Institute
CAPÍTULO DOS: LA INFLUENCIA DE NUEVA INGLATERRA SOBRE JOSÉ SMITH
anterior siguiente

CAPÍTULO DOS

LA INFLUENCIA DE NUEVA INGLATERRA SOBRE JOSÉ SMITH

Atodos nos afecta y en todos influye el ambiente en que nos criemos. Nuestra familia y amigos nos dan cariño y nos enseñan, y el ambiente ejerce gran influencia sobre nosotros. José Smith creció en la granja de su familia y la influencia que recibió estaba limitada casi exclusivamente al núcleo familiar. Lo que aprendió en su hogar fue el legado más importante que Nueva Inglaterra le otorgó, sus padres hacían hincapié en el trabajo arduo, el patriotismo y la devoción religiosa. Escuchó, prestó atención y aprovechó mucho del patrimonio cultural de sus familiares y del ambiente que lo rodeaba. Durante sus primeros años, comenzó a incorporar a su carácter y a manifestar las cualidades que le ayudarían a cumplir con la misión para la que se le había preordenado.

LA ASCENDENCIA PATERNA DE JOSÉ SMITH

Un estudio de los antepasados de José Smith demuestra que su familia poseía importantes rasgos de carácter que se continuaron en él: Desarrolló fuertes vínculos familiares, aprendió a trabajar con ahínco, a tomar sus propias decisiones, a servir a sus semejantes y a apreciar la libertad. Él comentó: “Mis abuelos instilaron en mi alma el amor a la libertad mientras me mecían en sus rodillas”1. Apesar de que no siempre se afiliaban a una denominación religiosa en particular, varias generaciones de sus antepasados procuraron vivir de acuerdo con principios religiosos y algunos de ellos previeron que de su posteridad saldría un importante líder espiritual.

El distrito de Topsfield, donde vivieron muchos de los antepasados del profeta José Smith, se encuentra entre ondulantes colinas a unos 32 km al norte de Boston, Massachussets. Cinco generaciones de la familia Smith vivieron en ese distrito: el primero fue Robert Smith, que cuando era adolescente había emigrado de Topsfield, Inglaterra, a Boston en 1638. Robert se casó con Mary French y después de una estadía breve en Rowley, se radicaron en Topsfield, Massachusetts. Tuvieron diez hijos y cuando Robert murió en 1693, dejó una herencia evaluada en 189 libras esterlinas, una cantidad grande para esa época. Samuel Smith, hijo de Robert y Mary, nació en 1666. Los registros de la ciudad y del condado se referían a él como a un “caballero” y aparentemente tenía un cargo público. Se casó con Rebecca Curtis y tuvieron nueve hijos.

El primer hijo de Samuel y Rebecca Smith, llamado también Samuel, nació en 1714, y fue un líder distinguido en la comunidad y un promotor de la Guerra de la Independencia de Estados Unidos. De acuerdo con lo que se dijo cuando falleció: “Era partidario sincero de la libertad del país y defensor acérrimo de las doctrinas del cristianismo”2. Contrajo matrimonio con Priscilla Gould, descendiente de uno de los fundadores de Topsfield, la cual falleció después de haber dado a luz cinco niños, y él volvió a casarse, esta vez con la prima de la esposa, que también se llamaba Priscilla; con ésta no tuvo hijos, pero ella crió a los cinco de la primera, entre los cuales se encontraba el abuelo de José Smith, Asael, nacido en 1744.

Asael Smith, nacido en 1744, había estado afiliado a la secta de los Congregados, una de las religiones de Nueva Inglaterra, pero más adelante se volvió escéptico de la religión organizada. Él pensaba que las enseñanzas de las iglesias organizadas no concordaban con las Escrituras ni con el sentido común. A los veintitrés años se casó con Mary Duty, una joven de Rowley, Massachusetts, y se mudó de Derryfield, New Hampshire, otra vez a Topsfield, donde trabajó cinco años con el fin de liquidar las deudas que su padre no había podido pagar antes de morir, lo que fue un gran contratiempo tanto para él como para su familia.

Los Smith permanecieron en Topsfield hasta 1791. De allí el matrimonio y sus once hijos se mudaron a Ipswich, estado de Massachusetts, y casi en seguida a Tunbridge, estado de Vermont, en busca de tierras vírgenes que no costaran mucho dinero. Durante los treinta años que vivió en ese lugar, Asael Smith, además de trabajar para mantener a su familia, ocupó casi todos los cargos de gobierno que se llevaban a elecciones.

Su filosofía religiosa concordaba con la de los universalistas, que creían que Jesucristo era un Dios de amor que salvaría a todos Sus hijos. Como los de esa secta, se sentía más a gusto creyendo en un dios que tenía más interés en salvar que en destruir a la humanidad; también tenía la creencia de que la vida continúa después de la muerte.

En una carta a su familia, él escribió: “El alma es inmortal… Todo lo que hagan por Dios háganlo con reverencia. Cuando piensen en Él, cuando hablen de Él, cuando oren o de otro modo se acerquen a Su gran majestad, háganlo con sinceridad… Y en lo que se refiere a la religión, estúdienla para ver si se compone de ritos externos o de lo que se oculta en el corazón…

“Estoy seguro de que mi Salvador, Cristo, es perfecto y que nunca nos fallará, en ninguna circunstancia. A Él le encomiendo el alma, el cuerpo, las posesiones, el nombre, el carácter, la vida y la muerte más todo lo de cada uno de ustedes. En cuanto a mí, sólo espero que Él transforme mi humilde cuerpo en un cuerpo glorioso semejante al de Él”3.

Asael Smith también predijo que “Dios levantaría a una rama de su familia para hacer un gran beneficio a la humanidad”4. Muchos años más adelante, cuando su hijo, Joseph Smith, le dio un ejemplar del Libro de Mormón que recientemente se había publicado, le interesó muchísimo el libro. George A. Smith escribió lo siguiente: “Mi abuelo Asael creía totalmente en el Libro de Mormón y alcanzó a leerlo casi todo”5. Asael Smith murió hacia fines de 1830, convencido de que su nieto José era el Profeta por tantos años anhelado y que había dado comienzo a una nueva era religiosa.

