Seminario
    Unidad 31: Día 4, Doctrina y Convenios 138
    Notas al pie de página
    Tema

    Unidad 31: Día 4

    Doctrina y Convenios 138

    Introducción

    El 3 de octubre de 1918, el presidente Joseph F. Smith recibió la visión que se encuentra registrada en Doctrina y Convenios138. En esa visión, vio el ministerio del Salvador resucitado entre los espíritus de los justos que esperaban la liberación de las ligaduras de la muerte.

    Doctrina y Convenios 138:1–11

    El presidente Joseph F. Smith medita en cuanto a las Escrituras y la expiación de Jesucristo

    ¿Ha fallecido alguno de tus seres queridos o tienes algún amigo a quien le haya fallecido uno de sus seres queridos? Cuando una persona muere, el espíritu se separa del cuerpo y el espíritu va al mundo de los espíritus. ¿Cómo te imaginas el mundo de los espíritus?

    Joseph F. Smith

    Presidente Joseph F. Smith

    El presidente Joseph F. Smith, sexto Presidente de la Iglesia, recibió una revelación acerca del mundo de los espíritus. Lee la introducción de Doctrina y Convenios 138 y busca qué experiencias había tenido el presidente Smith en los meses previos a la Conferencia General de octubre de 1918.

    Durante esos meses, el presidente Joseph F. Smith estaba afligido por la pérdida de su hijo Hyrum Mack Smith, quien había servido como miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles. Hyrum Mack Smith había fallecido a principios de ese año por la ruptura del apéndice, a la edad de 45 años.

    Lee Doctrina y Convenios 138:1–4 y busca la doctrina sobre la que estaba meditando el presidente Joseph F. Smith el 3 de octubre de 1918.

    En el versículo 4, aprendemos que por medio de la expiación de Jesucristo y la obediencia a los principios del Evangelio, todo el género humano puede salvarse.

    Lee Doctrina y Convenios 138:5 y observa lo que el presidente Smith experimentó mientras meditaba sobre la Expiación.

    ¿Alguna vez te ha venido a la mente un pasaje de las Escrituras mientras meditabas sobre un aspecto del Evangelio? Al continuar estudiando la palabra de Dios y al dominar los pasajes de las Escrituras, te darás cuenta de que el Espíritu Santo los traerá a tu mente cuando sea necesario.

    Lee Doctrina y Convenios 138:6–10 y busca las enseñanzas que inspiraron al presidente Smith.

    El presidente Smith abrió sus Escrituras y leyó pasajes en 1 Pedro 3 y 4. En esos pasajes, Pedro explica que Jesucristo visitó el mundo de los espíritus después de morir. El Salvador enseñó el Evangelio en el mundo de los espíritus para que todas las personas pudieran ser juzgadas justamente.

    Lee Doctrina y Convenios 138:11 y descubre lo que el presidente Smith vio mientras meditaba sobre las Escrituras.

    Antes de aprender acerca de la visión del presidente Smith sobre el mundo de los espíritus, fíjate en el proceso de revelación que él describe: Mientras estaba meditando en las Escrituras, reflexionó sobre la doctrina de la Expiación y el amor manifestado por el Padre Celestial y Jesucristo en la venida del Salvador al mundo. Esos pensamientos trajeron a su mente las palabras de Pedro. Entonces, al leer nuevamente las palabras de Pedro y meditar en ellas, “fueron abiertos los ojos de [su] entendimiento” (D. y C. 138:11), el Espíritu Santo descansó sobre él y vio el mundo de los espíritus. Un principio que podemos aprender de ese relato es que al leer las Escrituras y meditar en ellas, nos preparamos para recibir revelación.

    1. Pencil Icon
      Responde las siguientes preguntas en tu diario de estudio de las Escrituras:

      1. ¿De qué modo el leer las Escrituras y meditar en ellas invita a la revelación?

      2. Relata una experiencia de cuando hayas seguido ese modelo o patrón en tu estudio de las Escrituras. ¿Cómo cambió tu experiencia de estudiar las Escrituras por seguir ese modelo?

    El élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, describió cómo debemos estudiar las Escrituras. Al leer su descripción, marca cualquier idea que podrías aplicar en tu estudio de las Escrituras.

    Christofferson, D. Todd

    “Cuando digo ‘estudiarlo’, me refiero a algo más que leerlo… A veces te imagino leyendo algunos versículos, deteniéndote a meditar en ellos, volviéndolos a leer con detenimiento y, al pensar en lo que significan, orando para recibir entendimiento, haciéndote preguntas en tu mente, esperando recibir impresiones espirituales y anotando las impresiones e ideas que recibas para recordarlas y aprender más” (“Cuando te hayas convertido”, Liahona, mayo de 2004, pág. 11).

    Considera la posibilidad de establecerte la meta de leer y meditar en las Escrituras esta semana, según la manera que el élder Christofferson describió.

    Doctrina y Convenios 138:12–24, 38–50

    Joseph F. Smith ve a los muertos justos esperar su resurrección

    ¿Qué acontecimiento futuro estás esperando por encima de cualquier otro? ¿Por qué estás entusiasmado por eso?

    Cuando el presidente Joseph F. Smith vio el mundo de los espíritus en una visión, vio un inmenso grupo de espíritus que se hallaban reunidos. Lee Doctrina y Convenios 138:12–13 y busca qué clase de espíritus se hallaban reunidos. Podrías marcar lo que encuentres.

    Lee Doctrina y Convenios 138:38–49 y encuentra los nombres de algunas de las personas reunidas en esa asamblea.

    Lee Doctrina y Convenios 138:15–16, 50. ¿Qué clase de liberación estaban esperando esos espíritus de los justos? Medita por un momento por qué la reunión de su cuerpo con su espíritu sería como una liberación para los espíritus de los justos.

    Lee Doctrina y Convenios 138:17 y encuentra las bendiciones que los espíritus de los justos reciben después de que sus espíritus y cuerpos se reúnen.

    En Doctrina y Convenios 138:16–17, aprendemos las siguientes doctrinas: Mediante la gracia de Dios el Padre y Jesucristo, seremos librados de las ataduras de la muerte. Podremos recibir una plenitud de gozo por medio de la resurrección.

    Al leer la siguiente declaración del élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, busca por qué nuestro cuerpo es necesario para poder recibir una plenitud de gozo:

    Bednar, David A.

    “Nuestro cuerpo físico posibilita una amplitud de experiencias profundas e intensas que sencillamente no podríamos obtener en nuestra existencia premortal. De ese modo, nuestra relación con otras personas, nuestra capacidad para reconocer la verdad y de actuar según ella, y nuestra habilidad de obedecer los principios y las ordenanzas del evangelio de Jesucristo aumentan por medio de nuestro cuerpo físico.

    “El plan del Padre ha sido diseñado para brindar guía a Sus hijos, ayudarlos a llegar a ser felices y a llevarlos de regreso a Él a salvo, con cuerpos resucitados y exaltados” (véase “Creemos en ser castos”, Liahona, mayo de 2013, págs. 41, 43).

    Piensa en la siguiente pregunta por un momento: ¿Por qué necesitamos un cuerpo para recibir una plenitud de gozo?

    Una plenitud de gozo es la clase de gozo que siente el Padre Celestial. El Padre Celestial tiene un cuerpo físico de carne y huesos (véase D. y C. 130: 22). Cuando nuestro espíritu y nuestro cuerpo se separan, no somos como Él y no podemos recibir una plenitud de gozo (véase D. y C. 93:33–34). Al llegar a ser como Él, podemos recibir las mismas bendiciones, la misma paz y el mismo gozo que Él tiene.

    Lee Doctrina y Convenios 138:51–52 y busca más frases que describan lo que las almas de los justos podrán hacer gracias a la resurrección. Si lo deseas, marca lo que encuentres.

    1. Pencil Icon
      Imagínate que uno de tus amigos te ha pedido que expliques por qué la resurrección es importante en el plan de nuestro Padre Celestial. Usando lo que has aprendido hasta ahora en Doctrina y Convenios 138 y en la declaración del élder Bednar, escribe una explicación para tu amigo en tu diario de estudio de las Escrituras.

    Los justos en el mundo de los espíritus estaban esperando el “advenimiento”, o la llegada, del Hijo de Dios para redimirlos y restaurarlos a su “forma perfecta” (D. y C. 138:16–17). Imagínate lo que estaba sucediendo en la tierra mientras los espíritus de los justos estaban reunidos. Jesucristo estaba sufriendo en Getsemaní y en la cruz. Algunos de los espíritus de los justos en el mundo de los espíritus habían esperado miles de años su liberación de la muerte. El sacrificio de Jesucristo proveyó salvación de la muerte física para ellos y, con el tiempo, para todas las personas.

    Lee Doctrina y Convenios 138:18–24 e imagina cómo podría haber sido el acontecimiento que se describe en esos versículos.

    1. Pencil Icon
      Responde las siguientes preguntas en tu diario de estudio de las Escrituras:

      1. ¿Qué habrías pensado o sentido si hubieses estado allí para escuchar al Salvador predicar en el mundo de los espíritus?

      2. ¿Cómo habrías respondido al Salvador, quien acababa de efectuar la Expiación por ti?

    Doctrina y Convenios 138:25–37

    El presidente Joseph F. Smith llega a saber cómo se predica el Evangelio en el mundo de los espíritus

    Habrás notado en Doctrina y Convenios 138:20–22 que había algunos de los espíritus que no pudieron ver al Salvador cuando Él visitó el mundo de los espíritus. Mientras el presidente Joseph F. Smith estaba meditando en los pasajes de 1 Pedro, el Señor le reveló cómo las personas en la prisión espiritual tendrán la oportunidad de recibir las bendiciones del Evangelio. Lee Doctrina y Convenios 138:29–31 y averigua cómo los espíritus encarcelados recibirían el conocimiento del Evangelio. Si lo deseas, marca lo que encuentres.

    1. Pencil Icon
      En tu diario de estudio de las Escrituras, utiliza lo que aprendiste en los versículos 29–31 para escribir una breve explicación de cómo se enseña el Evangelio en el mundo de los espíritus.

    En Doctrina y Convenios 138:32–37, el presidente Joseph F. Smith escribió que había visto que se enseñaba el evangelio de Jesucristo a dos clases de espíritus encarcelados: los que habían muerto sin el conocimiento del Evangelio y los que habían rechazado a los profetas en la vida terrenal. Todos esos espíritus, que se encontraban en la prisión espiritual, recibirían la oportunidad de arrepentirse y aceptar el Evangelio por medio de las enseñanzas de los mensajeros escogidos del Señor.

    Doctrina y Convenios 138:53–60

    El presidente Smith ve a los espíritus nobles y grandes que habían de predicar el Evangelio en la prisión espiritual

    Piensa en los miembros rectos de tu familia o en tus antepasados justos que han muerto. ¿Alguna vez te has preguntado lo que estarán haciendo en el mundo de los espíritus?

    Como parte de la visión, el presidente Joseph F. Smith vio a su padre, Hyrum Smith, a su tío José Smith y a otros espíritus escogidos. Todos esos espíritus nobles habían contribuido a la obra del Señor en la vida terrenal. Ellos y muchos otros se prepararon antes de nacer para llevar a cabo grandes cosas en la tierra.

    Lee Doctrina y Convenios 138:57 y averigua lo que los élderes fieles continuarán haciendo después de morir. Podrías marcar lo que encuentres.

    Joseph F. Smith

    El presidente Joseph F. Smith también explicó que la obra en el mundo de los espíritus no se limita a los que poseen el Sacerdocio de Melquisedec: “Buenas hermanas que han sido apartadas, ordenadas para la obra, [y] llamadas… estarán plenamente autorizadas y facultadas para predicar el Evangelio” (Doctrina del Evangelio, 1978, pág. 454).

    Una de las verdades que aprendemos en Doctrina y Convenios 138:57 y en la declaración del presidente Smith es que después de salir de la vida mortal, los santos fieles continuarán la labor de predicar el Evangelio.

    Lee Doctrina y Convenios 138:60 y busca el testimonio del presidente Joseph F. Smith acerca de las verdades que él registró.

    Es una maravillosa bendición saber que todos los hijos del Padre Celestial recibirán la oportunidad de aceptar y vivir el Evangelio. La obra que hacemos en el templo por los muertos les da la capacidad de ser limpiados de sus pecados, ser redimidos de la prisión espiritual y unirse a la gran obra de redención en el mundo de los espíritus.

    1. Pencil Icon
      Escribe lo siguiente en tu diario de estudio de las Escrituras al final de las asignaciones de hoy:

      He estudiado Doctrina y Convenios 138 y completado la lección el (fecha).

      Preguntas adicionales, ideas y reflexiones que me gustaría compartir con mi maestro: