelio” (D. y C. 137:7). Esa revelación se encuentra registrada en Doctrina y Convenios 137.

El 3 de octubre de 1918, el presidente Joseph F. Smith recibió la visión registrada en Doctrina y Convenios 138, que aclaró más la doctrina de salvación para los muertos. En esa visión, el presidente Smith aprendió que, entre el tiempo de la muerte y la resurrección del Salvador, Él ministró a los justos en el paraíso, quienes habían estado esperando la “redención de las ligaduras de la muerte” D. y C. 138:16). El presidente Smith también fue testigo de la organización de la obra misional en el mundo de los espíritus.

19 de noviembre de 1823

Alvin Smith muere en Palmyra, Nueva York.

Enero de 1836

El Templo de Kirtland está cercano a concluirse.

21 de enero de 1836

Se recibe Doctrina y Convenios 137.

1918

Una pandemia mundial de influenza mata a millones de personas en todo el mundo. En noviembre, concluye la Primera Guerra Mundial, en la que mueren más de diecisiete millones de personas.

3 de octubre de 1918

Se recibe Doctrina y Convenios 138.

3 de abril de 1976

Los miembros de la Iglesia sostienen y aprueban la visión del profeta José Smith del Reino Celestial y la visión del presidente Joseph F. Smith de la redención de los muertos como parte de los libros canónicos de la Iglesia. Estos se añaden a la Perla de Gran Precio.

Junio de 1979

La Primera Presidencia anuncia que la visión de José Smith del Reino Celestial (ahora Doctrina y Convenios 137) y la visión de Joseph F. Smith de la redención de los muertos (ahora Doctrina y Convenios 138) se incluirían en la edición de 1981 de Doctrina y Convenios.

Sugerencias para la enseñanza

Doctrina y Convenios 137:1–10

José Smith tiene una visión del Reino Celestial

Muestre la siguiente declaración del presidente Henry B. Eyring, de la Primera Presidencia, e invite a un alumno a leerla en voz alta. Pida a la clase que preste atención a algunas circunstancias de la vida mortal que parecen injustas.

Imagen

“Solo una pequeña minoría de los hijos de Dios obtienen, en esta vida, una total comprensión del plan de Dios, junto con el acceso a las ordenanzas del sacerdocio y los convenios que hacen que el poder expiatorio del Salvador tenga pleno vigor en nuestra vida. Incluso quienes tienen los mejores padres pueden vivir fielmente de acuerdo con la luz que tienen, aunque nunca hayan oído de Jesucristo y Su expiación ni se los haya invitado a bautizarse en Su nombre. Así ha sucedido con innumerables millones de nuestros hermanos y hermanas a lo largo de la historia del mundo.

“Algunas personas podrían considerarlo injusto; incluso podrían considerarlo una evidencia de que no hay ningún plan, ni requisitos específicos para la salvación, al pensar que un Dios justo y amoroso no crearía un plan que esté a disposición de una proporción tan pequeña de Sus hijos. Otras personas podrían concluir que Dios debe haber determinado de antemano a cuáles de Sus hijos salvaría y haberles hecho llegar el Evangelio, mientras que quienes jamás escucharon el Evangelio sencillamente no fueron ‘escogidos’” (Henry B. Eyring, “Congregar a la familia de Dios”, Liahona, mayo de 2017, pág. 20).

  • De acuerdo con esa declaración, ¿qué circunstancias de la vida mortal parecen injustas?

  • ¿Cuáles son las conclusiones de algunas personas respecto a Dios de acuerdo con su comprensión de esas circunstancias terrenales?

Invite a los alumnos a que, al estudiar Doctrina y Convenios 137–138, busquen doctrina y principios que ejemplifiquen el amor, la justicia y la misericordia que el Padre Celestial muestra a Sus hijos.

Para ayudar a los alumnos a comprender el contexto de Doctrina y Convenios 137, explique que, el 21 de enero de 1836, el profeta José Smith se reunió con su padre y otros líderes de la Iglesia en una habitación de un piso superior del casi terminado Templo de Kirtland. Durante la reunión, el Profeta tuvo una visión.

Invite a algunos alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 137:1–6, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para conocer lo que vio en visión el profeta José Smith.

  • ¿Cómo describió el Profeta el Reino Celestial?

  • ¿A quiénes vio en el Reino Celestial?

  • Según el versículo 6, ¿por qué se “maravilló” José Smith cuando vio a su hermano Alvin en el Reino Celestial?

Para ayudar a los alumnos a comprender por qué eso tuvo un significado especial para el Profeta, muestre el siguiente párrafo e invite a un alumno a leerlo en voz alta:

Imagen

A la edad de 17 años, José Smith se sintió destrozado por la muerte repentina de Alvin, su hermano mayor, a quien amaba y admiraba grandemente. La familia Smith “pidió al ministro presbiteriano de Palmyra, Nueva York, que oficiara en el servicio funerario. Como el joven no era miembro de la congregación del ministro, este afirmó en su sermón que Alvin no podía ser salvo. William Smith, hermano menor de José, comentó: ‘[El ministro] […] dio a entender muy claramente que [Alvin] había ido al infierno por no ser miembro de su iglesia’” (véase Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, págs. 427, 429).

  • ¿Cómo se habrían sentido durante el sermón del ministro en el funeral de Alvin si hubieran estado en el lugar de José Smith? ¿Por qué?

  • ¿Cómo se habrían sentido al ver a Alvin en la visión del Reino Celestial?

Invite a los alumnos a leer en silencio Doctrina y Convenios 137:7–8 para saber cómo respondió el Señor a la pregunta del Profeta.

  • De acuerdo con lo que el Señor enseñó al Profeta, ¿qué doctrina podemos reconocer en cuanto a los que heredarán el Reino Celestial? (Ayude a los alumnos a reconocer la siguiente doctrina: Toda persona que muere sin el conocimiento del Evangelio, pero que lo habría recibido, heredará el Reino Celestial).

  • ¿Cómo podría esa doctrina servir de consuelo para aquellos cuyos seres queridos han fallecido sin escuchar el Evangelio?

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 137:9–10, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar las verdades adicionales que el Señor reveló al profeta José Smith. Invítelos a que compartan lo que encuentren. A medida que respondan escriba las siguientes verdades en la pizarra: El Señor nos juzgará por nuestras obras y por los deseos de nuestro corazón. Todos los niños que mueran antes de llegar a la edad de responsabilidad se salvarán en el Reino Celestial.

Doctrina y Convenios 138:1–11

El presidente Joseph F. Smith medita sobre las Escrituras y tiene una visión del mundo de los espíritus

Explique que, el 3 de octubre de 1918, más de 82 años después de que el profeta José Smith tuviera su visión del Reino Celestial, el presidente Joseph F. Smith tuvo una visión que aclara cómo aquellos que mueren sin el conocimiento del Evangelio pueden ser salvos. Esa visión está registrada en Doctrina y Convenios 138.

A fin de ayudar a los alumnos a comprender el contexto de esa revelación, invite a un alumno a leer los siguientes párrafos en voz alta.

“‘¡Mi alma está desgarrada! ¡Tengo el corazón hecho pedazos, palpitante como si quisiera dejar de latir! ¡Ah, mi buen hijo, mi gozo, mi esperanza! […] ¡Dios mío, ayúdame!’.

“Fueron las palabras que escribió en su diario el presidente Joseph F. Smith ante la muerte de su hijo mayor, Hyrum Mack Smith, que era un Apóstol y tenía cuarenta y cinco años de edad, quien murió en enero de 1918 a causa de la ruptura del apéndice. Ocho meses después, el 24 de septiembre la viuda de Hyrum, Ida Bowman Smith, murió a causa de un fallo cardíaco solo una semana después de haber dado a luz a un hijo varón. La pareja dejó a cinco hijos. En ese tiempo, la Primera Guerra Mundial […] seguía con intensidad…

“La muerte y la guerra ciertamente estuvieron en la mente del presidente Smith ese año” (George S. Tate, “I Saw the Hosts of the Dead”, Ensign, diciembre de 2009, pág. 54; véase también Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Joseph F. Smith, 1998, pág. 435).

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 138:1–4, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que el presidente Joseph F. Smith estaba haciendo antes de recibir la visión registrada en Doctrina y Convenios 138.

  • ¿En qué estaba “reflexionando” el presidente Smith al estar “meditando sobre las Escrituras” (versículos 1–2)? (Los alumnos deben poder reconocer la siguiente doctrina: Mediante la expiación de Jesucristo y la obediencia a los principios del Evangelio, todo el género humano puede salvarse. Señale que esa doctrina es un mensaje fundamental de Doctrina y Convenios  138).

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 138:5–10, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para encontrar enseñanzas que impresionaron al presidente Smith al leer la Biblia. Pida a los alumnos que expliquen lo que hayan encontrado.

Invite a los alumnos a leer en silencio Doctrina y Convenios 138:11 y determinen lo que ocurrió a medida que el presidente Smith meditó en esos pasajes de las Escrituras.

  • ¿Qué ocurrió mientras el presidente Smith meditaba en esos pasajes de las Escrituras?

