Seminario
Unidad 18: Día 3, Doctrina y Convenios 85–86
Notas al pie de página
Tema

Unidad 18: Día 3

Doctrina y Convenios 85–86

Introducción

Doctrina y Convenios 85 es una parte de una carta inspirada que el profeta José Smith escribió a William W. Phelps el 27 de noviembre de 1832. En esa carta, el profeta explicó que el Señor deseaba que se llevara un registro preciso de los miembros que estaban viviendo la ley de consagración en Misuri. Posteriormente, el 6 de diciembre de 1832, José Smith recibió la revelación registrada en Doctrina y Convenios 86 mientras trabajaba en las revisiones inspiradas de la Biblia. Esta revelación aportó explicaciones adicionales de la parábola del Trigo y la Cizaña, y de la función del sacerdocio de ayudar al Señor a recoger a los justos en los últimos días.

Doctrina y Convenios 85

El secretario del Señor debe llevar un registro del pueblo de Dios

Imagínate que formas parte de un equipo deportivo que tiene el potencial de ser realmente bueno. A los pocos días de jugar con el equipo, notas que uno de los jugadores es muy individualista, que hay varios jugadores que no juegan bien en sus posiciones y hay otros que no le hacen caso al entrenador. ¿Por qué tendría tu equipo dificultades para ganar? ¿Qué habría que cambiar para que el equipo jugara mejor?

Una situación parecida comenzó a darse en 1832, conforme llegaban más y más miembros a Misuri. Muchos de los santos en Misuri vivían de conformidad con las leyes que el Señor había establecido para la edificación de Sion. Sin embargo, ciertos miembros de la Iglesia desobedecieron los mandamientos del Señor y viajaron a Misuri sin tener un certificado de sus líderes (el cual era requerido por las leyes que el Señor instituyó en D. y C. 72:17–18, 25). El certificado era una hoja de papel, firmada por el Obispo de la Iglesia o por los tres Élderes presidentes de la Iglesia, que hacía constar la dignidad de la persona, que era miembro fiel y apto para recibir una mayordomía. Aunque se mandaba a todos los miembros de Misuri que consagraran sus propiedades a la Iglesia, algunos llegaban sin recursos para consagrar, lo que acrecentaba las dificultades que el pueblo experimentaba. Por lo menos un miembro que había consagrado sus propiedades a la Iglesia las reclamó al abandonar la Iglesia. Hubo otros en Misuri que se negaron a consagrar sus propiedades a la Iglesia.

  1. Pencil Icon
    Responde las siguientes preguntas en tu diario de estudio de las Escrituras:

    1. ¿En qué se parece el comportamiento de estos miembros de la Iglesia a un jugador improductivo dentro de un equipo?

    2. ¿Por qué debe haber sido difícil establecer la ciudad de Sion en esas circunstancias?

Lee la introducción de Doctrina y Convenios 85 para entender cómo reaccionó el profeta José Smith ante esas dificultades en Misuri.

John Whitmer

John Whitmer

La carta de José Smith daba instrucciones al secretario del Señor, John Whitmer, que vivía en Misuri. Lee Doctrina y Convenios 85:1–2 y busca lo que el Señor le pidió al secretario de la Iglesia en Misuri que hiciera. (Conforme estudies estos versículos, conviene que sepas que los apóstatas son los que abandonan la Iglesia, o se apartan de ella y niegan la fe).

Lee Doctrina y Convenios 85:3–5 y encuentra las razones por las que algunas personas no debían tener sus nombres inscritos en los registros de la Iglesia. En el versículo 3, la frase: “aquellos que no reciban su heredad por consagración” se refiere a los miembros de la Iglesia que rehusaron vivir la ley de consagración, tal como el Señor lo había mandado.

Así como se llevaban registros en el comienzo de la Iglesia, hoy también se preserva un registro de los nombres de los fieles, además de una relación de sus obras. Uno de los principios que aprendemos de la carta del Profeta es: Si vivimos conforme a las leyes de Dios, nuestros nombres quedarán inscritos en los registros de la Iglesia como miembros fieles.

  1. Pencil Icon
    En tu diario de estudio de las Escrituras, escribe lo que debes hacer para que tu nombre esté registrado como miembro fiel de la Iglesia. (Al acabar esta asignación, compara lo que escribiste con las respuestas que se muestran al final de la lección).