Mary Duty Smith vivió seis años más que el esposo; en 1836 viajó a Kirtland, Ohio, acompañada por Elías Smith, uno de sus nietos que era misionero, para reunirse con sus hijos, nietos y bisnietos que se habían congregado allí. “Cuando la abuela se encontró con su descendiente, el Profeta, y con el hermano de éste, se desarrolló una escena muy emotiva. José Smith la bendijo y le dijo que ella era la mujer más venerada de la tierra”6. Ella aceptó completamente las palabras de su nieto y tuvo intenciones de bautizarse, pero lamentablemente no llegó a hacerlo debido a su avanzada edad y poca salud. Falleció el 27 de mayo de 1836, sólo diez días después de haber llegado a Kirtland.

LOS ANTEPASADOS MATERNOS DE JOSÉ SMITH

En comparación, se sabe muy poco de la familia Mack, de la cual era descendiente Lucy Mack, la madre de José Smith. John Mack, que descendía de una línea de clérigos escoceses, partió de Inverness, su pueblo natal, y llegó a Nueva Inglaterra en 1669. Muchos de sus antepasados habían sido pastores protestantes. Durante varios años vivió en Salisbury, Massachusetts, y en 1696, él y su esposa se mudaron a Lyme, Connecticut. Ebenezer, que era el octavo de sus hijos, se casó con una joven llamada Hannah Huntley y el matrimonio prosperó por un tiempo trabajando en la propiedad de la familia Mack; pero esa prosperidad no duró, y se vieron forzados a colocar a Solomon, que había nacido en 1732, como aprendiz en la granja de un vecino de Lyme a la tierna edad de cuatro años. Él comentó después esto: “Mi patrón me trataba como si fuera un objeto de su propiedad y no como a una persona”7. Trabajó allí de aprendiz hasta los veintiún años, pero su patrón nunca le enseñó nada sobre religión, ni siquiera le habló nunca de ese tema.

Durante casi todo el resto de su vida, Solomon Mack anduvo en busca de la seguridad que nunca tuvo de niño. Una vez que cumplió el contrato de aprendiz, se enroló en el ejército para pelear en la guerra que hubo entre Francia e Inglaterra, guerra que se libró en su país. En los años que siguieron a la guerra, fue vendedor, corredor de tierras, capitán de barco, molinero y agricultor. A pesar de que trabajó arduamente, no hizo fortuna y se vio acosado por accidentes, dificultades y reveses económicos.

Pero a este simpático aventurero le tocó la suerte en 1759 cuando conoció a Lydia Gates y al poco tiempo se casó con ella; Lydia Gates, maestra de escuela y mujer muy inteligente, era la hija mayor del respetado diácono de la Iglesia Congregacional, Daniel Gates, y había practicado esa religión desde niña. Aunque los dos jóvenes habían sido criados en situaciones muy distintas, tuvieron una unión duradera. Ella se encargaba de la educación secular y religiosa de los ocho hijos que tuvieron, y posiblemente haya enseñado a su marido a leer y a escribir, a la vez que enseñaba a sus hijos. Solomon Mack opinaba que Lydia no sólo “era una persona refinada, sino que también tenía una virtud que en una esposa y madre era como una perla de gran precio: tenía un carácter piadoso y devoto”8.

Poco después de casados, Solomon Mack compró 648 hectáreas de tierra virgen en la zona norte del estado de Nueva York. Pero, se lastimó una pierna y, como no pudo talar el monte de acuerdo con lo que estipulaba el contrato, perdió la propiedad. En 1761 se establecieron con sus dos hijos mayores en Marlow, New Hampshire, y allí se quedaron diez años y tuvieron cuatro hijos más. En 1771 se mudaron a Gilsum, New Hampshire, donde nacieron otros dos hijos. Lucy, la menor de los dos, era la madre del profeta José Smith.

Solomon sirvió en el ejército durante la Revolución Americana por un período breve. Más adelante volvió a enrolarse, esa vez en la artillería, pero al poco tiempo se enfermó y lo mandaron de regreso a la casa. Sin embargo, quizás hubiera estado más a salvo en el ejército, ya que poco después de su regreso le cayó encima un árbol que uno de sus hijos había cortado, y a los cuatro meses de estar recuperándose cayó sobre una rueda de molino de agua. A partir de entonces, sufrió períodos en los que perdía el sentido y quedaba inconsciente; él les llamaba “ataques”9.

Pero Solomon Mack no podía permanecer mucho tiempo sin emprender una aventura. Junto con sus hijos adolescentes, se alistó en la tripulación de un barco corsario. Al terminar la guerra, se fue de marinero en un barco pesquero que había sido dañado por un huracán, lo perdió en un naufragio y luego cayó enfermo. Cuando regresó a la casa, sin un solo centavo después de una ausencia de cuatro años, se encontró con que la esposa y los hijos habían sido desalojados de su casa por los tratos fraudulentos de un acreedor. Con respecto a ese período, él escribió: “No me importaba vivir o morir”. No obstante, trabajando duramente logró ganar lo necesario para mantener a su familia otra vez10.

Solomon Mack no había sido muy religioso, pero creía en Dios y tenía buen corazón. No le interesaba leer la Biblia ni asistir a la iglesia, pero en 1810 el reumatismo lo forzó a evaluar lo que era importante para él. “Después de esto decidí no vivir más de ilusiones y dedicar el resto de mi vida a servir a Dios y a mi familia”11. En ese invierno leyó la Biblia y oró con fervor; al fin encontró paz interior y tranquilidad mental. Hasta su fallecimiento en 1820, pasó la mayoría del tiempo hablando con otras personas acerca de su conversión, así como aconsejándoles que sirvieran al Señor. Escribió una autobiografía con la esperanza de que al leerla otros evitaran enamorarse del dinero. Hablaba con entusiasmo de sus convicciones a sus nietos, entre los cuales se encontraba José Smith. Murió tres semanas antes de cumplir ochenta y ocho años, y varios meses después que su nieto tuvo la grandiosa visión del Padre y del Hijo, de la cual es muy probable que no tuviera conocimiento.

Durante los años de las aventuras y desventuras de su esposo, Lydia Gates era quien brindaba estabilidad y guía a sus hijos, y en el carácter de todos ellos, especialmente de Lucy, la hija menor, se manifestó la influencia de la madre. Lucy dijo después que debía a su madre “toda la instrucción religiosa además de la mayor parte de la educación” que había recibido12.

Lucy, aunque era segura de sí, inteligente y criada en un ambiente religioso, no despertó espiritualmente hasta los diecinueve años. Muchas veces se preguntaba si la vida tendría propósito, y al fin sacó en conclusión que debía tratar de cambiar su actitud pesimista. Para que no la consideraran una joven mundana quería afiliarse a alguna religión, pero al mismo tiempo la desanimaba ver la rivalidad que existía entre los ministros que predicaban todos creencias diferentes. “¿Cómo puedo decidirme entre una u otra cuando no se parecen en nada a la Iglesia de Cristo que existía en la antigüedad?”13.

Apesar de su dilema espiritual, no encontró una solución que la contentara; convencida, aparentemente, de que las religiones existentes no la satisfarían, abandonó por un tiempo la búsqueda de una iglesia y, gradualmente, se tranquilizó. Durante los dos años siguientes conoció a Joseph Smith y se casó con él. Ni siquiera imaginaba entonces que de ese matrimonio nacería un hijo que sería Profeta y que daría seguridad y guía a todos los que, como ella, ansiaban encontrar la Iglesia de Jesucristo.

LOS PADRES DEL PROFETA

Lucy Mack conoció a Joseph Smith en Tunbridge, Vermont, cuando fue a visitar a su hermano Stephen. Joseph tenía veinticinco años, medía más de un metro ochenta de altura y era musculoso como su padre, Asael. Después de la boda, celebrada el 24 de enero de 1796, se fueron a vivir a una de las granjas de la familia en Tunbridge; allí pasaron seis años y tuvieron los tres hijos mayores. En 1802 arrendaron la finca de Tunbridge, posiblemente por ser el terreno muy pedregoso, y se mudaron a Randolph, donde abrieron un establecimiento mercantil.

En Randolph, Lucy Smith enfermó y el doctor le diagnosticó tuberculosis, la misma enfermedad de la que habían muerto sus dos hermanas, Lovisa y Lovina. Cuando los doctores dijeron que iba a morir, ella le rogó al Señor que le salvara la vida para poder cuidar a su esposo e hijos.

Más tarde escribió: “Hice un pacto solemne con Dios de que si me permitía seguir viviendo, pondría todo mi empeño en servirlo. Poco después oí una voz que me decía: ‘Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Consuélese tu corazón. Crees en Dios, cree también en mí’.

“…En cuanto me fue posible procuré diligentemente encontrar a alguien que fuera capaz de enseñarme mejor el camino de la vida y la salvación…

“…Fui de aquí para allá con el fin de encontrar, si fuera posible, un espíritu afín que me comprendiera y que, por lo tanto, pudiera fortalecerme y ayudarme a cumplir con mis resoluciones…

“…En mi corazón había decidido que no existía en ese entonces en la tierra la iglesia que yo buscaba, por lo que resolví estudiar la Biblia y dejar que Jesús y Sus discípulos me guiaran, para tratar de obtener de Dios lo que el hombre no podía darme ni quitarme…

“Al fin consideré que era mi deber entrar en las aguas bautismales, busqué un ministro que estuviera dispuesto a bautizarme y a no presionarme para que me uniera a ninguna religión determinada, y cumplí con esta ordenanza”14.

Al mismo tiempo que Lucy Mack Smith se ocupaba de la religión y de la posibilidad de salvarse, su esposo emprendió un negocio que les produjo grandes pérdidas. Había averiguado que la raíz del ginseng, una hierba que abundaba en Vermont, era muy valorada en China. Como había tenido muchas dificultades económicas, en un esfuerzo por prosperar invirtió bastante dinero para comprar ginseng y revenderlo. Un tal Stevens, de Royalton, le ofreció comprarle por tres mil dólares la cantidad que tenía, que era considerable, pero él no aceptó. Cuando fue a Nueva York a hacer los arreglos del embarque, Stevens lo siguió para saber en qué barco iba la mercancía. Como él también tenía ginseng para vender, mandó a su hijo en representación suya y de Joseph Smith. El joven vendió la hierba con excelente ganancia, pero cuando volvió lo engañó con respecto al rendimiento del negocio llevándole sólo un cofre de té. Más tarde, al descubrirse la deshonestidad de Stevens, éste se escapó a Canadá con todo el dinero y dejó a los Smith con una deuda de mil ochocientos dólares. Lucy Smith comentó después lo siguiente: “Mi marido vendió la granja, que valía unos mil quinientos dólares, por sólo ochocientos para poder pagar la deuda pronto”15. Aesto ella agregó mil dólares que había recibido como regalo de bodas y pagaron la deuda; pero se quedaron sin un centavo.

Joseph y Lucy Smith se mudaron brevemente a Royalton, Vermont, y de allí a Sharon, condado de Windsor, donde él alquiló la hacienda de Solomon Mack, su suegro. Joseph Smith se dedicaba a la agricultura en verano y a la docencia en invierno. Mientras vivían allí, tuvieron otro hijo que nació el 23 de diciembre de 1805, al que nombraron José. Al ponerle ese nombre, se cumplió la profecía de José, el hijo de Jacob (Israel), que predijo en Egipto que de sus descendientes nacería un “vidente escogido”. Una de las formas de identificar a este Profeta sería por el nombre, ya que se llamaría como el antiguo patriarca y también llevaría el nombre de su padre (Joseph es la forma en inglés del nombre José). (Véase 2 Nefi 3:14–15.)