  • ¿Qué principio podemos reconocer de la experiencia del presidente Smith en cuanto a cómo prepararnos para recibir revelación? (Ayude a los alumnos a reconocer un principio similar al siguiente: Conforme estudiamos y meditamos las Escrituras nos preparamos para recibir revelación).

Doctrina y Convenios 138:12–24

El presidente Joseph F. Smith ve a los justos esperando al Salvador en el mundo de los espíritus

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 138:12–17, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que el presidente Smith vio en su visión del mundo de los espíritus. Pida a los alumnos que expliquen lo que hayan encontrado.

Para resumir los versículos 18–24, explique que, durante su visión, el presidente Smith vio al Salvador enseñando “el evangelio sempiterno” (versículo 19) a los espíritus de los justos mientras Su cuerpo físico yacía en la tumba. También se percató de que el Salvador no visitó a los espíritus de los inicuos (versículo 20).

Doctrina y Convenios 138:25–60

El presidente Joseph F. Smith averigua cómo el Salvador organizó la predicación del Evangelio en el mundo de los espíritus

Escriba las siguientes preguntas y referencias de las Escrituras en la pizarra:

¿Qué pregunta tenía el presidente Smith sobre el ministerio del Señor en el mundo de los espíritus (D. y C. 138:25–28)?

¿Qué hizo Jesucristo mientras estaba en el mundo de los espíritus (D. y C. 138:29–32)?

¿Qué enseñaron los mensajeros autorizados del Señor en el mundo de los espíritus (D. y C. 138:33–35)?

Divida la clase en tres grupos y asigne a cada grupo una de las preguntas de la pizarra. Invite a los miembros de cada grupo a buscar la respuesta a su pregunta asignada estudiando la referencia adjunta de las Escrituras. Después de concederles suficiente tiempo, invite a uno o más alumnos de cada grupo a dar un informe de lo que aprendieron.

Para resumir Doctrina y Convenios 138:38–52, explique que el presidente Smith mencionó los nombres de muchos espíritus “grandes y poderosos” que vio “reunidos en esta numerosa congregación de los justos” esperando la aparición del Salvador después de Su crucifixión (versículo 38). Entre ellos se encontraban [nuestra] “madre Eva, con muchas de sus fieles hijas” (versículo 39). Además, el presidente vio muchos profetas del Antiguo Testamento, así como del Libro de Mormón.

Explique que el presidente Smith también vio en el mundo de los espíritus “espíritus selectos que fueron reservados para nacer en el cumplimiento de los tiempos” (versículo 53). Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 138:53–56, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y busque cómo contribuyeron esas personas en la vida mortal a la salvación de aquellos que estaban en la cárcel espiritual.

  • ¿Cómo han ayudado los líderes de la Iglesia a aquellos en la cárcel espiritual?

  • ¿Cuándo comenzaron a prepararse esos líderes para su obra en la tierra?

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 138:57, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y busque lo que el presidente Smith aprendió acerca de “los fieles élderes de esta dispensación”.

  • ¿Qué seguirán haciendo los fieles élderes después de morir?

Explique que, aunque el versículo 57 menciona de manera específica a los élderes, el presidente Joseph F. Smith también enseñó que las fieles mujeres Santos de los Últimos Días que han muerto “estarán plenamente autorizadas y facultadas para predicar el evangelio y ministrar a las mujeres” en el mundo de los espíritus (Doctrina del Evangelio, 1978. pág. 454).

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 138:58–60, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar cómo esos espíritus “que están en tinieblas y bajo la servidumbre del pecado” (versículo 57) pueden ser redimidos.

  • ¿Qué doctrina podemos reconocer de esos versículos respecto a lo que necesitan hacer los inicuos para ser redimidos? (Ayude a los alumnos a reconocer la siguiente doctrina: Los espíritus que se arrepienten, son obedientes a las ordenanzas del templo y son limpios mediante la expiación de Cristo, serán redimidos y recibirán su galardón).

  • ¿En qué forma la predicación del Evangelio en el mundo de los espíritus y la redención de los muertos muestran la misericordia del Padre Celestial y el amor que Él tiene por Sus hijos?

Recuerde a los alumnos que podemos ayudar a redimir a aquellos en la cárcel espiritual cuando encontramos sus nombres mediante la historia familiar y la indexación y al llevar a cabo ordenanzas por ellos en los templos.

  • ¿De qué manera han sido bendecidos al participar en la obra de historia familiar y al servir en el templo?

Para concluir, comparta su testimonio del amor del Padre Celestial por todos Sus hijos, que se demuestra en Su plan de salvación. Invite a los alumnos a considerar lo que harán para ayudar a aquellos que están en la cárcel espiritual —especialmente a sus antepasados— para que reciban las ordenanzas salvadoras a fin de que puedan ser redimidos.