Instituto
Lección 46: Doctrina y Convenios 121:1–10; 122–123


“Lección 46: Doctrina y Convenios 121:1–10; 122–123”, Doctrina y Convenios: Manual del maestro, 2017

“Lección 46”, Doctrina y Convenios: Manual del maestro

Lección 46

Doctrina y Convenios 121:1–10; 122–123

Introducción y cronología

El 31 de octubre de 1838, las tropas de la milicia del estado de Misuri apresaron al profeta José Smith y a otros líderes de la Iglesia en Far West, Misuri. Estos hombres fueron finalmente recluidos en la cárcel de Liberty en el condado de Clay, Misuri, y sufrieron muchísimo durante sus cuatro meses de confinamiento. Desde la cárcel de Liberty, el Profeta dictó una carta a los miembros de la Iglesia el 20 de marzo de 1839, y una segunda carta aproximadamente dos días después, en las que el Profeta incluía las oraciones que había escrito para pedir al Señor que tuviera compasión de él y de todos los “santos que sufren” (véase D. y C. 121:4, 6). También incluyó la respuesta del Señor a esas oraciones, así como consejos para los miembros de la Iglesia que habían sido expulsados de sus hogares en Misuri. Varios fragmentos de esas cartas están registrados en Doctrina y Convenios 121–123.

Agosto–octubre de 1838

Los malentendidos y las tensiones entre los habitantes de Misuri y los miembros de la Iglesia desencadenan un conflicto armado.

27 de octubre de 1838

El gobernador Lilburn W. Boggs autoriza el exterminio o la expulsión de todos los Santos de los Últimos Días del estado de Misuri.

30 de octubre de 1838

Bandas armadas antimormonas atacan a los miembros de la Iglesia en el asentamiento de Hawn’s Mill, ubicado a unos 19 kilómetros al este de Far West, matando a 17 hombres y niños e hiriendo a otras 13 personas.

31 de octubre de 1838

Las tropas de la milicia del estado de Misuri arrestan al profeta José Smith y a otras personas en Far West, Misuri.

1 de diciembre de 1838

El profeta José Smith y sus compañeros son recluidos en la cárcel de Liberty, en el condado de Clay, Misuri.

20–22 de marzo de 1839

El profeta José Smith dicta varias cartas desde la cárcel de Liberty, fragmentos de las cuales están registrados en Doctrina y Convenios 121–123.

6 de abril de 1839

El profeta José Smith y sus compañeros son llevados de la cárcel de Liberty a Gallatin, Misuri, para una audiencia ante el tribunal. El 16 de abril de 1839 se les permite escapar de la custodia y se unen a los santos en Illinois.

Sugerencias para la enseñanza

Doctrina y Convenios 121:1–10; 122:1–9

El Señor responde a las súplicas del profeta José Smith en la cárcel de Liberty

Pida a seis alumnos que se turnen para leer en voz alta los seis relatos siguientes. Invite a los alumnos a pensar en cómo habrían reaccionado en esas situaciones.

  1. Cuando los miembros de la Iglesia comenzaron a establecerse en el norte de Misuri en 1836, afrontaron los mismos problemas que habían encontrado anteriormente en el condado de Jackson y en otras partes de Misuri: los primeros colonos de la zona desconfiaban de ellos y temían que los mormones pronto controlaran la economía y la política de la región. Las diferencias religiosas también causaban tensión entre los dos grupos. Además, los que habían apostatado de la Iglesia ocasionaban problemas a los santos.

  2. Para el verano de 1838, las relaciones entre los miembros de la Iglesia, los disidentes y los primeros colonos del norte de Misuri había deteriorado rápidamente. En un discurso pronunciado el 17 de junio de 1838, Sidney Rigdon argumentó que los apóstatas debían ser expulsados de las comunidades de los santos. Poco después se entregó una carta a esos disidentes, advirtiéndoles que si no abandonaban la zona, sufrirían las consecuencias. El 4 de julio de 1838, Sidney Rigdon dio otro discurso en el que advirtió a los posibles populachos de que los miembros de la Iglesia responderían agresivamente si eran atacados. Además, un pequeño número de hombres formaron un grupo militar llamado los danitas, que a veces actuaban sin el conocimiento de la Primera Presidencia y hacían uso de la intimidación e incluso la violencia contra los enemigos de la Iglesia.