Joseph y Lucy Smith fueron buenos padres que se esforzaron por enseñar a sus hijos preceptos religiosos. La madre, sobre todo, les enseñaba a estudiar la Biblia. William, uno de los hijos, nacido en 1811, recordaba el interés que tenía ella en asuntos religiosos: “Mi madre, una mujer muy devota que se interesaba mucho por el bienestar de sus hijos, tanto en esta tierra como en el más allá, ponía en práctica cualquier cosa que le dictara su amor materno para conseguir que nos interesáramos en la salvación de nuestra alma”16.

Joseph Smith era tan grande de alma como de estatura. Heber C. Kimball dijo de él: “era uno de los hombres más alegres que he conocido e inocente como un niño”17. Su esposa decía que “era un compañero cariñoso y el mejor padre que pueda existir para inspirar confianza a su familia”18.

A pesar de que no les hablaba mucho de religión a sus hijos, era un hombre religioso. William comentaba de su padre: “Mi padre era un hombre de buenas costumbres y devoto en sus creencias religiosas”19. Joseph Smith, como su padre, Asael, no confiaba en las iglesias tradicionales, pero siempre creyó firmemente en Dios. Por el año 1811, empezó a pensar excesivamente acerca del tema de la religión20. Mientras estaba en ese estado de inquietud espiritual, tuvo el primero de una serie de sueños que tuvo en un período de ocho años. En el primer sueño, se veía andando por un campo desolado lleno de árboles muertos; un espíritu que lo acompañaba le dijo que el campo representaba el mundo sin religión, y agregó que encontraría una caja con comida, y que si la comía, le daría entendimiento o sabiduría. Trató de comer pero unas bestias con cuernos no se lo permitieron. Después, le dijo a su esposa que se había despertado temblando pero contento, porque estaba convencido de que incluso los religiosos no sabían nada del reino de Dios.

Más adelante, ese mismo año, tuvo otro sueño importante relacionado con su familia. Fue parecido al sueño de Lehi con el árbol de la vida. Se encontró en un camino que conducía a un árbol frutal; cuando empezó a comer la deliciosa fruta, se dio cuenta de que debía llevar allí a su esposa e hijos para que disfrutaran juntos de ella. Los llevó y comenzaron a comer. Comentando sobre este sueño, él dijo: “Nos sentíamos muy felices, tanto que era casi imposible expresar nuestro gozo”21.

El último sueño que tuvo fue en el estado de Nueva York en 1819, poco antes de la primera visión de su hijo, José. Un mensajero le dijo en el sueño: “Siempre te he encontrado sumamente honrado en todos tus tratos… He venido a decirte que ésta es la última visita que te hago y que hay sólo una cosa que no tienes todavía, la que te permitirá obtener la salvación”22. Despertó antes de que se le dijera qué le faltaba. Esta comunicación celestial que había tenido por medio de los sueños hizo que fuera fácil para él aceptar el llamamiento de su hijo como Profeta. Más adelante se dio cuenta de que lo que aún necesitaba eran los principios y las ordenanzas salvadores del Evangelio de Jesucristo que el Señor restauró por medio de su hijo José.

LA NIÑEZ DE JOSÉ SMITH

Cuando José Smith era niño, la familia se mudó varias veces tratando de encontrar tierras fértiles u otras formas de ganarse la vida. La primera mudanza después que él nació los llevó del distrito de Sharon al de Tunbridge. En 1807, casi en seguida del nacimiento de Samuel, se mudaron a Royalton, Vermont, donde nacieron otros dos varones. Poco después que nació William en 1811, se mudaron al pequeño pueblo de West Lebanon, en New Hampshire, y empezaron, según comentó Lucy Smith, “a sentirnos satisfechos de la prosperidad que gozamos allí gracias a nuestros recientes esfuerzos”23. Pero su optimismo se volvió desesperación cuando llegó al pueblo una epidemia de tifus que arrasó la zona norte del estado de Connecticut y que dejó un saldo de seis mil muertos. Los hijos de los Smith se enfermaron uno por uno. Sophronia estuvo enferma tres meses y al borde de la muerte, pero empezó a recuperarse después que sus padres le rogaron al Señor que le salvara la vida.

José Smith tenía entonces siete años y se recuperó de la fiebre en sólo dos semanas, pero sufrió complicaciones que con el paso del tiempo le requirieron cuatro operaciones; la peor fue que contrajo una infección en la tibia y se le inflamó la pierna izquierda, condición que en esta época se llama osteomielitis. Por consecuencia, sufrió horriblemente durante dos semanas. A través de esa penosa experiencia, su hermano mayor, Hyrum, fue muy bueno con él. La madre escribió que “Hyrum pasaba casi todo el día y parte de la noche con José, tomando entre las manos la parte afectada y apretándola para que su hermano pudiera soportar el dolor”24.

Las primeras dos veces que trataron de drenar el pus y bajar la hinchazón de la pierna fallaron y el cirujano principal recomendó que se la amputaran. Pero la madre se opuso terminantemente y dijo a los doctores: “No deben cortarle la pierna; no voy a permitirlo hasta que hagan otro intento”25. Milagrosamente, “el único médico de los Estados Unidos que operaba la osteomielitis con buenos resultados” era un destacado doctor llamado Nathan Smith, de Dartmouth Medical College de Hanover, estado de New Hampshire26, y fue el cirujano a cargo de la operación o por lo menos el principal asesor en el caso de José Smith. Aquel doctor estaba varias generaciones adelantado en el tratamiento de dicha condición.

El niño insistió en que podría resistir la operación sin que lo ataran y sin tomar bebidas alcohólicas que lo insensibilizaran, pero le pidió a su madre que saliera del cuarto para no verlo sufrir. Ella aceptó, mas cuando los doctores le rompieron parte del hueso con fórceps y el pequeño gritó de dolor, ella volvió corriendo a la habitación. “¡Mamá, vete, vete!”, gimió él. La madre salió otra vez, pero volvió a entrar y nuevamente tuvieron que sacarla del cuarto27. Después de esta traumática experiencia, mandaron a José con el tío Jesse Smith al puerto de Salem, Massachusetts, con la esperanza de que la brisa del mar le ayudara a recuperarse. Aun así, la recuperación fue lenta debido a la seriedad de la operación. Caminó tres años con muletas y de vez en cuando cojeaba al andar, pero después recobró la salud y llevó una vida activa.

De acuerdo con su madre, esa operación parece haber sido el único incidente notable de la niñez del Profeta28. Alrededor del año 1813, la familia se mudó a Norwich, Vermont, donde José Smith probablemente haya asistido a la escuela primaria por poco tiempo. También recibía educación religiosa en su hogar y posiblemente participaba en las actividades y los juegos al aire libre propios de esa época. Era alto, atlético y estaba lleno de energías, pero también era una persona pensativa y tranquila. Su madre decía que él “no leía tantos libros como sus hermanos, pero meditaba y estudiaba a fondo lo que leía, mucho más que los demás”29. En Norwich, los Smith empezaron a labrar las tierras de un señor Murdock, como último intento de ganarse el sustento en Vermont trabajando en la agricultura. Lucy Mack Smith escribió lo siguiente: “El primer año no cosechamos nada; pero vendimos la fruta de los árboles que había en la propiedad y pudimos comprar el pan para la familia”30. La plantación del segundo año también fracasó completamente.

El tercer año, 1816, los cultivos de los Smith se congelaron junto con los de casi todos los agricultores de la región ya que ese año, famoso en los Estados Unidos por no tener verano, hubo temperaturas extremadamente bajas. El volcán Tambora, de Indonesia, había tenido una violenta erupción en abril de 1815, considerada la más grande que se conocía en toda la historia. Esparció lo que se calcula fueron unos 105 kilómetros cúbicos de materia volcánica. La ceniza que voló a la estratosfera oscureció el sol como no se había visto desde 1600, y cambió el clima por un período extenso31.

En los estados de Nueva Inglaterra cambiaron drásticamente las condiciones del tiempo. Entre el 6 de junio y el 30 de agosto de 1816 (el verano en el hemisferio norte), hubo cuatro terribles heladas que congelaron casi todos los plantíos. Aunque no sabían cuál era la causa de ese cambio en el tiempo, cientos de descorazonados colonos que habían perdido la cosecha año tras año abandonaron Nueva Inglaterra, entre ellos los Smith de Norwich, Vermont. En la década de 1810 a 1820, muchos se mudaron de Vermont y más de sesenta pueblos se vieron diezmados32. La mayoría de los que emigraron fueron hacia el oeste, motivados por avisos en los periódicos que anunciaban la venta de tierras en los estados de Nueva York, Pensilvania y Ohio, “cubiertas de bosques, bien irrigadas, con facilidad de acceso y muy fértiles. A la venta con facilidades de pago a largo plazo por dos o tres dólares el acre”33.

LA MUDANZA A PALMYRA

En 1816, Joseph Smith fue a Palmyra, condado de Ontario, estado de Nueva York, en compañía de un señor de apellido Howard. Antes de partir, pagó sus deudas a algunos de sus acreedores y arregló con las personas que le debían dinero para que éstas les pagaran a los otros; con eso, pensó que había dejado todos sus asuntos arreglados. Pero algunos de los acreedores no tenían consigo los libros para registrar las transacciones, aunque él lo había hecho todo en frente de testigos. En seguida, se marchó a Palmyra y allá compró tierras. Entonces le mandó decir a su esposa que cargara una carreta con sus bienes y se preparara para la mudanza; había hecho arreglos con Caleb Howard, primo del señor Howard que había viajado con él hasta Palmyra, para que condujera la carreta y ayudara a su familia a mudarse al estado de Nueva York. Pero cuando Lucy Smith ya estaba lista para partir con sus hijos, se presentaron acreedores reclamándole el pago de deudas que, según decían, Joseph no había saldado. Ella lo describió con estas palabras: “Saqué en conclusión que sería mejor pagar lo que pedían en lugar de arriesgarme a que me llevaran ante un tribunal. Por lo tanto, con mucho esfuerzo, conseguí el dinero, que eran ciento cincuenta dólares, y les pagué”. Cuando algunos vecinos bien intencionados le propusieron hacer una colecta para ayudarles, ella no aceptó, “porque la idea de recibir dinero de una colecta iba en contra de mi naturaleza”34.

Una vez que canceló la deuda, Lucy Smith, los ocho hijos y la abuela Lydia, emprendieron el viaje hacia Nueva York con Caleb Howard. Las edades de los hijos fluctuaban de entre la de Don Carlos, que era un bebé, y la de Alvin, que tenía diecisiete años. Durante el viaje, la madre de la hermana Smith se lastimó al volcarse la carreta en la que viajaba; cuando la llevaron a recuperarse a Tunbridge, a la casa de uno de sus hijos, madre e hija se despidieron con tristeza y la anciana le recomendó: “Te suplico que te mantengas fiel al servicio de Dios hasta el fin de tus días, para que yo tenga el placer de abrazarte en otro mundo mejor”35. Lydia Mack falleció dos años más tarde en Royalton a consecuencia del accidente que había sufrido.

Durante el viaje de la mudanza, Lucy Smith se dio cuenta de que, según sus propias palabras, “El Sr. Howard, el conductor de la carreta, era un canalla insensible e inmoral”36. El dinero que Joseph Smith le había dado para que llevara a la familia a Nueva York se lo gastó todo bebiendo y jugando37. José Smith, que en ese entonces era un niño de diez años, decía más adelante que aunque todavía no se había recuperado completamente de la operación que le habían hecho en la pierna, Howard lo obligó a caminar en la nieve más de sesenta kilómetros por día durante varios días, lo cual le causó un dolor y un cansancio insoportables38.

En el pueblo de Utica, a varios kilómetros del lugar adonde se dirigían, Howard descargó la carreta y estaba por marcharse con los bueyes de los Smith cuando Lucy lo enfrentó con estas palabras: “Señor, le prohíbo que toque a los bueyes o que los haga andar un paso más”. La decidida señora volvió a cargar la carreta con las pertenencias de la familia y la condujo el resto del trayecto hasta que llegaron a Palmyra. A su arribo sólo le quedaban dos centavos pero, según dijo, “me sentía feliz de estar en compañía de mi esposo otra vez y de poder entregarnos todos al cuidado y al afecto de tan cariñoso compañero y padre”39.

LA INFLUENCIA DEL AMBIENTE DE NUEVA INGLATERRA SOBRE JOSÉ SMITH

Aparte de los Smith, hubo muchas otras familias de Nueva Inglaterra que estuvieron ligadas a la Restauración: el sucesor de José Smith, Brigham Young, Heber C. Kimball, un fiel Apóstol; además de muchos otros líderes de la Iglesia que también tenían raíces en Nueva Inglaterra. Entre los antepasados de ellos se encontraban personas que habían llegado a América en el buque Mayflower [el barco que llevó al continente americano a los primeros peregrinos procedentes de Inglaterra] o que habían luchado en la guerra de la independencia estadounidense40. Esta gente industriosa e independiente que colonizó las deshabitadas extensiones de Nueva Inglaterra eran personas admirables, eran patriotas, responsables y religiosas. José no tenía por qué sentirse avergonzado de lo que se consideraría una humilde cuna, puesto que su ascendencia le había dejado un legado moral duradero.

Muchas de las creencias de los puritanos con las que José Smith se había criado fueron una preparación para los principios y las doctrinas que recibió más tarde por revelación. Cuando recibió la revelación de que no debemos ser ociosos (véase D. y C. 42:42), eso le confirmó que la vida de la gente de Nueva Inglaterra, tan frugal e ingeniosa, era apropiada; cuando el Señor le dijo que buscara conocimiento de los mejores libros “tanto por el estudio como por la fe” (D. y C. 88:118), la revelación afirmó en él la importancia que daban los puritanos a la educación. Y más adelante, cuando el Profeta promulgó el concepto de una sociedad ideal gobernada por Dios, dio a conocer un principio que los puritanos de Nueva Inglaterra podían aceptar sin dificultad.

No obstante, José Smith no era esclavo de sus tradiciones. Durante su vida introdujo doctrinas y ordenanzas del Evangelio que eran diametralmente opuestas a las creencias puritanas, pero que excedían todas las formulaciones teológicas de otros líderes religiosos en su alcance y claridad. Por ejemplo, su concepto de Dios como un ser personal y amoroso se oponía a la creencia calvinista de un dios inflexible y justiciero. Las revelaciones que declararon que la Trinidad estaba compuesta de tres seres distintos contradijeron la teología tradicional calvinista sobre la Trinidad.

A pesar de la importancia que tuvo en la vida de José Smith la influencia del ambiente en que se crió, Dios fue el que dio forma a sus ideas. Por cierto, el concepto de que el Señor conocía al Profeta en una existencia previa y que lo preparó para encargarse de la misión fundamental de restaurar la Iglesia de Dios en la tierra es parte de la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. José Smith mismo habló de su preordenación: “Todo hombre que tenga un llamamiento para ministrar a los habitantes de este mundo fue ordenado con ese propósito en el Gran Concilio de los cielos, antes de que existiera este mundo. Yo supongo que fui ordenado en ese Gran Concilio para desempeñar esta función”41.

Brigham Young dijo de José Smith: “En los concilios eternos, mucho antes de que se creara la tierra, fue decretado que él sería el hombre que en esta última dispensación del mundo revelaría la palabra de Dios y recibiría en su totalidad las llaves y el poder del Sacerdocio del Hijo de Dios. El Señor estaba consciente de él, de su padre, de sus abuelos y de sus progenitores hasta Abraham, desde Abraham hasta los del diluvio, desde los del diluvio hasta Enoc y desde Enoc hasta Adán. Él ha observado a esa familia y todo ese linaje desde su origen hasta el nacimiento de ese hombre, que fue preordenado en las eternidades para presidir esta última dispensación”42.

NOTAS

  1. History of the Church, 5:498.

  2. Salem Gazzette, nov. 22, 1785, citado por Richard Lloyd Anderson, en Joseph Smith’s New England Heritage, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1971, págs. 89, 91.

  3. Citado por Anderson en Joseph Smith’s New England Heritage, págs. 124–125, 129; véanse también las págs. 130–140.

  4. George A. Smith, “Memoirs of George A. Smith”, pág. 2, citado por Anderson en Joseph Smith’s New England Heritage, pág. 112; véase también History of the Church, 2:443.

  5. Smith, “Memoirs”, pág. 2, citado por Anderson en Joseph Smith’s New England Heritage, págs. 112–113.

  6. Edward W. Tullidge, History of Salt Lake City, Salt Lake City: Star Printing Co., 1886; apéndice biográfico, pág. 157.

  7. Solomon Mack, A Narrative of the Life of Solomon Mack, Windsor, Vt.: 1811, pág. 4.

  8. Lucy Mack Smith, manuscrito preliminar de Biographical Sketches of Joseph Smith, citado por Anderson en Joseph Smith’s New England Heritage, pág. 27.

  9. Véase de Mack, A Narrative of the Life of Solomon Mack, págs. 11–12, 17; véase también de Richard L. Bushman, Joseph Smith and the Beginnings of Mormonism, Chicago: University of Illinois Press, 1984, pág. 15.

  10. Mack, A Narrative of the Life of Solomon Mack, pág. 17; véase también de Bushman, Joseph Smith and the Beginnings of Mormonism, págs. 15–16.

  11. Lucy Mack Smith, History of Joseph Smith, ed. por Preston Nibley, Salt Lake City: Bookcraft, 1958, págs. 7–8.

  12. Smith, Biographical Sketches of Joseph Smith, pág. 68, citado por Anderson en Joseph Smith’s New England Heritage, pág. 29.

  13. Smith, History of Joseph Smith, pág. 31.

  14. Smith, History of Joseph Smith, págs. 34–36.

  15. Smith, History of Joseph Smith, pág. 40.

  16. William Smith, William Smith on Mormonism, Lamoni, Iowa: Herald Steam Book and Job Office, 1883, pág. 6.

  17. Journal of Discourses, 8:351.

  18. Smith, History of Joseph Smith, pág. 182.

  19. William Smith, citado por Richard Lloyd Anderson en “Joseph Smith’s Home Environment”, Ensign, julio de 1971, pág. 58.

  20. Smith, History of Joseph Smith, pág. 46.

  21. Smith, History of Joseph Smith, pág. 49; véanse también págs. 48–50.

  22. Smith, History of Joseph Smith, pág. 68.

  23. Smith, History of Joseph Smith, pág. 51.

  24. Smith, History of Joseph Smith, pág. 55.

  25. Smith, History of Joseph Smith, pág. 56.

  26. LeRoy S. Wirthlin, “Nathan Smith (1762–1828) Surgical Consultant to Joseph Smith”, Brigham Young University Studies, Spring 1977, pág. 337; véase también de LeRoy S. Wirthlin, “Joseph Smith’s Boyhood Operation: An 1813 Surgical Success”, en Sidney B. Sperry Symposium, 26 de enero de 1980, págs. 328–347.

  27. Smith, History of Joseph Smith, pág. 57.

  28. Smith, History of Joseph Smith, pág. 67.

  29. Smith, History of Joseph Smith, pág. 82.

  30. Smith, History of Joseph Smith, pág. 59.

  31. Henry Stommel y Elizabeth Stommel, Volcano Weather, Newport, R.I.: Henry y Elizabeth Stomme, 1983, pags. 3, 11–12.

  32. Larry C. Porter, “A Study of the Origins of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints in the States of New York and Pennsylvania, 1816–1831”, Ph.D. diss., Universidad Brigham Young, 1971, pág. 30.

  33. Lewis D. Stilwell, “Migration from Vermont (1776–1860)”, citado en Proceedings of the Vermont Historical Society, Montpelier, Vt.: Vermont Historical Society, 1937, pág. 135.

  34. Smith, History of Joseph Smith, pág. 61.

  35. Smith, History of Joseph Smith, pág. 62.

  36. Smith, History of Joseph Smith, pág. 62.

  37. Véase de Milton V. Backman, hijo, Joseph Smith’s First Vision, 2a. ed. Salt Lake City: Bookcraft, 1980, pág. 165.

  38. Manuscrito de la Historia de la Iglesia, citado por Dean C. Jessee, ed., en The Personal Writings of Joseph Smith, Salt Lake City: Deseret Book Co., 1984, pág. 666.

  39. Smith, History of Joseph Smith, pág. 63.

  40. Vea Gustive O. Larson, “New England Leadership in the Rise and Progress of the Church”, Improvement Era, agosto de 1968, pág. 81.

  41. History of the Church, 6:364.

  42. En Journal of Discourses, 7:289–290.

house Joseph Smith was born in

Lugar donde nació José Smith en el distrito de Sharon, estado de Vermont. El 23 de diciembre de 1905, el presidente Joseph F. Smith dedicó el monumento de granito y el sitio en conmemoración del centenario del nacimiento del Profeta.

El monumento mide casi doce metros de altura. En la medida inglesa esto corresponde a 38 1/2 pies, uno por cada año de la vida del Profeta. La casa que se ve en el centro, fue erigida y dedicada en la misma fecha y se utilizaba como Centro de Visitantes.

Historia

Fecha

 

Acontecimientos importantes

1638

Robert Smith llega a Massachusetts. Él fue el primer antepasado de José Smith por línea paterna que emigró de Inglaterra a América.

1669

John Mack llega a Massachusetts. Primer inmigrante inglés de la familia materna de José Smith que llegó a América.

1796, 24 de enero

Joseph Smith (el padre del Profeta) se casa con Lucy Mack.

1805, 23 de dic.

José Smith, hijo, nace en el distrito de Sharon, condado de Windsor, estado de Vermont.

1812–1813

A los siete años, José Smith sufre complicaciones de la fiebre tifoidea y lo operan.

1816

Los Smith se mudan de Norwich, Vermont, a Palmyra, Nueva York.

pedigree chart

Los antepasados de José Smith

José Smith

Nace: 23 de diciembre, 1805

Lugar: Sharon, Windsor, Vermont

Fallece: 27 de junio, 1844

Lugar: Carthage, Hancock, Illinois

Joseph Smith

Nace: 12 de julio, 1771

Lugar: Topsfield, Essex, Massachusetts

Fallece: 14 de septiembre, 1840

Lugar: Nauvoo, Hancock, Illinois

Lucy Mack

Nace: 8 de julio, 1776

Lugar: Gilsum, Cheshire, New Hampshire

Fallece: 14 de mayo, 1856

Lugar: Nauvoo, Hancock, Illinois

Asael Smith

Nace: 7 de marzo, 1744

Lugar: Topsfield, Essex, Massachusetts

Fallece: 31 de octubre, 1830

Lugar: Stockholm, St. Lawrence, Nueva York

Mary Duty

Nace: 11 de octubre, 1743

Lugar: Rowley, Essex, Massachusetts

Fallece: 27 de mayo, 1836

Lugar: Kirtland, Lake, Ohio

Solomon Mack

Nace: 15 de septiembre, 1732

Lugar: Lyme, New London, Connecticut

Fallece: 23 de agosto, 1820

Lydia Gates

Nace: 3 de septiembre, 1732

Lugar: East Haddam, Middlesex, Connecticut

Fallece: Aproximadamente en 181

Lugar: Royalton, Windsor, Vermont

cemetery monument

La lápida que marca las sepulturas de la familia Smith en el cementerio Pine Grove de Topsfield, Massachusetts. Allí están enterrados Samuel Smith, su esposa, Rebecca; Samuel II, y su esposa, Priscilla Gould. George A. Smith (Apóstol, 1839–1875) ayudó a erigir este pequeño monumento a sus antepasados en 1873.

old house in Topsfield

En esta casa de Topsfield vivieron cinco generaciones de la familia Smith: Robert Smith, Samuel Smith I, Samuel Smith II, Asael Smith, y Joseph Smith, el padre del Profeta. Este último nació allí el 12 de julio de 1771. La demolieron en 1875.

map of New England

Los antepasados de José Smith vivieron en Nueva Inglaterra.

Kanada

Connecticut

New Hampshire

New York

Massachusetts

Vermont

Albany

Boston

Connecticut

Derryfield (Manchester)

Gilsum

Hudson

Ipswich

Champlainjärvi

Lebanon

Marlow

Merrimack

New York City

North Lyme

Randolph

Rowley

Salisbury

Sharon

South Royalton

Topsfield

Tunridge

“A Narrative of the Life of Solomon Mack” title page

Portada de la autobiografía de Solomon Mack.

Cortesía de la biblioteca John Carter, de la Universidad Brown

Store in Tunbridge

Esta es la tienda y almacén de Tunbridge, el cual seguía en funcionamiento después de 160 años. Se dice que éste es el lugar donde Joseph Smith y Lucy Mack se conocieron.

house and fields in Tunbridge Gore

Tunbridge Gore, Vermont, fue el primer lugar donde vivieron Joseph y Lucy Smith. El 9 de febrero de 1800 nació aquí el hijo de ellos, Hyrum Smith.

map of Vermont and New Hampshire townships

La familia de Joseph Smith se cambió varias veces de residencia, siempre dentro de Nueva Inglaterra. (1) En seguida de casarse, en 1796, se establecieron en Tunbridge, Vermont. (2) En 1802 se mudaron a Randolph y abrieron un almacén. (3) Al año siguiente volvieron a Tunbridge. (4) Ese mismo año de 1803 vendieron las tierras de Tunbridge y vivieron en Royalton por unos meses. (5) En 1804 se mudaron al distrito de Sharon, condado de Windsor, donde nació José Smith. (6) Volvieron a Tunbridge, donde nació Samuel Harrison. (7) En 1808 volvieron a Royalton donde nacieron Ephraim y William. (8) En 1811 se mudaron a West Lebanon, New Hampshire, donde los afectó una epidemia de tifus. (9) En 1813 de mudaron a Norwich, Vermont, donde perdieron la cosecha tres años seguidos. (10) La pérdida de las cosechas los obligó a cambiar de residencia por última vez a Palmyra, Nueva York, en 1816.

Bethel

New Hampshire

Norwich

Randolph

Royalton

Sharon

Strafford

Thetford

Tunbridge

Vermont

Connecticut River

Hanover (Dartmouth College)

Lebanon

Smith Farm

map of Sharon and surrounding townships

José Smith nació en el municipio de Sharon, condado de Windsor, estado de Vermont. No debe pensarse que nació en la villa de Sharon que quedaba al sureste de la granja de los Smith. Como lo muestra el mapa, la propiedad estaba sobre la línea divisoria de los municipios.

Town(Township) of Tunbridge

Town(Township) of Strafford

Town (Township) of Royalton

Town (Township) of Sharon

Orange County, Vermont

Village of North Tunbridge

Village of Tunbridge

Village of Strafford

Village of South Royalton

Village of Sharon

Birthplace of Joseph Smith

White River

Windsor County, Vermont

Hijos de Joseph Smith y de Lucy Mack

Nombre

Fecha de nacimiento

Lugar de nacimiento

Fallecimiento

1. (Sin nombre)

Aproximadamente en 1797

Tunbridge, Vermont

Aproximadamente en 1797

2. Alvin

11 de febrero de 1798

Tunbridge, Vermont

19 de noviembre de 1823

3. Hyrum

9 de febrero de 1800

Tunbridge, Vermont

27 de junio de 1844

4. Sophronia

16 de mayo de 1803

Tunbridge, Vermont

1876

5. José

23 de diciembre de 1805

Sharon, Vermont

27 de junio de 1844

6. Samuel Harrison

13 de marzo de 1808

Tunbridge, Vermont

30 de julio de 1844

7. Ephraim

13 de marzo de 1810

Royalton, Vermont

24 de marzo de 1810

8. William

13 de marzo de 1811

Royalton, Vermont

13 de noviembre de 1893

9. Catherine

28 de julio de 1812

Lebanon, New Hampshire

1 de febrero de 1900

10. Don Carlos

25 de marzo de 1816

Norwich, Vermont

7 de agosto de 1841

11. Lucy

18 de julio de 1821

Palmyra, New York

9 de diciembre de 1882

Nathan Smith

Nathan Smith, uno de los médicos de José Smith en su niñez.

Galería de arte de la Universidad de Yale. Donación de la clase de 1826 a la Escuela de Medicina.

map of New England

Los montes Apalaches constituían una barrera natural que dificultaba la inmigración hacia el oeste a principios de la historia de los Estados Unidos. Algunos exploradores encontraron al fin tres rutas aceptables que comunicaban la costa oceánica con el interior del continente: la Mohawk Turnpike, en el estado de Nueva York; la National Road de Maryland, Pensilvania y Ohio; y la Wilderness Road en North Carolina, Tennessee y Kentucky.

La familia Smith se valió de la primera de estas rutas para trasladarse a la región de Palmyra, Nueva York. El camino salía de Massachusetts y se dirigía a Albany, la zona oriental del estado de Nueva York, y después hacia el valle del río Mohawk.

Lake Ontario

Lake Erie

Appalachian Mountains

National Road

Louisville

Baltimore

Buffalo

Mohawk Turnpike

Boston

Richmond

Wilderness Road