Instituto
Lección 32: Doctrina y Convenios 85–87


“Lección 32: Doctrina y Convenios 85–87”, Doctrina y Convenios: Manual del maestro, 2017

“Lección 32”, Doctrina y Convenios: Manual del maestro

Lección 32

Doctrina y Convenios 85–87

Introducción y cronología

A finales de noviembre de 1832, algunos de los santos que se habían mudado a Sion no habían consagrado sus propiedades como lo había mandado el Señor. Debido a ese hecho, no habían recibido una heredad de la tierra de acuerdo con las leyes de la Iglesia. El profeta José Smith abordó ese asunto en una carta inspirada que dirigió a William W. Phelps el 27 de noviembre de 1832, una parte de la cual se encuentra registrada en Doctrina y Convenios 85.

El 6 de diciembre de 1832, José Smith recibió la revelación registrada en Doctrina y Convenios 86 mientras trabajaba en la traducción inspirada de la Biblia. Esa revelación aportó explicaciones adicionales de la parábola del Trigo y la Cizaña, y de la función del sacerdocio de ayudar al Señor a recoger a los justos en los últimos días.

En el transcurso de 1832, el profeta José Smith y otros miembros de la Iglesia probablemente se enteraron por la prensa de las calamidades que asolaban la tierra. Por ejemplo, estaban al tanto de las disputas relativas a la esclavitud en los Estados Unidos y también sabían en cuanto a la anulación de los impuestos federales en el estado de Carolina del Sur. El 25 de diciembre de 1832, José Smith recibió la revelación registrada en Doctrina y Convenios 87, que incluye profecías acerca de las guerras y los juicios que se derramarían “sobre todas las naciones” (D. y C. 87:3) en los últimos días.

6 de noviembre de 1832

Emma Smith da a luz a Joseph Smith III.

6 de noviembre de 1832

José Smith regresa de predicar en el este de los Estados Unidos.

8 de noviembre de 1832

José Smith conoce a Brigham Young.

27 de noviembre de 1832

Se escribe Doctrina y Convenios 85 (extracto de una carta que José Smith escribió a William W. Phelps).

6 de diciembre de 1832

Se recibe Doctrina y Convenios 86.

25 de diciembre de 1832

Se recibe Doctrina y Convenios 87.

Sugerencias para la enseñanza

Doctrina y Convenios 85

El Señor manda que se lleve un registro de aquellos que hayan consagrado o recibido heredades

Invite a los alumnos a imaginar que forman parte de un equipo deportivo que tiene reglas diseñadas para ayudarlos a tener éxito.

  • ¿Qué sucedería si alguien del equipo decidiera no seguir las reglas?

Explique que en 1832 se produjo una situación similar a medida que llegaba a Misuri un número cada vez mayor de santos. Algunos de esos santos no seguieron las leyes que el Señor había establecido para la edificación de Sion. Las revelaciones anteriores estipulaban que los miembros de la Iglesia no debían establecerse en Sion a menos que recibieran un certificado de los líderes de la Iglesia. Una vez allí, debían consagrar a la Iglesia todo su dinero y sus propiedades, y recibirían una heredad del obispo. Además, debían guardar todos los mandamientos de Dios (véanse D. y C. 64:34–35; 72:15–19, 24–26). Doctrina y Convenios 85 contiene un extracto de la carta que el Profeta le remitió a William W. Phelps, un líder de la Iglesia de Misuri, en la que explicaba qué hacer en cuanto a los miembros que no seguían las leyes del Señor.

Invite a un alumno a leer Doctrina y Convenios 85:1–2 en voz alta. Pida al resto de la clase que acompañe la lectura en silencio y determine lo que se le dijo al secretario de Misuri que registrara.

  • ¿Qué debía registrar el secretario?

Pida a algunos alumnos que se turnen para leer en voz alta Doctrina y Convenios 85:3, 5, 9, 11. Pida a la clase que siga la lectura para ver lo que el Profeta les dijo a los líderes de la Iglesia de Misuri que hicieran en cuanto a las personas que no vivían las leyes que el Señor había dispuesto para establecer Sion. Invite a varios alumnos a explicar lo que hayan encontrado.

  • ¿Qué aprendemos de la instrucción del Profeta sobre aquellos que no cumplían con las leyes de Dios?

Doctrina y Convenios 86

El Señor da explicaciones adicionales sobre la parábola del Trigo y la Cizaña

Informe a los alumnos que el 6 de diciembre de 1832, mientras trabajaba en la traducción inspirada de la Biblia, José Smith recibió la revelación que se encuentra en Doctrina y Convenios 86, la cual explica con más detalle la parábola del Trigo y la Cizaña que se enseña en la Biblia.

Invite a un alumno a leer en voz alta la parábola como se encuentra en Mateo 13:24–30. Mientras el alumno lee, escriba las siguientes palabras en la pizarra: trigo, cizaña, el campo, sembradores de la semilla, el enemigo.

  • ¿Qué representan el trigo y la cizaña? (Si es necesario, explique que el trigo simboliza a los justos y la cizaña simboliza a los inicuos [véase Mateo 13:38]).

  • ¿Por qué quería el hombre de la parábola esperar para arrancar la cizaña?

Imagen

Muestre una imagen del trigo y la cizaña. Explique que la cizaña es un tipo de mala hierba venenosa. El trigo y la cizaña son casi idénticos cuando brotan, pero se pueden distinguir una vez que han madurado. Si un segador intentara arrancar la cizaña antes de que esta y el trigo estuviesen maduros, probablemente destruiría también gran parte del trigo.

Invite a algunos alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 86:1–6. Pida a la clase que siga la lectura en silencio y que busque el significado del campo, los sembradores y el enemigo. Invítelos a compartir lo que hayan aprendido.

  • De acuerdo con la explicación que el Señor dio de estos símbolos, ¿cómo resumirían el significado de esta parábola?

Si fuera necesario, explique que esta parábola representa la época de la iglesia cristiana primitiva, cuando los primeros Apóstoles del Salvador estaban vivos, hasta el final del mundo. Las frases “este [Satanás] siembra la cizaña” y “la cizaña… hace huir a la iglesia al desierto”, en el versículo 3, se refieren a la Gran Apostasía; y la frase “la hierba está brotando”, del versículo 4, se refiere a la restauración del Evangelio.

Pida a los alumnos que lean Doctrina y Convenios 86:7 en silencio y que busquen qué más dijo el Señor acerca de la parábola del Trigo y la Cizaña.

  • ¿Qué aprendemos en el versículo 7 sobre el orden del recogimiento en los últimos días?

  • ¿Qué enseña esto acerca de lo que sucederá con los justos y los inicuos en los últimos días? (Los alumnos deben reconocer una verdad parecida a la siguiente: El Señor congregará a los justos durante los últimos días y luego destruirá a los inicuos en Su segunda venida).

Para resumir Doctrina y Convenios 86:8–10, explique que, después de revelar el significado de esta parábola, el Señor llamó a los miembros de la Iglesia “herederos legítimos” (versículo 9). Eso significa que los miembros de la Iglesia forman parte del convenio que se hizo con Abraham, mediante el cual se prometió a Abraham que sus descendientes disfrutarían de las bendiciones del sacerdocio y compartirían esas bendiciones con otras personas (véase Abraham 2:9–11).

Invite a un alumno a leer Doctrina y Convenios 86:11 en voz alta. Pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar cómo podemos compartir las bendiciones del sacerdocio con otras personas.

  • ¿De qué manera podemos compartir las bendiciones del sacerdocio con otras personas? (Después de que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: Al perseverar en la bondad del Señor, podemos ser una luz al mundo y salvadores para otras personas al ayudarlas a recibir las bendiciones que están disponibles mediante el sacerdocio).

  • ¿Qué creen que signifique perseverar en la bondad del Señor (véase el versículo 11)?

  • ¿Qué relación tiene el principio de la pizarra con la parábola del Trigo y la Cizaña? (Al ser parte del convenio de Abraham, tenemos la responsabilidad de ayudar a congregar a los justos como preparación para la segunda venida de Jesucristo).

  • ¿En qué manera se relaciona este principio con la historia familiar y el servicio en el templo, así como con la obra misional?

Pida a los alumnos que piensen en una ocasión en la que alguien fue una luz para ellos —o para alguien a quien conocen— y los condujo a recibir las ordenanzas del sacerdocio. Pida a varios alumnos que compartan sus experiencias con el resto de la clase. Invite a los alumnos a pensar en lo que ellos pueden hacer a fin de perseverar en la bondad del Señor y ser una luz para quienes se encuentren a su alrededor, así como salvadores para otras personas, incluso sus antepasados.

Doctrina y Convenios 87

El Señor revela que la guerra se derramará sobre todas las naciones

Pida a los alumnos que piensen en alguna ocasión en que se hayan encontrado con alguien que criticara al profeta José Smith.

Explique que el 25 de diciembre de 1832, el Señor reveló una profecía a José Smith que provocó que algunas personas criticaran al Profeta.

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Doctrina y Convenios 87:1–4. Pida al resto de la clase que siga la lectura en silencio y que busque la profecía que el Señor dio a José Smith. Invite a los alumnos a que mencionen lo que encuentren.

Explique que José Smith se había enterado de una disputa política entre el estado de Carolina del Sur y el gobierno de los Estados Unidos por asuntos de aranceles (impuestos por bienes importados). Debido a que los residentes de Carolina del Sur dependían mucho más de los productos manufacturados importados que las personas de los estados del norte, opinaban que los aranceles federales eran injustos y que se habían aplicado deliberadamente en detrimento del Sur. Los líderes gubernamentales de Carolina del Sur promulgaron un decreto para anular las leyes federales y muchos ciudadanos de Carolina del Sur comenzaron a prepararse para emprender acciones militares en contra del gobierno federal. El presidente de los Estados Unidos afirmó que impondría las leyes de los Estados Unidos por la fuerza. En diciembre de 1832, los periódicos de todo el país informaron sobre ese conflicto. Fue entonces cuando José Smith recibió la revelación que está registrada en Doctrina y Convenios 87. A principios de 1833, poco después de recibirse esa profecía, el gobierno de los Estados Unidos resolvió el conflicto con el estado de Carolina del Sur.

  • ¿Cómo podían haber usado esos eventos algunas personas para dudar de José Smith como profeta?

Indique a los alumnos que, aunque el asunto parecía haberse resuelto, en 1843 José Smith reiteró la profecía de que las guerras comenzarían en Carolina del Sur por la cuestión de la esclavitud (véase D. y C. 130:12–13). No fue hasta 1861 que, por desacuerdos sobre la esclavitud, unos buques de guerra del Sur abrieron fuego contra los soldados federales de los Estados Unidos estacionados en Fort Sumter, en el puerto de Charleston, Carolina del Sur. Otros estados del Sur se unieron en una guerra civil contra los estados del Norte. Posteriormente, los estados del Sur pidieron apoyo a Gran Bretaña. Además, muchos que habían sido esclavos en el Sur se unieron al ejército del Norte y lucharon en contra de sus antiguos amos. La Guerra Civil de Estados Unidos se prolongó hasta 1865 y causó la muerte de unos 620 000 a 750 000 soldados. Otras partes de esa profecía todavía están por cumplirse y se refieren a las grandes calamidades y guerras que causarán el fin de todas las naciones.

  • ¿Qué doctrina podemos aprender de esta declaración acerca de las profecías de los profetas del Señor? (Los alumnos deberían reconocer una doctrina similar a la siguiente: Todas las profecías de los profetas del Señor se cumplirán).

  • ¿Qué otros ejemplos pueden mencionar que demuestren que las profecías de los profetas del Señor se han cumplido?

Pida a un alumno que lea Doctrina y Convenios 87:5–8 en voz alta. Pida a la clase que siga la lectura en silencio y busque qué dijo el Señor que ocurriría en los últimos días. Invite a los alumnos a explicar lo que hayan descubierto.

  • Según los versículos 6–7, ¿cuáles son algunas razones que el Señor dio para esos eventos trágicos? (La frase “mano disciplinaria” de Dios del versículo 6 hace referencia al hecho de que el Señor usa Sus juicios para inspirar a las personas a arrepentirse y para castigar a los inicuos).

  • Según el versículo 8, ¿qué nos manda el Señor que hagamos a fin de estar preparados para las guerras y los desastres que ocurrirán en los últimos días? (Ayude a los alumnos a reconocer la siguiente verdad: El Señor nos manda que permanezcamos en lugares santos y a no ser movidos).

  • ¿Qué creen que signifique que “permanez[camos] en lugares santos y no sea[mos] movidos” (versículo 8)?

  • ¿Qué lugares santos nos pueden brindar paz y seguridad?

Invite a los alumnos a compartir experiencias de ocasiones en las que se hayan sentido bendecidos con paz y seguridad al permanecer en un lugar santo. Invite a los alumnos a fijarse la meta de permanecer en esos lugares santos más a menudo y a aumentar sus esfuerzos para no ser movidos de esos lugares.

Para concluir, exprese su testimonio de las verdades que se enseñaron en esta lección.