  3. En agosto de 1838, un grupo de colonos enojados se reunió en Gallatin, Misuri, para impedir que un pequeño grupo de miembros de la Iglesia votara. Se desencadenó una pelea en la que varias personas de ambos bandos resultaron heridas de gravedad. Mientras tanto, los residentes del condado de Carroll, Misuri, dijeron a los santos que debían abandonar el condado para el 7 de agosto de 1839. A pesar de los esfuerzos de los santos para defenderse, a principios de octubre, un populacho sitió el asentamiento mormón de De Witt, en el condado de Carroll, hasta que los santos fueron obligados a marcharse.

  4. Después de que los santos fueron expulsados de De Witt, el populacho amenazó con una acción similar en Adán-ondi-Ahmán. El profeta José Smith “y otros líderes de la Iglesia determinaron que la falta de protección de los santos por parte de las autoridades estatales requería una autodefensa agresiva […] Durante las semanas siguientes, tanto los Santos de los Últimos Días como los antimormones emprendieron acciones para defender sus intereses, dada la ausencia de respuestas civiles y de la milicia ante la escalada de tensiones”. Entre otras cosas, quemaron edificios y confiscaron propiedades. (véase The Joseph Smith Papers, Documents, tomo VI: febrero de 1838–agosto de 1839, editado por Mark Ashurt-McGee y otros autores, 2017, págs. 265–266). En octubre de 1838, varios disidentes de la Iglesia firmaron una declaración jurada en la que acusaban al profeta José Smith de promover la violencia en Misuri. A finales de octubre de 1838, un grupo de milicianos del estado capturó a tres Santos de los Últimos Días que exploraban la zona en los alrededores de Crooked River, Misuri. Al enterarse de que los prisioneros iban a ser ejecutados esa noche, los santos movilizaron rápidamente a 60 miembros de la milicia mormona para rescatar a los prisioneros. Cuando esos hombres se enfrentaron a la milicia no mormona en Crooked River, hubo un tiroteo y fueron asesinados tres miembros de la Iglesia, entre ellos el apóstol David W. Patten, y un habitante de Misuri. Basándose en las afirmaciones exageradas que culpaban a los miembros de la Iglesia de las hostilidades en Misuri, el Gobernador Lilburn W. Boggs emitió una orden ejecutiva el 27 de octubre de 1838, en la que llamaba a que todos los mormones fueran expulsados del estado o exterminados. El 30 de octubre de 1838, más de 200 hombres atacaron el asentamiento mormón de Hawn’s Mill cerca de Far West, donde mataron a 17 hombres y niños e hirieron a otras 13 personas.

  5. En octubre de 1838, una milicia estatal conformada por 1800 efectivos se apostó alrededor de la ciudad de Far West. Antes de iniciar el ataque, la milicia arrestó al profeta José Smith y a otros líderes de la Iglesia. La milicia entonces irrumpió en Far West, saqueó la ciudad y amenazó y atacó a los miembros de la Iglesia. Acusados de traición y otros crímenes, el profeta José Smith y otros líderes de la Iglesia fueron finalmente llevados a Richmond, Misuri, donde el juez Austin King ordenó que fueran encarcelados en la cárcel de Liberty, en el Condado de Clay, Misuri, hasta su juicio en la primavera siguiente. Llegaron a la cárcel de Liberty el 1º de diciembre de 1838.

  6. Durante cuatro meses de un invierno sumamente frío, el profeta José Smith, su hermano Hyrum, Sidney Rigdon, Alexander McRae, Lyman Wight y Caleb Baldwin estuvieron recluidos en el calabozo inferior de la cárcel de Liberty. La celda era de 4,3 por 4,3 metros (14 pies por 14 pies) y el techo, de entre 1,8 y 2 metros de altura (entre 6 y 6,5 pies). Había dos ventanitas enrejadas por las que entraba muy poca luz. Sus escasas comodidades consistían en paja sucia en el suelo para dormir y un cubo para los desechos humanos. Su única protección contra el frío era una sola manta. Su comida estaba en tan mal estado y era tan nauseabunda que solo la desesperación del hambre los obligaba a comer, y a menudo enfermaban por comerla. Además, se sintieron profundamente afligidos al enterarse del sufrimiento de los santos que fueron expulsados de Misuri en pleno invierno.

  • Si ustedes hubieran sido miembros de la Iglesia en aquel tiempo, ¿cómo hubieran reaccionado ante tales adversidades?

Explique que, mientras estuvo en la cárcel de Liberty, el profeta José Smith escribió una carta a los miembros de la Iglesia el 20 de marzo de 1839 y otra, aproximadamente dos días después. Doctrina y Convenios 121–123 contiene fragmentos de esas cartas. Invite a los alumnos a encontrar doctrina y principios en su estudio de Doctrina y Convenios 121–123 que nos puedan ayudar en las pruebas de la actualidad.

Invite a algunos alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 121:1–6, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y busque lo que el profeta José Smith hizo en esos momentos difíciles.

  • ¿Qué hizo el profeta José Smith durante esos momentos difíciles?

  • ¿Qué les llama la atención de sus súplicas y preguntas al Señor?

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 121:7–10, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y busque la respuesta del Señor a las preguntas y súplicas del profeta José Smith.

  • ¿Qué expresiones de estos versículos podrían haber consolado al Profeta y a otros miembros de la Iglesia en sus sufrimientos?

  • ¿Qué principios podemos encontrar en esos versículos que puedan ayudarnos en tiempos de “adversidad y […] aflicciones” (versículo 7)? (Después que los alumnos respondan, escriba los siguientes principios en la pizarra: Cuando recurrimos a Dios en tiempos de adversidad y aflicciones, podemos recibir Su paz. Si sobrellevamos bien nuestras aflicciones, Dios nos bendecirá ahora y en las eternidades).

  • ¿Qué significa “sobrelleva[r] bien [nuestras aflicciones]”? (versículo 8)?

Pida a un alumno que lea en voz alta la siguiente declaración del presidente Henry B. Eyring, de la Primera Presidencia

“… la prueba que nos da un Dios amoroso no es ver si somos capaces de sobrellevar la dificultad, sino si la sobrellevamos bien. Superamos la prueba cuando demostramos que lo recordamos a Él y los mandamientos que nos ha dado. Perseverar o sobrellevar bien las pruebas consiste en guardar esos mandamientos sean cuales sean la oposición, la tentación o la confusión que nos rodee” (véase Henry B. Eyring, “Con la fuerza del Señor”, Liahona , mayo de 2004, pág.  17).

  • Según esta declaración, ¿cómo podemos sobrellevar bien nuestras aflicciones?

  • ¿En qué ocasiones durante la vida mortal del Salvador, Él sobrellevó bien la adversidad y las aflicciones?

Explique que Doctrina y Convenios 121:11–46 contiene instrucciones con respecto a algunas de las preguntas y súplicas del profeta José Smith registradas en los versículos 1–10 y que serán analizadas en una lección posterior.

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 122:1–4, y pida a la clase que acompañe la lectura en silencio para averiguar lo que el Señor prometió al Profeta mientras se hallaba en la cárcel de Liberty.

  • ¿Qué promesas les llaman la atención? ¿Por qué?

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 122:5–7, y pida al resto de la clase que siga la lectura en silencio y busque un principio que el Señor le enseñó al profeta José Smith con respecto a las dificultades que los santos y él habían afrontado.

  • ¿Qué principio podemos encontrar en el versículo 7 acerca de cómo nuestras aflicciones pueden ser para nuestro provecho? (Cuando los alumnos hayan respondido, escriba el principio siguiente en la pizarra: Nuestras aflicciones nos pueden servir de experiencia y pueden ser para nuestro bien).

  • ¿De qué manera la adversidad y la aflicción nos “servirán de experiencia, y serán para [nuestro] bien” (versículo 7)?

Pida a los alumnos que piensen en una ocasión en que la adversidad o la aflicción terminó por serles de provecho. Pida a varios alumnos que compartan sus experiencias con el resto de la clase.

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 122:8–9, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar qué más le enseñó el Señor al profeta José Smith mientras se hallaba en la cárcel de Liberty.

  • ¿Qué doctrina sobre Jesucristo encontramos en el versículo 8? (Después que los alumnos respondan, escriba la siguiente doctrina en la pizarra: Jesucristo descendió debajo de todas las cosas).

  • ¿De qué maneras el Salvador “ha descendido debajo de todo”?

  • ¿Cómo puede ayudarnos el hecho de saber que el Salvador ha descendido debajo de todo cuando afrontamos adversidad y aflicción?

  • ¿Qué consejo se registra en el versículo 9?

Pida a los alumnos que reflexionen sobre la adversidad o las aflicciones por las que estén pasando actualmente o que hayan pasado recientemente. Repase la doctrina y los principios escritos en la pizarra y comparta su testimonio de ellos. Motive a los alumnos a acordarse de aplicar esas verdades en tiempos de adversidad y aflicción.

Doctrina y Convenios 123:1–17

El profeta José Smith aconseja a los santos que recopilen y publiquen los relatos de sus persecuciones

Para resumir Doctrina y Convenios 123:1–10, explique que el Profeta aconsejó a los santos que recopilaran los relatos de sus persecuciones y los publicaran.

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 123:11–12, y pida al resto de la clase que siga la lectura en silencio para determinar algunas de las razones por las que los santos debían recopilar y publicar esos relatos. Pida a los alumnos que expliquen lo que hayan encontrado.

Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 123:13–16, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que el profeta José Smith enseñó a los santos sobre los esfuerzos que debían hacer por presentar la verdad a los demás.

  • Según el versículo 15, ¿por qué se dijo a los santos que no consideraran sus esfuerzos como “cosas pequeñas”?

  • ¿Qué principio podemos encontrar en el versículo 15 sobre la importancia de decisiones aparentemente pequeñas? (Ayude a los alumnos a definir un principio similar al siguiente: Tomar decisiones sabias en asuntos aparentemente pequeños puede bendecir grandemente nuestra vida y las de las generaciones futuras).

  • ¿Cómo nos ayuda el ejemplo del timón de un barco (su rueda o mecanismo de dirección) del versículo 16 a entender la importancia de algunas decisiones que pueden parecer pequeñas?

  • ¿Cuáles son algunos ejemplos de mandamientos que pueden parecer pequeños o sin importancia pero que podrían afectarnos en gran medida a nosotros y a las generaciones futuras? (Escriba las respuestas de los alumnos en la pizarra).

Invite a los alumnos a compartir sus experiencias y testimonios respecto a este principio.

Inste a los alumnos a determinar en silencio algunos mandamientos “pequeños” que podrían guardar más diligentemente. Invítelos a escribir la meta de comenzar hoy mismo a guardar más diligentemente esos mandamientos.

Pida a los alumnos que lean Doctrina y Convenios 123:17 en silencio para determinar lo que el profeta José Smith aconsejó a los santos hacer durante ese difícil período.

  • ¿Qué les aconsejó el profeta a los santos que hicieran?

  • ¿Qué crees que signifique “ver la salvación de Dios y que se revele su brazo” (versículo 17)? (Si es necesario, señale que esto significa recibir la ayuda de Dios).

  • ¿Qué principio encontramos en el versículo 17? (Ayude a los alumnos a encontrar el siguiente principio: Si hacemos todas las cosas que estén a nuestro alcance a medida que procuramos la ayuda de Dios, podemos estar seguros de que Dios nos ayudará).

  • ¿Por qué crees que es importante “ha[cer] con buen ánimo cuanta cosa esté a nuestro alcance” al buscar la ayuda de Dios en circunstancias difíciles?

Comparta su testimonio de las verdades que los alumnos encontraron en Doctrina y Convenios 123:15, 17, y motívelos a guardar diligentemente los mandamientos del Señor y a esforzarse al máximo al buscar la ayuda de Dios.