La referencia a “uno poderoso y fuerte” (D. y C. 85:7) que pondrá en orden la casa de Dios, y la referencia al hombre que “extienda su mano para sostener el arca” (D. y C. 85:8) han sido utilizadas por muchos apóstatas para justificar su alejamiento de la Iglesia. Ellos afirman que varios Presidentes de la Iglesia han caído de la gracia de Dios y han sido rechazados; y que ellos, los apóstatas, son el “poderoso y fuerte”, llamados por Dios para poner orden. Tales afirmaciones contradicen el significado de las Escrituras. En una declaración oficial emitida en 1905, la Primera Presidencia (Joseph F. Smith, John R. Winder y Anthon H. Lund) analizaron las circunstancias que dieron pie a esa revelación y a quiénes se referían esas dos frases:

“Primeramente hay que observar que el tema de toda la carta [la carta del Profeta a William W. Phelps], así como de la porción de ella posteriormente aceptada como revelación [D. y C. 85], está relacionado con los asuntos de la Iglesia en Misuri, el recogimiento de los santos en esa tierra y la obtención de sus heredades bajo la ley de consagración y mayordomía; y el Profeta se ocupa especialmente de lo que ha de acontecer a aquellos que no reciben sus heredades por orden o escritura del obispo…

“Las palabras de esta revelación, tomadas de la carta a William W. Phelps del 27 de noviembre de 1832, fueron escritas cuando prevalecía entre los hermanos en Sion, condado de Jackson, Misuri, la condición de rebeldía, celos, orgullo, incredulidad y dureza de corazón; en lo que el obispo Partridge participó. ‘Aquel hombre, que fue llamado por Dios y nombrado’ para ‘repartir a los santos sus heredades’, Edward Partridge, en ese momento estaba fuera de orden, habiendo sido negligente con su deber y habiendo extendido ‘su mano para sostener el arca’. Por ello, fue amonestado del inminente juicio de Dios, y se hizo la predicción de que Dios enviaría ‘uno poderoso y fuerte’ para tomar su lugar, tener su obispado y con el espíritu y el poder de este alto oficio sobre él, tendría poder para ‘poner en orden la casa de Dios y para disponer por sorteo las heredades de los santos’; en otras palabras, uno que efectuaría la obra a la que había sido nombrado el obispo Edward Partridge, pero que no había realizado…

“Y en tanto que el obispo Edward Partridge, mediante su arrepentimiento, sacrificios y sufrimiento, obtuvo indudablemente una atenuación del anunciado juicio en su contra de caer ‘por el dardo de la muerte, como el árbol herido por el fulgente golpe del rayo’; así, la necesidad de enviar a otro a ocupar su lugar, ‘uno poderoso y fuerte… para poner en orden la casa de Dios y para disponer por sorteo las heredades de los santos’, puede considerarse igualmente sin efecto y todo el incidente de la profecía como cerrado” (en James R. Clark, compilador, Messages of the First Presidency of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 6 tomos, 1965–1975, tomo IV, págs. 112, 115, 117).

Imagínate que tienes planes para asistir a un prestigioso evento (por ejemplo, la boda de una personalidad famosa o una cena de gala con alguien que siempre has querido conocer). ¿Cómo te sentirías si al llegar al lugar del evento no se te permitiera entrar porque tu nombre no apareciera en la lista de invitados?

Lee Doctrina y Convenios 85:9–11 y busca lo que el Señor dijo que acontecería a los primeros miembros, cuyos nombres no estuvieran asentados en el libro de memorias ni en el libro de la ley de Dios. (Recuerda que estos títulos hacen referencia al registro escrito de la fe y obras de los primeros santos).

Se llevan registros tanto en la tierra como en el cielo. Todos tendremos que rendir cuenta de nuestras acciones y de nuestra fe al vivir conforme a las leyes de Dios. Medita acerca de tu actitud y tu obediencia a las leyes de Dios.

Doctrina y Convenios 86

El Señor da explicaciones adicionales sobre la parábola del Trigo y la Cizaña

Wheat and tares

Una parábola es una historia que se vale de la comparación para enseñar una verdad. Lee la parábola del Trigo y la Cizaña en Mateo 13:24–30.

¿Qué piensas que simboliza el trigo?

¿Qué crees que simboliza la cizaña?

Puedes comprobar tus respuestas a las preguntas anteriores consultando Mateo 13:38.

  1. Pencil Icon
    Responde la siguiente pregunta en tu diario de estudio de las Escrituras: ¿Por qué el hombre de la parábola quiso esperar antes de arrancar la cizaña?

La cizaña es un tipo de maleza venenosa. El trigo y la cizaña son casi idénticos cuando brotan, pero se los puede diferenciar cuando han crecido plenamente. Si un cosechador intentara arrancar la cizaña antes que el trigo y la cizaña hayan madurado, destruiría también gran parte del trigo.

  1. Pencil Icon
    Lee Doctrina y Convenios 86:1–6 y descubre los significados del campo, los sembradores y el enemigo. Responde la siguiente pregunta en tu diario de estudio de las Escrituras: Basándote en la explicación de los símbolos que hizo el Señor, ¿cómo resumirías el significado de la parábola?

El profeta José Smith estaba revisando y editando la revisión inspirada de la Biblia cuando recibió esta revelación. Según lo dicho en Mateo 13:30, el Señor indicó que se recogería primeramente la cizaña, sería atada en manojos para ser quemada, y luego sería recogido el trigo en el alfolí (véase Traducción de José Smith, Mateo 13:29 [en Mateo 13:30, nota b al pie de página].

Lee Doctrina y Convenios 86:7 y busca lo que se enseña en esta revelación en cuanto al orden del recogimiento. ¿Cómo piensas que se recogerá a los justos en los últimos días?

Sister missionaries

Considera en qué se relacionan los misioneros que enseñan a las personas sobre el Evangelio restaurado con la parábola del Trigo y la Cizaña.

Nosotros también podemos ayudar a recoger a los justos, compartiendo el Evangelio con las demás personas. Cuando las personas aceptan a Cristo y son bautizadas, son recogidas en el redil. El recordar los muchos modos en que somos bendecidos como miembros de la Iglesia del Señor puede aumentar nuestro deseo de compartir esas bendiciones con los demás.

Lee Doctrina y Convenios 86:8–10 e identifica algunas maneras en que hemos sido bendecidos como miembros de la Iglesia del Señor. Si lo deseas, marca lo que encuentres.

La frase “sois herederos legítimos” en el versículo 9 significa que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días forman parte del convenio que Dios concertó con Abraham, mediante el cual se prometió a Abraham que sus descendientes disfrutarían de las bendiciones del sacerdocio y compartirían esas bendiciones con los demás (véase Abraham 2:9–11).

Medita la siguiente pregunta: ¿De qué modo has sido bendecido por medio del sacerdocio?

Al reflexionar en esa pregunta, puedes haber pensado en las ordenanzas que has recibido mediante el sacerdocio, entre ellas las ordenanzas salvadoras del bautismo y el don del Espíritu Santo. Lee Doctrina y Convenios 86:11 y determina las formas en que hemos de ayudar a otros.

La frase “una luz a los gentiles” significa dar un ejemplo de rectitud a aquellos que no tienen las bendiciones del Evangelio. En el versículo 11 se enseña que podemos llevar la salvación a los demás al ayudarles a recibir las bendiciones del sacerdocio. Si lo deseas, anota ese principio en el margen de tu ejemplar de las Escrituras.

Medita sobre alguna experiencia en que tú, o alguien que conozcas, haya dado un ejemplo de rectitud a otra persona, o ayudó a otra persona a recibir las bendiciones del sacerdocio.

  1. Pencil Icon
    Escribe en tu diario de estudio de las Escrituras lo que vas a hacer para ser “una luz” a las demás personas, a fin de que ellas puedan recibir las ordenanzas y las bendiciones del sacerdocio.

  2. Pencil Icon
    Escribe lo siguiente en tu diario de estudio de las Escrituras al final de las asignaciones de hoy:

    He estudiado Doctrina y Convenios 85–86 y he terminado esta lección el (fecha).

    Preguntas adicionales, ideas y reflexiones que me gustaría compartir con mi maestro: