Instituto
CAPÍTULO VEINTIUNO: AUMENTA EL CONFLICTO EN ILLINOIS
anterior siguiente

CAPÍTULO VEINTIUNO

AUMENTA EL CONFLICTO EN ILLINOIS

Durante tres años, José Smith y los Santos de los Últimos Días vivieron en relativa paz en el estado de Illinois. Luego, como ya había ocurrido en Ohio y en Misuri, los disidentes de la Iglesia y los opositores que no eran miembros se combinaron para crear otra vez un conflicto con la Iglesia. De nuevo empezaron a molestar, perseguir y amenazar al profeta José Smith. Al intensificarse los problemas en 1842, él escribió una carta a sus hermanos en el Evangelio diciéndoles lo siguiente: “…la envidia y la ira del hombre han sido mi suerte común en todos los días de mi vida; y la razón me es un misterio, a no ser que desde antes de fundarse el mundo yo fuera ordenado para algún fin bueno… y, como Pablo, siento deseos de gloriarme en la tribulación, porque hasta hoy el Dios de mis padres me ha librado de todo ello…” (D. y C. 127:2). El Profeta tenía una gran confianza en que, a pesar de todos los conflictos que surgían, el Señor le ayudaría a triunfar de sus enemigos.

LA APOSTASÍA DE JOHN C. BENNETT

John C. Bennett había llegado a Nauvoo en agosto de 1840 y se convirtió muy pronto en un ciudadano prominente. Era un año y medio mayor que el Profeta, pero ya contaba con una vasta experiencia habiendo sido ministro metodista y ejercido la medicina, fundador de un colegio, presidente de una universidad, líder militar y, últimamente, comisario general de la milicia del estado. En la conferencia general de abril de 1841 se le presentó ante la Iglesia “como Presidente Ayudante, hasta que el presidente [Sidney] Rigdon recobre la salud”1. Durante un tiempo fue amigo, confidente y consejero del Profeta.

El 15 de junio de 1841, apenas dos meses y medio después de haberse sostenido a John C. Bennett como Presidente Ayudante, José Smith recibió una carta de su hermano Hyrum y de William Law, que se hallaban en Pittsburgh, en la que confirmaban un rumor que decía que Bennet estaba separado de la esposa, quien vivía en Ohio con un hijo de ambos; a su llegada a Nauvoo, el señor Bennett había afirmado ser soltero. Cuando el Profeta le presentó esta acusación, fingió remordimiento y tomó veneno en un supuesto intento de suicidio.

Alrededor de esa misma época Bennett había pervertido la doctrina de la pluralidad de esposas y abusado del prestigio de su elevado cargo eclesiástico, induciendo a una conducta inmoral a algunas mujeres; lo que él llamaba “relación espiritual con una esposa” no era más que adulterio.

Antes de que se diera a conocer su verdadero carácter, Bennett también había tramado un astuto complot para asesinar al Profeta y apoderarse de la dirección de la Iglesia. El sábado 7 de mayo de 1842 se hizo arreglos para realizar una maniobra militar de la Legión de Nauvoo, llevando a cabo un simulacro de batalla entre las dos divisiones de la legión. El general de división Bennett pidió al teniente general José Smith que dirigiera la primera división en el simulacro; el Profeta rehusó y entonces Bennett lo instó a tomar una posición de retaguardia, lejos de sus ayudantes; también a esto rehusó José Smith, eligiendo en cambio la posición que él deseaba ocupar y llevando consigo a su guardaespaldas, Albert P. Rockwood. José Smith comentó después que había presentido por medio de “la apacible voz de aquel Espíritu” que había un complot contra él con el objeto de exponerlo a la muerte, y que nadie llegaría a saber quién era el culpable2.

Apenas se descubrió la inmoralidad y los designios siniestros de Bennett, éste fue excomulgado de la Iglesia; además, se le despidió de la legión, se le obligó a renunciar a su cargo de alcalde y se le expulsó de la fraternidad masónica. Al ver arruinada su reputación en Nauvoo, salió de la ciudad enfurecido y se dedicó a dar conferencias calumniando al Profeta y a los demás líderes de la Iglesia. La serie de sus declaraciones, que apareció en el periódico Sangamo Journal, de Springfield, Illinois, a mediados de 1842, se compiló y publicó unos meses después como parte de un libro titulado The History of the Saints; or, an Exposé of Joe Smith and Mormonism [“La historia de los santos o revelaciones sobre José Smith y el mormonismo”]. Bennett afirmaba que se había hecho mormón con el solo objeto de sacar a luz la supuesta conducta ilícita del Profeta.

Por otra parte, se dedicó también a provocar entre los masones de Illinois un ambiente de oposición a los mormones. En octubre de 1841, algunos miembros de la Iglesia que eran masones obtuvieron permiso para fundar una logia masónica en Nauvoo. José Smith veía ciertas ventajas en el hecho de pertenecer a esa orden fraternal, quizás pensando que otros masones del estado y de la nación, muchos de los cuales ocupaban posiciones de prominencia, tendrían mejores sentimientos hacia la Iglesia. En marzo de 1842, el profeta José Smith y muchos otros hombres de Nauvoo fueron oficialmente presentados ante la orden masónica. Sin saber que en Ohio ya habían expulsado de la orden a John C. Bennett por deshonestidad, los masones de Nauvoo lo eligieron secretario de la logia.

Cuando se fue de allí, Bennett visitó a algunos masones de Hannibal, Misuri, que ignoraban que lo hubiesen echado de la fraternidad, y acusó a los líderes de las logias masónicas de Nauvoo y sus alrededores, casi todos mormones, de violar las normas de la masonería, de mantener registros falsos y de otras acciones indecorosas; las acusaciones llegaron a la Gran Logia de Illinois, la cual comenzó una investigación que duró dos años. En consecuencia, hubo muchos masones de ese estado que creyeron en los falsos cargos de Bennett.

SURGEN COMPLICACIONES POLÍTICAS

Al mismo tiempo que ocurrían en Nauvoo la súbita fama y la rápida caída de John C. Bennett, surgían en el estado de Illinois rivalidades políticas entre los Santos de los Últimos Días y sus vecinos; estas dificultades tenían origen en las fanáticas maniobras políticas de las regiones en estado de colonización, donde la oposición entre los partidos era intensa y los ánimos se excitaban fácilmente. El problema empeoró debido a que los demócratas y sus oponentes, los “whigs” [partido político del siglo pasado, que dio origen al actual Partido Republicano] tenían la misma importancia en el estado: los demócratas ocuparon (legalmente) el gobierno del estado en 1838, pero los “whigs” los aventajaban con un pequeño margen en el oeste de Illinois, y, cuando los santos empezaron a llegar al estado en 1839, ambos partidos tenían la esperanza de que los recién llegados abrazaran su causa3.

En el condado de Hancock, muy pronto empezaron a definirse las opiniones de la gente en cuanto al rápido crecimiento de Nauvoo y de otras comunidades mormonas; los habitantes de Warsaw, población que estaba a unos veintiocho kilómetros al sur de Nauvoo, se sintieron inquietos y celosos del predominio económico, político y religioso de la ciudad mormona; allí y en Carthage, la sede del condado, que quedaba también a veintiocho kilómetros pero hacia el este, fue que empezaron a unificarse en Illinois los sentimientos de oposición a los mormones.

Con la intención de promover la buena voluntad entre la gente, los líderes de la Iglesia invitaron a Thomas Sharp, que había ejercido de abogado y era editor del periódico Warsaw Signal, a la celebración que se llevó a cabo el 6 de abril de 1841 con motivo de la colocación de la piedra angular del templo. Al presenciar los actos del día, incluso un desfile y un suculento banquete, y oír a José Smith y a otros líderes expresarse sobre las perspectivas de progreso de Nauvoo y del Reino de Dios, el señor Sharp quedó convencido de que el mormonismo era algo más que una simple religión, que se trataba de un movimiento político peligroso y “antiamericano” que tenía por objeto la dominación de un vasto imperio. Asu regreso en Warsaw, dio principio a una vigorosa campaña contra la Iglesia en las columnas de su periódico, afirmando que lo que quería José Smith era unir la iglesia con el estado y que los santos poseían excesivo poder y autonomía en su Carta Constitucional [de Nauvoo].

En junio de 1841, Thomas Sharp ayudó a formar en el condado de Hancock un partido político antimormón que llevó a cabo convenciones en Warsaw y Carthage y reuniones públicas en comunidades más pequeñas; de ese modo, se unieron en contra de la Iglesia personas de ambos partidos políticos. Para las elecciones del condado que se realizaron en julio, se había elegido un grupo de candidatos que estaban en contra de los mormones, lo cual desbarató toda influencia política que los santos hubieran podido tener aun cuando votaron en forma unificada. Apesar de ello, a medida que continuaban llegando Santos de los Últimos Días al condado, incluso muchos miembros británicos que en seguida se hacían ciudadanos de los Estados Unidos, aumentaba la influencia política que los miembros tenían, lo que les causó aún más desavenencias con sus nuevos enemigos de la región.

Al mismo tiempo, los santos habían hallado un amigo en uno de los líderes del Partido Demócrata de Illinois: el juez Stephen A. Douglas, de la Corte Suprema del estado, que, en la época en que había sido secretario de estado, había contribuido a asegurar el pasaje de la Carta Constitucional de Nauvoo en la legislatura de Illinois.

A principios de junio de 1841, durante una visita que había hecho José Smith a los miembros de la Iglesia que estaban en el condado de Adams, lo habían arrestado como fugitivo del estado de Misuri; pero en Quincy obtuvo un auto de habeas corpus [orden judicial] que le permitió apelar ante el juez Douglas, quien consintió en otorgarle una audiencia preliminar pocos días después, en el tribunal de distrito de Monmouth, que quedaba a poco más de ciento veinte kilómetros de Nauvoo.

Cuando se abrió el tribunal el 9 de junio, el recinto se llenó de espectadores agitados que habían ido pensando que quizás el populacho mataría a José Smith; el juez multó dos veces al alguacil por no ser capaz de mantener el orden en la multitud. Los argumentos de la defensa relatando las atrocidades cometidas contra los santos en Misuri conmovieron hasta las lágrimas a muchos de los presentes, incluso al juez Douglas que al día siguiente declaró que no había lugar a la acusación por no haberse seguido el procedimiento legal apropiado.

Con esa decisión, el juez se ganó el agradecimiento de la Iglesia, pero, al mismo tiempo, despertó las sospechas de la gente de Illinois que empezó a pensar que había llegado a un acuerdo político con José Smith; todos los periódicos del partido “Whig” del estado lo acusaron de tratar abiertamente de ganarse el voto de los mormones dejando sin efecto el caso; por lo tanto, al aproximarse la fecha de las elecciones gubernamentales de 1842, los partidarios de los “whigs” cesaron de procurar adeptos entre los Santos de los Últimos Días y renovaron con más brío los ataques a los miembros de la Iglesia. Por continuar siendo amigo de la Iglesia, Stephen A. Douglas fue el blanco de las críticas de los partidos políticos; por otra parte, el haber nombrado a varios miembros de la Iglesia para ocupar cargos en el tribunal del condado de Hancock hizo que se intensificaran los sentimientos de enemistad hacia los mormones en Warsaw y Carthage.

En una carta de José Smith que apareció en el Times and Seasons, se expresaba en toda su extensión la gratitud de los santos hacia el juez Douglas: “No nos importa lo más mínimo los ‘whigs’ ni los demócratas; ambos [partidos] nos dan lo mismo. Pero apoyaremos a nuestros amigos, los que han PROBADO ser AMIGOS… El juez DOUGLAS es una gran persona, y sus amigos son nuestros amigos; estamos dispuestos a levantar nuestros estandartes y a luchar a su lado por la causa de la humanidad y de los derechos de igualdad, la causa de la libertad y la ley“4. Hacia fines de 1842 e indudablemente con la contribución de los votos mormones, el candidato demócrata, Thomas L. Ford, ganó las elecciones a su oponente, Joseph Duncan, que era del Partido “Whig” y se había manifestado abiertamente en contra de la Iglesia.

En la misma campaña electoral, William Smith, hermano del Profeta y uno de los Doce Apóstoles, presentó su candidatura por el Partido Demócrata para la Cámara de Representantes del estado contra el candidato “whig” Thomas Sharp. Con el objeto de contrarrestar el efecto de los comentarios en contra de los mormones que hacía el señor Sharp, se estableció el Wasp, editado por William Smith. (Más adelante, el periódico Nauvoo Neighbor, editado por John Taylor, substituyó al Wasp y continuó promulgando la causa de los Santos de los Últimos Días.) Con el apoyo de los miembros de la Iglesia, el Apóstol ganó fácilmente la elección y se trasladó a Springfield a fin de continuar luchando por la permanencia de la Carta Constitucional de Nauvoo. La derrota intensificó el antagonismo de Thomas Sharp, que esparció sus ataques a la Iglesia por una región ocupada por diez condados exigiendo la exterminación o la expulsión de los mormones5.

SE RENUEVAN LAS AMENAZAS EN MISURI

En mayo de 1842, Lilburn W. Boggs, ex gobernador de Misuri, fue herido por alguien que trató de quitarle la vida6. Las autoridades de Misuri acusaron a José Smith del crimen, y renovaron los esfuerzos por lograr su extradición a ese estado.

John C. Bennett, que iba lleno de odio y deseos de revancha al salir de Nauvoo, afirmó que José Smith había mandado a O. Porter Rockwell a Misuri con el expreso propósito de matar al ex gobernador; Porter Rockwell tuvo una confrontación en Carthage con John Bennett, en la que lo acusó de mentiroso. Después, éste fue a hablar con Lilburn Boggs, que se recuperaba rápidamente en Misuri, y lo persuadió a firmar una declaración jurada afirmando que Porter Rockwell había tratado de asesinarlo actuando bajo órdenes de José Smith. En julio, el ex gobernador se presentó ante un juez de paz en Independence, Misuri, para acusar oficialmente a Orrin Porter Rockwell, guardaespaldas de José Smith, de haber intentado asesinarlo. Thomas Reynolds, gobernador de Misuri, convenció a Thomas Carlin, gobernador de Illinois, de mandar oficiales con órdenes de arrestar al Profeta y a su guardaespaldas. Por medio del poder de habeas corpus que le otorgaba la Carta Constitucional de Nauvoo, el Profeta consiguió temporariamente que lo pusieran en libertad. Sabiendo que si regresaba a Misuri lo matarían, buscó refugio en una isla del río Misisipí. Porter Rockwell, a su vez, escapó al estado de Pensilvania con un nombre ficticio.o Pennsylvania under a fictitious name.

Emma Smith, la Sociedad de Socorro de Mujeres de Nauvoo y varios ciudadanos prominentes de la ciudad escribieron cartas al gobernador Carlin sobre lo incorrecta que era la orden de extradición, pero no lograron persuadirlo y el gobernador continuó ofreciendo una recompensa por el arresto de José Smith y O. Porter Rockwell. Al mismo tiempo, los líderes de la Iglesia prepararon documentos en los que se respondía a las acusaciones de John C. Bennett, y mandaron a trescientos ochenta élderes para distribuirlos entre los funcionarios estatales y los miembros de la Iglesia en varios estados. Además, el fiscal de distrito Justin Butterfield expresó su opinión de que José Smith podría conseguir que el tribunal de circuito de los Estados Unidos correspondiente al distrito del estado de Illinois dejara sin efecto los cargos. Bajo la protección que le había ofrecido el recientemente electo gobernador Thomas Ford, José Smith fue a Springfield en diciembre de 1842 donde se le liberó de la orden de arresto debido a que la acusación de la declaración jurada de Boggs no ofrecía suficiente evidencia y, por lo tanto, carecía de fundamento. Los santos de Nauvoo se regocijaron por el hecho de que al Profeta le hubiera sido posible salir de su escondite y volver a estar entre ellos. Lamentablemente, Porter Rockwell fue arrestado en Saint Louis, Misuri, cuando se hallaba en camino a su hogar en Nauvoo, y tuvo que pasar diez meses desalentadores en las prisiones de Misuri antes de que lo exoneraran de los cargos.

En junio de 1843, durante la campaña política por el Congreso, los funcionarios de Misuri hicieron otro intento de llevar de nuevo a José Smith a Independence con el fin de someterlo a un juicio. John C. Bennett se hallaba entonces en el condado de Daviess, Misuri, y se encargó de reavivar las acusaciones de traición contra el Profeta; por su parte el gobernador Ford de Illinois aceptó poner en efecto una orden de extradición. En esos días, José Smith y su familia habían ido a la casa de Elizabeth Wasson, hermana de Emma Smith, que vivía cerca de Dixon, Illinois, a unos trescientos veinte kilómetros al norte de Nauvoo, para disfrutar de unos días de vacaciones que les hacían mucha falta. Desde Nauvoo, enviaron a los hermanos Stephen Markham y William Clayton para prevenir al Profeta sobre lo que iba a ocurrir. Mientras ellos estaban allí, llegaron a la casa el alguacil Joseph Reynolds, del condado de Jackson, Misuri, y el oficial de policía Harmon Wilson, del condado de Hancock, Illinois, y con rudeza arrestaron a José Smith en el patio. Cyrus H. Walker, que era candidato de los “whigs” para el Congreso y, además, reconocido abogado, también se encontraba en Dixon en esos días y le prometió al Profeta que lo defendería a cambio de que éste votara por él en las próximas elecciones, a lo cual José Smith accedió.

Stephen Markham y William Clayton procedieron entonces a prender al alguacil Reynolds y al oficial Wilson por falso arresto y por amenazar la vida de José Smith. Cuando se hallaban en camino, se encontraron con una cuadrilla de la Legión de Nauvoo, que iba a caballo, con la protección de la cual pudieron llegar a esta ciudad donde los habitantes los esperaban con una cálida bienvenida. El tribunal municipal de Nauvoo puso en libertad al Profeta con un auto de habeas corpus.

A continuación, se agasajó a los oficiales Reynolds y Wilson con una suculenta cena y luego los pusieron en libertad; ambos se apresuraron a volver a Carthage donde continuaron agitando los ánimos en contra de los mormones; allí presentaron declaraciones juradas para que se arrestara a José Smith, y se organizó una cuadrilla con el fin de regresar en busca del Profeta. No obstante, el gobernador Ford acató la decisión del tribunal de Nauvoo. Mientras el problema legal se resolvía, en el estado aumentaba la oposición de la opinión pública hacia la Iglesia.

Antes de las elecciones que iban a realizarse en agosto, los líderes de la Iglesia decidieron que Joseph P. Hoge, el candidato demócrata, era el que iba a representar mejor los intereses de los miembros, aunque José Smith, por supuesto, estaba determinado a cumplir su palabra de votar por Cyrus Walker. Pero Hyrum Smith y John Taylor instaron a los demás miembros a votar por Hoge. Debido a que los candidatos no tenían seguridad en cuanto a la preferencia de los mormones, ambos pasaron cuatro días en Nauvoo haciendo campaña política. Al fin, los votos de Nauvoo contribuyeron al triunfo de Joseph Hoge; entonces, los “whigs” acusaron a los mormones de haber utilizado incorrectamente el poder político de su grupo; incluso entre los demócratas muchos estaban en oposición a la Iglesia por temor a que la misma fuerza que los había llevado al poder se tornara un día en contra de ellos. Por ese motivo, los esfuerzos sinceros de José Smith por mantener a la Iglesia separada de los partidos políticos no tuvieron éxito.

LA DISCORDIA DENTRO DE LA IGLESIA

Al mismo tiempo que las fuerzas externas amenazaban al Profeta, las disensiones que había en Nauvoo contribuían a la causa de los enemigos. En 1842, durante el escándalo provocado por la conducta de John Bennett, hubo otros tres miembros a quienes José Smith reprendió severamente por comportamiento inmoral: Robert Foster, Francis Higbee y Chauncey Higbee. Después del escándalo, Francis Higbee se había ido para Cincinnati por un año, pero regresó a la muerte de su padre, Elias Higbee, que había sido miembro fiel de la Iglesia. En septiembre de ese año, Francis Higbee se sintió otra vez ofendido con el Profeta por haberlo acusado éste de complicidad con los habitantes de Misuri cuando hicieron el tercer intento para su extradición. Francis Higbee se convirtió en un enemigo acérrimo de José Smith.

El número de disidentes fue en aumento con todos los miembros que se oponían a la pluralidad de esposas y a otras doctrinas nuevas que José Smith enseñaba. William Law, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, su hermano Wilson, general de división en la Legión de Nauvoo, y Austin Cowles y Leonard Soby, ambos miembros del sumo consejo, estaban todos convencidos de que José Smith era un profeta caído7.

A finales de diciembre de 1843, el Profeta se enteró de algunos de los malvados designios de los disidentes y comunicó a la policía de Nauvoo que le preocupaban mucho más los traidores que había en la Iglesia que cualquiera de sus enemigos de Misuri: “…Aunque todos los enemigos sobre la faz de la tierra rujan y se empeñen con toda su fuerza en causar mi muerte, nada podrán lograr a menos que algunos de los que están entre nosotros y disfrutan de nuestra sociedad, que han estado en nuestros concilios y gozado de nuestra confianza, que nos han estrechado la mano, llamado hermanos y saludado con un beso, se unan a nuestros enemigos, conviertan nuestras virtudes en faltas, y, por medio de calumnias y engaños, inciten la ira e indignación de estos enemigos contra nosotros haciéndonos víctimas de su venganza unida… Tenemos un Judas entre nosotros8.

La agitación de los apóstatas aumentó al ver que la policía observaba de cerca sus actividades; entre ellos y los miembros del consejo municipal de Nauvoo hubo un intercambio de acusaciones. En abril fueron excomulgados Robert Foster y William y Wilson Law por conducta anticristiana. El 28 de abril los tres se reunieron con algunos simpatizantes y declararon que José Smith era un profeta caído, organizando una iglesia reformada de la cual nombraron presidente a William Law; eligieron un comité para que visitara a las familias de los miembros y tratara de convertirlas a la nueva religión. Además, encargaron una imprenta y se prepararon para publicar un periódico de oposición a la Iglesia, el Nauvoo Expositor.

JOSÉ SMITH, CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS

A fines de 1843, mientras se propagaba la apostasía en Nauvoo, el profeta José Smith se ocupaba activamente de la política; sabiendo que 1844 era año de elecciones nacionales, escribió a John C. Calhoun, Lewis Cass, Richard M. Johnson, Henry Clay y Martin Van Buren, que eran los hombres cuyos nombres se mencionaban más frecuentemente como posibles candidatos a presidente de los Estados Unidos; a cada uno le preguntó qué haría por los Santos de los Últimos Días si resultaba electo, particularmente para ayudarles a obtener indemnización por las propiedades que habían perdido en Misuri. De los cinco, Cass, Clay y Calhoun le respondieron por escrito, pero ninguno de ellos ofrecía la clase de intervención del gobierno federal que deseaban el Profeta y los miembros de la Iglesia.

Resultaba evidente que no había nadie a quien los santos pudieran dar su voto y su apoyo para la presidencia. Por consiguiente, el 29 de enero de 1844 José Smith se reunió con los Doce Apóstoles a fin de considerar el curso a seguir para las próximas elecciones. Los hermanos apoyaron unánimemente una moción de preparar su propia lista con José Smith como candidato a presidente. Él les dijo que tendrían que mandar a todo hombre de Nauvoo que fuera capaz de hablar en público para hacer la campaña política y predicar el Evangelio, y que él estaría entre ellos. “Después de la conferencia de abril tendremos conferencias generales por toda la nación; según lo que sea conveniente, asistiré a todas las que pueda. Decid a la gente que ya hemos tenido presidentes ‘whig’ y demócratas demasiado tiempo; lo que queremos es un Presidente de los Estados Unidos. Si alguna vez llego a ocupar el sillón presidencial, protegeré los derechos y las libertades del pueblo”9.

Con la ayuda de William W. Phelps, John M. Bernishel y Thomas Bullock, José Smith hizo un resumen de sus ideas para la plataforma electoral y las publicó en un folleto titulado “General Smith’s Views of the Powers and Policy of the Government of the United States” [“Las perspectivas del general Smith sobre los poderes y las pautas del gobierno de los Estados Unidos”]. El folleto se publicó el 7 de febrero y se envió por correo a unos doscientos líderes de todo el país. Los conceptos que proponía José Smith tenían por objeto atraer votantes de los dos partidos políticos principales; entre sus propuestas se contaban: derogar la ley de poner a la gente en la cárcel por deudas, convertir las prisiones en lugares de enseñanza, abolir la esclavitud para 1850 y reembolsar las pérdidas de los dueños de esclavos con el dinero de la venta de tierras fiscales, establecer un banco nacional con ramas en todos los estados, y anexar Texas y Oregón a los Estados Unidos10. El candidato que José Smith quería para vicepresidente era James Arlington Bennet, conocido periodista de Nueva York y amigo de la Iglesia; pero el señor Bennet no aceptó la candidatura y el Profeta se decidió al fin por Sidney Rigdon.

El 11 de marzo de 1844 se llevó a cabo una reunión de consejo con el fin de organizar políticamente el Reino de Dios como parte de los preparativos para la segunda venida de Cristo. Por ser el Profeta candidato a tan alto puesto político, les pareció que había llegado el momento de crear ese grupo que también serviría como comité para dirigir su campaña política. El consejo consistía de unos cincuenta integrantes, entre ellos la mayoría de los líderes de la Iglesia, y se conoció con el nombre de “Consejo de los cincuenta”.

A fines de abril se publicó en el Nauvoo Neighbor una lista de los élderes y sus respectivas asignaciones en la campaña electoral. Y a principios de mayo, en una convención que se realizó en Nauvoo, se decidió conseguir el nombramiento de delegados de varios estados para asistir a una convención política nacional que se llevaría a cabo en julio, en Baltimore, Maryland, con el propósito de que propusieran a José Smith como candidato a Presidente de los Estados Unidos.

SE INTENSIFICA LA OPOSICIÓN

A pesar de todos los esfuerzos de la Iglesia por mantener buenas relaciones públicas, la oposición se intensificó en los primeros meses de 1844. Thomas Sharp atacaba continuamente a la Iglesia acusando a sus líderes de todo tipo de crímenes; también propuso que el sábado 9 de marzo fuera un día de ayuno y oración para el partido antimormón, a fin de apresurar la caída del “falso profeta” José Smith. Por su parte, el grupo de Carthage de enemigos de la Iglesia organizó para el mismo día una gran “cacería de lobos” a realizarse en el condado de Hancock; esas cacerías eran deporte común en la región, pero en este caso y en otras oportunidades futuras se organizaban con el único propósito de tomarlas como pretexto de juntar un populacho para molestar a los santos, y saquear y quemar las granjas de los alrededores.

En contraste con las acciones ilícitas del partido enemigo y del periódico Warsaw Signal [del cual era editor T. Sharp], esa primavera José Smith se unió al gobernador Ford en un empeño de promover relaciones más cordiales entre los habitantes del oeste de Illinois. El Nauvoo Neighbor publicó un editorial en el que se instaba a todo hombre honrado a unirse al gobernador “en sus laudables esfuerzos por cultivar la paz y honrar las leyes”. También se exhortaba a los miembros de la Iglesia a tratar amablemente a los que les hicieran daño, recordándoles el sabio proverbio que dice: “La blanda respuesta quita la ira…” (Proverbios 15:1). El editorial del periódico afirmaba, además, que el lema por el que se guiaban era: “En paz con todo el mundo”12. A pesar de esas propuestas de paz, Thomas Sharp continuó sus ataques a través del Warsaw Signal, insinuando que habían empezado a surgir problemas entre José Smith y algunos miembros de la Iglesia y que era inminente una disputa entre ellos13.

En mayo de 1844 los Santos de los Últimos Días se hallaban otra vez sumergidos en un conflicto aparentemente irreconciliable con sus vecinos, que se debía a diversas razones: en la política, los miembros estaban separados de casi todos los demás habitantes de Illinois; en otras comunidades había celos del progreso económico y de la autonomía política de Nauvoo; muchas personas temían el poderío de la Legión de Nauvoo; los masones estaban inquietos por supuestas irregularidades de la orden masónica de esa ciudad; y la gente en general sentía disgusto hacia ciertas doctrinas y prácticas mormonas que John C. Bennett y otros se habían encargado de tergiversar. No obstante todos esos factores negativos, los miembros de la Iglesia quizás hubieran podido mantener la paz con sus vecinos si no hubiera sido por la apostasía que tenía lugar dentro de sus propias filas. Lamentablemente, todas las señales indicaban que el conflicto terminaría en violencia. El 29 de mayo de 1844, Thomas Sharp comentó en un artículo de su periódico que “no me sorprendería enterarme dentro de poco de que ha muerto [José Smith] por medios violentos”14.

NOTAS

  1. History of the Church, 4:341.

  2. History of the Church, 5:4; B. H. Roberts, A Comprehensive History of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, Century One, 6 tomos. Salt Lake City: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1930, 2:140–141.

  3. Este párrafo se tomó de la obra de James B. Allen y Glen M. Leonard, The Story of the Latter-day Saints. Salt Lake City: Deseret Book Co., 1976, págs. 173–174.

  4. “State Gubernatorial Convention”, Times and Seasons, 1º de enero de 1842, pág. 651.

  5. Tomado de la obra de Allen y Leonard, The Story of the Latter-day Saints, pág. 177.

  6. Sección tomada de la obra de Allen y Leonard, The Story of the Latter-day Saints, págs. 178–182.

  7. Tomado de la obra de Allen y Leonard, The Story of the Latter-day Saints, pág. 191.

  8. Citado en La Iglesia Restaurada, pág. 159; véase también History of the Church, 6:152.

  9. History of the Church, 6:188.

  10. Tomado de la obra de Allen y Leonard, The Story of the Latter-day Saints, pág. 189.

  11. General Smith’s Views of the Powers and Policy of the Government of the United States; Nauvoo, Illinois: John Taylor, 1844, Departamento Histórico de la Iglesia, Salt Lake City, pág. 6

  12. Citado por B. H. Roberts en A Comprehensive History of the Church… 2:218.

  13. Véase Warsaw Signal, 8 de mayo de 1844, pág. 2.

  14. Warsaw Signal, 29 de mayo de 1844, pág. 2.

Historia

Fecha

 

Acontecimientos importantes

Junio de 1841

Se organiza en el condado de Hancock un partido político antimormón.

Junio de 1841

El tribunal de Illinois deja sin efecto la primera orden para la extradición de José Smith.

Mayo de 1842

Se presenta evidencia de la iniquidad de John C. Bennett.

Mayo de 1842

Hay un intento de asesinar al ex gobernador Boggs, de Misuri.

Agosto de 1842

José Smith se esconde para eludir a sus enemigos que recurren por segunda vez a la extradición para Misuri.

Diciembre de 1842

José Smith va a Springfield, Illinois, donde se dejan sin efecto las acusaciones de Misuri en contra de él.

Junio de 1843

Durante el tercer intento de extradición a Misuri, arrestan a José Smith en Dixon, Illinois y luego lo ponen en libertad.

Otoño de 1843

Prominentes miembros de la Iglesia se convierten en apóstatas, entre ellos William Law.

Enero de 1844

José Smith se presenta de candidato para la presidencia de los Estados Unidos.

Primavera de 1844

El Warsaw Signal lanza una campaña en contra de la Iglesia.

John C. Bennett

John C. Bennett (1804–1867) se unió a la Iglesia en Illinois, en 1840. Era extravagante y dinámico y trabajó en Springfield para lograr la aprobación de la Carta Constitucional de Nauvoo, fue oficial de la Legión de Nauvoo, fue elegido primer alcalde de la ciudad, y fue consejero de José Smith en calidad de miembro temporario de la Primera Presidencia, mientras Sidney Rigdon se hallaba enfermo. Sin embargo, al poco tiempo el Profeta se enteró de que Bennett andaba seduciendo a mujeres con la falsa idea de una “relación espiritual” con ellas como esposas, y, en la primavera de 1842, se le excomulgó de la Iglesia. Enfurecido, se dedicó a dar conferencias en contra de la Iglesia por todos los Estados Unidos, fomentó entre la gente de Misuri los intentos de extradición de José Smith y escribió uno de los primeros libros que se publicaron contrarios a la Iglesia.

Albert P. Rockwood

Albert P. Rockwood (1805–1879) tuvo varios cargos de confianza en la Legión de Nauvoo, fue llamado como Autoridad General en 1845, para ser uno de los presidentes de los Setenta, y formó parte de la primera compañía de pioneros en 1847.

Thomas Sharp

Thomas Sharp se convirtió en uno de los más acérrimos enemigos de la Iglesia en Illinois, valiéndose de las columnas de su periódico, el Warsaw Signal, para agitar a la oposición.

Cortesía de la Sociedad Histórica del estado de Illinois.

Stephen A. Douglas

Stephen A. Douglas (1813–1861) ocupó muchos cargos políticos durante su distinguida carrera. De 1841 a 1843, fue juez de la Corte Suprema de Justicia de Illinois; en 1843 fue elegido diputado para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos; y en 1847 salió electo senador. En 1860 fue derrotado por Abraham Lincoln en las elecciones para la presidencia. Murió en Chicago, mientras trabajaba en una campaña para la preservación de la unión de los estados.

Cortesía de la Sociedad Histórica del estado de Illinois.

map of northwest Illinois

Iowa

Illinois

Dixon

Monmouth

Nauvoo

Carthage

Springfield

Dixon, Illinois, era el lugar donde vivía Elizabeth Hale Wasson, la hermana de Emma Smith. José Smith fue arrestado allí por oficiales de Misuri, mientras se hallaba de visita. Cuando los hermanos de Nauvoo se enteraron, mandaron grupos numerosos de hombres en busca de su líder. El hecho de que saliera en libertad amparándose en las leyes del habeas corpus creó una gran controversia en cuanto al poder jurídico del gobierno municipal de Nauvoo.

petition for redress

Durante el período de Nauvoo, los miembros de la Iglesia hicieron tres peticiones oficiales al gobierno de los Estados Unidos solicitando indemnización por los daños sufridos en las persecuciones de Misuri. El primer esfuerzo se hizo entre 1839 y 1840, cuando José Smith y otros hermanos fueron a Washington D.C. e hicieron la solicitud al Comité Judicial del Senado. El Profeta dijo que cuatrocientas noventa y una personas habían entregado sus demandas. Se han encontrado más de doscientas de esas peticiones en el Archivo Nacional.

La segunda petición se hizo al Comité Judicial de la Cámara de Representantes en mayo de 1842; y la tercera era un documento de 15 m de longitud que llevaba 3.419 firmas, tenía fecha del 26 de noviembre de 1843 y fue presentado al Comité Judicial del Senado el 5 de abril de 1844. Ninguno de los tres intentos tuvo éxito en lograr que el gobierno interviniera.

Cortesía del Archivo Nacional.

pamphlet on Joseph Smith’s views

Cuando se decidió que José Smith se presentara como candidato a la presidencia de los Estados Unidos, él hizo publicar un folleto en el que expresaba sus ideas acerca de algunos asuntos importantes. Esta es la portada del folleto. Entre los puntos de mayor importancia estaban los siguientes:

  1. Repasar los conceptos nobles del propósito del gobierno de los Estados Unidos expresados por Benjamin Franklin y en los discursos de la toma del mando de varios presidentes de la nación. También se mencionaba el hecho de que el presidente Van Buren había empezado a desviar al país de las ideas de sus libertadores y fundadores, y se afirmaba que, de haber vivido lo suficiente, el presidente William Henry Harrison lo habría vuelto a ese.

  2. Reducir en dos tercios el Congreso de los Estados Unidos, con un diputado por cada millón de habitantes, así como reducir los sueldos y el poder de sus funcionarios.

  3. Conceder el perdón a muchos de los que estaban presos, establecer sentencias de servicio público por los crímenes de menor importancia, y convertir las prisiones en “seminarios de enseñanza”, explicando que “el rigor y el aislamiento no podrán nunca hacer tanto por reformar las malas inclinaciones del hombre como la razón y la amistad”11.

  4. Abolir la esclavitud para 1850, haciendo que el gobierno federal comprara a los esclavos y los pusiera en libertad.

  5. Abolir los consejos de guerra para los desertores y hacer que el honor fuera la norma militar.

  6. Aumentar la práctica de la economía en el gobierno, tanto en el nacional como en el de los estados.

  7. Crear un banco nacional con agencias en cada estado y territorio, y hacer circular una moneda oficial de cambio.

  8. Revocar el artículo IV, sección 4 de la Constitución por el que se exigía que el gobernador de un estado solicitara la intervención federal para contener los actos de violencia locales, debido a la posibilidad de que el mismo gobernador fuera integrante de un populacho.

  9. Evitar las alianzas confusas con poderes extranjeros.

  10. Aceptar a Oregón, Texas y cualquier otro territorio que solicitara formar parte de la unión de estados.

  11. Elegir presidentes que no tuvieran intereses políticos en un partido, sino que fueran leales a la presidencia de los Estados Unidos y estuvieran atentos a los deseos de la mayoría del pueblo, en cuyas manos radicaba el poder soberano de gobierno.