Instituto
    Ester: Reina de Persia y defensora de su pueblo
    Notas al pie de página
    Theme

    31

    Ester: Reina de Persia y defensora de su pueblo

    Ester

    (31-1) Introducción

    La belleza de Ester era tal que pudo atraer y mantener para sí el corazón de un emperador del Medio Oriente acostumbrado a estar rodeado por la belleza. A sus encantos físicos se añadían cualidades de espíritu que eran reveladoras de su belleza interior. Estas cualidades eran la lealtad, el amor y la dedicación. Sumisa pero valiente y fiel, pudo desviar el intento de hombres malvados que estaban determinados a destruir a su pueblo. En verdad ella salvó al pueblo del convenio de Dios de un planeado exterminio.

    La historia de Ester es sagrada para los judíos y fascinante para todos por la intrépida defensa de sus convicciones y de su pueblo. Su nombre, en lengua persa, significa "una estrella". Los muchos significados de ese símbolo son sumamente apropiados.

    COMENTARIOS SOBRE ESTER

    (31-2) Ester 1:1-12. ¿Quién era Asuero?

    El libro de Ester se inicia con la descripción de un gran banquete en la opulenta corte de Susa, palacio del gran emperador persa, Asuero. Este nombre es la forma hebrea del nombre persa Khsyayarsha, mejor conocido en la historia como Jerjes (forma griega del mismo nombre). La mayoría de los eruditos establecen que los acontecimientos contenidos en el libro de Ester ocurrieron entre los años 482 y 478 a. C.

    Uno de los rasgos del banquete era la cantidad de vino que, de acuerdo con el versículo 8, sería repartido según cada invitado quisiera (véase D. Guthrie y J. A. Motyer, eds., The New Bible Commentary: Revised, pág. 415). Tal vez esa fue la razón por la que la reina Vasti no quiso asistir. Después de varios días de beber descontroladamente, los invitados probablemente estarían bastante ebrios y ella pudo haber considerado que estaba por debajo de su dignidad de reina desfilar ante un grupo así solamente para mostrar su belleza.

    (31-3) Ester 1:19. Edictos irrevocables

    La negativa de la reina Vasti de obedecer un llamado directo del rey puede despertar la simpatía de los lectores modernos, pero en una época en la que se esperaba que las mujeres fueran sumisas y en la que el emperador tenía poder absoluto sobre la vida y la muerte, su obstinación resulta sorprendente. Sin embargo, la reacción de la asamblea no es tan sorprendente. Los hombres presentes en el banquete inmediatamente dedujeron que tal independencia en el espíritu de Vasti, quien indudablemente era envidiada por las demás mujeres del imperio, inspiraría una independencia semejante en el espíritu de sus esposas. Si la rebeldía de Vasti (en la consideración de estos hombres) quedaba sin castigar, sabían que serviría para inspirar una reacción similar en sus esposas. Por lo tanto, presionaron a Asuero para que tomara medidas, y particularmente pidieron un decreto "que no [fuera] quebrantado" (vers. 19).

    Keil y Delitzsch explicaron la razón por la que el edicto era importante: "Un edicto emitido por el rey, agregado a las leyes de los medos y persas, y sellado con el 'anillo del rey' (Ester 8:8), no pasa sin ejecutarse, es decir, permanece vigente y es irrevocable (comparar con Daniel 6:9). Los consejeros presionaron a Asuero para que aprobara tal edicto, con el fin de imposibilitar que el rey volviera a recibir favorablemente a Vas ti, no fuera que ellos sufrieran la venganza de ella al recibir la restauración de su influencia." (Commentary on the Old Testament, 3:3:331.)

    El rey cedió; el decreto fue emitido, y Vasti perdió su lugar como reina, dando oportunidad para que Ester fuera elegida como una de las esposas del rey y finalmente salvara a su pueblo.

    (31-4) Ester 2:5-8. ¿Cuál era el parentesco entre Ester y Mardoqueo?

    Poco se sabe con certeza en cuanto a Mardoqueo. Era de la tribu de Benjamín y su bisabuelo aparentemente fue llevado al cautiverio en la primera deportación de judíos. Algunos escritores judíos creen que tenía un alto puesto en la jerarquía persa que le daba acceso a la corte (véase Keil y Delitzsch, Commentary, 3:3:337). Por el relato bíblico parece que era un hebreo devoto que tenía gran fe en Jehová. También era valiente, recto y práctico en sus decisiones.

    Al hermano de su padre le nació una hija que recibió el nombre de Hadasa, "mirto" en hebreo. Sin embargo, en la historia sagrada se le menciona por su nombre persa, Ester, que significa "estrella". Al morir los padres de ella, Mardoqueo la adoptó y la crió en su casa.

    (31-5) Ester 2:10. ¿Por qué Ester no declaró cuál era su pueblo?

    A Ester se le mostró respeto y deferencia porque, obedeciendo la sugerencia de Mardoqueo, ella no dijo que era de linaje judío. Una doncella judía no habría recibido trato tan amistoso. Aun después de ser elegida como reina, mantuvo en secreto su identidad racial por solicitud de Mardoqueo (véase vers. 20).

    (31-6) Ester 2:12-17. ¿Qué eran los meses de los atavíos?

    Adam Clarke explica así: "se elegían las más hermosas entre las vírgenes de todas las provincias de Babilonia; y se tomaban de entre todas las clases sociales, indiscriminadamente; en consecuencia, había muchas que se habían criado en bajos niveles". (The Holy Bible… with a Commentary and Critical Notes, 2:810.) Se requería un largo período de preparación y embellecimiento para estas mujeres antes de su presentación ante el rey.

    El hecho de que cada virgen podía recibir "lo que ella pedía" (vers. 13) parece implicar que podía elegir joyas y adornos a fin de hacer la impresión más favorable. Ester no usó este privilegio, sino que tomó solamente lo que Hegai, el eunuco del rey, o cuidador del harén, le dio. Ester debe haber sido muy bella para ser elegida por el rey.

    Es probable que los meses de los atavíos fueran usados tanto para impartir capacitación y educación en cuanto a las costumbres de la corte así como para preparación física.

    (31-7) Ester 2:21-23. ¿Qué hizo Mardoqueo para que Ester se lo comunicara al rey?

    Evidentemente Mardoqueo, que servía en la corte, se enteró de un complot para asesinar al rey. Los reyes de la antigüedad estaban conscientes de que corrían el riesgo de asesinato y siempre estaban bien custodiados. Pero Bigtán y Teres, "de la guardia de la puerta" (vers. 21), o sea, de la guardia personal del rey, cuidaban los aposentos de éste. Su conspiración para matar al rey era especialmente peligrosa porque podían fácilmente acercarse a él. Mardoqueo se enteró del complot y lo informó al rey a través de Ester. El relato de la lealtad de Mardoqueo se incluyó aquí por la importancia que tuvo en el desenlace de la narración.

    (31-8) Ester 3:1-6. ¿Por qué Mardoqueo no se arrodillaba ante Amán?

    Probablemente no había nada personal en la negativa de Mardoqueo de arrodillarse ante Amán. "La única explicación es que Mardoqueo solicitó que no se le obligara a hacerlo por ser judío. Es posible que Amán demandara no solamente sujeción sino también adoración, y Mardoqueo no quería violar el primer mandamiento… Si el temor a la idolatría era lo que había detrás de la negativa de Mardoqueo a inclinarse, entonces ningún judío se inclinaría, y es comprensible la decisión de Amán de vengarse de todo el pueblo. Herodoto (i. 106; iii. 79) también cuenta acerca de actos de venganza que involucraban una matanza en masa… En el libro de Ester el antisemitismo se hace evidente en la intencÍón expresa de Amán de exterminar a toda la raza judía. Podría parecer increíble que el orgullo herido de un hombre llevara a una conclusión tan irracional si no fuera que la historia ha conocido un ataque igualmente irracional contra los judíos en el siglo XX." (Guthrie y Motyer, New Bible Commentary, págs. 416-17.)

    (31-9) Ester 3:7-15. ¿Por qué el decreto fue publicado prematuramente?

    Ester había sido reina durante tres años cuando Amán llevó a efecto el complot que había planeado. Esto lo hizo echando suertes para determinar el día en el que ejecutaría el decreto -primero para conocer el día del mes y luego para conocer el mes del año (véase Guthrie y Motyer, New Bible Commentary, pág. 417).

    "Aquí nos vemos forzados a preguntarnos por qué se publicó el decreto tan prematuramente. Se les instruyó a los escribas que lo prepararan el trece del primer mes. Aunque debían hacerse muchas copias en diferentes idiomas, no se requería mucho tiempo para hacerlo en una oficina de gobierno bien organizada. Tan pronto como los escribas terminaron su labor, se mandó el decreto a todos los rincones del imperio, y llegaría a los puntos más distantes en el plazo de tres semanas a lo sumo. Esto daría once meses, y diez en las provincias más lejanas, entre la publicación y la ejecución del decreto. ¿Cuál fue el motivo para tal intervalo? Ciertamente no se requería tanto tiempo para preparar su ejecución, ni se sugiere en el texto que haya sido así, como supone Bertheau. Ni tampoco debe haber sido la intención de Amán que los judíos sufrieran un largo período de ansiedad. Por el contrario, el motivo parece haber sido, como Clericus y otros han conjeturado, obligar a muchos judíos a abandonar sus propiedades y escapar a otras regiones a fin de preservar sus vidas. De esta manera Amán alcanzaría su propósito. Se vería libre de la presencia de los judíos y podría enriquecerse, apropiándose de sus posesiones. Por otra parte, la providencia de Dios intercediendo por los judíos es inequívocamente evidente tanto en la prisa de Amán para satisfacer su deseo de venganza como en el hecho de que la suerte cayó en fecha tan lejana. Fue solamente gracias a que hubo tal intervalo entre la publicación del decreto y el día señalado al azar para su ejecución, que fue posible que los judíos tomaran medidas para evitar la destrucción que los amenazaba, tal como lo demuestran los acontecimientos históricos." (Keil y Delitzsch, Commentary, 3:3:348-49.)

    (31-10) Ester 4:1-17. ¿Fue preordinada Ester?

    "El pueblo judío del imperio sufrió un golpe terrible cuando la noticia se diseminó. Y sobre Ester recayó una carga doble: primero, la triste noticia de la condena a muerte que se cernía sobre su pueblo; luego, el riesgo de perder la vida ella misma al procurar evitar la calamidad general.

    "Uno de los indicios de la religiosidad en los personajes principales de esta historia se hace evidente en la declaración perspicaz de Mardoqueo a Ester: '… ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?' Parece ser que se implica la existencia de una Providencia y un propósito vigilante, aunque no se menciona explícitamente a Dios en este pasaje ni tampoco en el resto del libro." (Ellis T. Rasmussen, An Introduction to the Old Testament and Its Teachings, 2:116.)

    En otras palabras, Mardoqueo le dijo a Ester que tal vez a ella se le había levantado para ser reina en ese tiempo con el propósito de que salvara a su pueblo. También se implica que la belleza de Ester era un don de Dios para ponerla en posición de ganar la gracia del rey y salvar a su pueblo.

    (31-11) Ester 4:11-16. "Si perezco, que perezca"

    Hay dos puntos que hacen importante este versículo: el consejo de Ester de que ayunaran tres días y tres noches, y su determinación de arriesgar su vida, si era necesario, a fin de salvar a su pueblo. A ella no se le había llamado para ver al rey por treinta días (véase verso 11) y dedujo que ya no le agradaba y no sería bien recibida si entrara sin ser invitada. Sus palabras no son una expresión de desesperación, sino de resignación ante lo que había decidido que tenía que hacer (véase Keil y Delitzsch, Commentary, 3:3:352-54). Los reyes del Medio Oriente generalmente tenían muchas esposas, y ellas por lo general se presentaban solamente cuando se les llamaba y no cuando ellas de por sí decidían ver al monarca. Ir a la presencia del rey sin ser llamado era un delito castigado con la pena capital. La vida de Ester realmente estaba en juego.

    (31-12) Ester 5:1-8. Ester no se apresura

    Ester se valió de su primer recibimiento favorable para asegurarse la buena voluntad del rey y hacer una invitación estratégica. Pero la primera invitación no fue suficiente y tuvo que ofrecer un segundo banquete a la noche siguiente. Lo que sucedió en esas veinticuatro horas es de suma importancia (véase el capítulo 6). El repentino deseo del rey de que le leyeran los anales históricos obviamente fue inspirado por el Señor. El ayuno y la fidelidad de Ester y de su pueblo fueron productivos y lograron la ayuda del Señor. Con la fuerte posición que ocupaba Amán y con lo mucho que el rey lo favorecía (véase Ester 3:1-2), una acusación directa de parte de Ester bien podía ser rechazada si el rey no hubiera estado preparado de antemano.

    (31-13) Ester 5:9-14. ¿Qué altura tenía la horca?

    La horca probablemente no era un patíbulo muy complicado, sino más bien un madero alto del cual iban a colgar a Mardoqueo. Cincuenta codos serían aproximadamente unos ventidós metros de altura. Cuanto más alta fuera la horca, más fácil sería verla desde una gran distancia. La intención de Amán parece haber sido la de usar a Mardoqueo para ejemplo ante todos.

    (31-14) Ester 6. Se honra a Mardoqueo, no a Amán

    "Resulta irónico que en ese momento en particular el rey se valiera de los servicios de Amán para recibir una sugerencia en cuanto a cómo honrar a cierto hombre merecedor. Amán no sabía que era para Mardo que o que se estaban preparando los honores, ¡en el preciso momento en que él había llegado a obtener permiso para ahorcarlo!

    "Y así fue que Amán sufrió la frustración y la humillación de hacer para Mardoqueo lo que había esperado para sí mismo; además, no tuvo oportunidad de llevar a cabo su malvado plan. Notemos que la propia esposa de Amán había predicho de forma amenazadora el terrible destino que vendría sobre él si su oponente era 'de la descendencia de los judíos'." (Rasmussen, Introduction to the Old Testament, 2:117.)

    (31-15) Ester 7:7-8. ¿Por qué cayó Amán sobre la cama de Ester?

    En el Medio Oriente, en los tiempos antiguos, se servían los banquetes a los invitados mientras estaban reclinados sobre almohadones o sillones. El vocablo hebreo que se ha traducido como lecho bien pudo ser un sillón o reclinatorio. Parece ser que Amán se acercó a Ester en el banquete y cayó sobre el reclinatorio de ella para rogar por su vida. La abrupta partida del rey pudo deberse al deseo de verificar lo que Ester había dicho, con algunos de los otros ayudantes de la corte. Al retornar el rey al banquete, interpretó la postura de Amán como una insinuación de carácter sexual y dio orden de que lo ejecutaran. Así, sin sugerencia directa de Ester respecto a cuál debía ser el castigo de Amán, las circunstancias llevaron a la rápida ejecución del hombre que pudo haber resultado ser, aun después de haber perdido el apoyo del rey, un poderoso enemigo de la reina.

    (31-16) Ester 8. ¿Por qué algunos de los persas "se hacían judíos"?

    "La tarea de salvar al resto de los judíos después que Ester y Mardoqueo fueron salvados y honrados en el reino fue complicada por el anunciado principio de que ningún edicto que se hubiera emitido en el nombre del rey podía revocarse. Tenían que establecer un medio para dar a los judíos autoridad para luchar por su propia vida y defenderse de quienes trataran de obedecer el primero edicto de muerte el día trece del mes de Adar.

    "Notemos el típico fenómeno psicológico de la 'conversión' de muchos al judaísmo al ver el creciente poder de los judíos en el reino (vers. 17)." (Rasmussen, Introduction to the Old Testament, 2:117.)

    (31-17) Ester 9:17-32. La festividad de Purim

    Pur (purim es el plural), o echar suertes, procedimiento usado por Amán (véase Ester 3:7) para determinar el día de la destrucción de los judíos, se consideraba después como una gran bendición. El hecho de que la suerte había caído en una fecha lejana permitió que Ester y Mardoqueo salvaran a su pueblo. Para celebrar esta gran ocasión de liberación, los judíos establecieron un nuevo festival que ellos conmemoran hasta la fecha. Se le llama Purim en memoria de la suerte echada por Amán y es un festival de gran regocijo. Un escritor judío de nuestro tiempo describe así esta celebración:

    "Purim es lo más parecido que tiene el judaísmo a una fiesta popular o carnaval. Es otra celebración de luna llena, y coincide con el catorce del mes Adar, generalmente en febrero o marzo. El origen de la celebración está en el libro de Ester. La ocasión, naturalmente, es la famosa liberación de los judíos persas de su opresor hitleriano, Amán…

    "El día anterior a Purim es el Ayuno de Ester, y se ayuna desde la salida del sol hasta el ocaso. A la puesta del sol las sinagogas se llenan. La marcada diferencia entre esta celebración y las demás del año judío está en el número de niños que participan. Purim es la Noche de los Niños en la casa del Señor. Siempre lo ha sido, y los niños sienten sus derechos y los ejercen. Portan banderas y matracas… con las que producen un ruido sorprendente. Después de las oraciones vespertinas comienza la lectura del Libro de Ester, con bastante solemnidad, con la bendición acostumbrada sobre el libro y el canto de los primeros versículos con una música especial que se escucha solamente en esta festividad. Los niños están muy quietos, esperando. El Lector canta el primero y el segundo capítulo y por fin llega a las famosas palabras 'Después de estas cosas el rey Asuero engrandeció a Amán… agague', pero nadie llega a oír la última palabra. El nombre Amán desata el zapateo, golpeteo y un huracán de matracas. El Lector espera pacientemente. El ruido disminuye. Sigue la lectura y pronto el Lector enuncia otro 'Amán'. El demonio parece desatarse nuevamente al sonido de este nombre. Esto continúa, y como Amán ahora es una figura importante en el relato, el ruido se produce bastante frecuentemente. Los niños, lejos de cansarse o aburrirse, se llenan de entusiasmo. Lo hacen con un seguro instinto de populacho: austero silencio durante la lectura, explosiones después de cada 'Amán'. Hay pasajes en los que el nombre de Amán aparece varias veces en un corto espacio. La paciencia del Lector va disminuyendo y finalmente se acaba. Es imposible leer con tantas interrupciones. Hace gestos airados a los niños a través de la tormenta de las matracas y arroja miradas pidiendo auxilio al rabino. Esto, naturalmente, es lo que los niños han esperado. Desde ese momento hasta el final hay una lucha despiadada entre el Lector y los niños. El trata de no pronunciar bien el nombre 'Amán'; que aparece tan repetidamente, pero ellos lo detectan con estentóreas salvas. El llega al versículo final, agotado, vencido, furioso, y todo es risa desordenada en la sinagoga. Tal vez no sea muy justo hacer que el Lector se lleve las de Amán en esta celebración, pero eso es casi lo que sucede…

    "Más allá de esta alegría, la festividad incluye obligaciones religiosas: escuchar el Megillah (el Libro de Ester), repartir dádivas entre los pobres, preparar una comida de celebración e intercambiar presentes con los vecinos y amigos. Esta última práctica es el Shalakh Manos, o sea el Envío de regalos. Los regalos deben ser comidas o bebidas para consumir ese mismo día." (Herman Wouk, This Is My God, págs. 98-100.)

    (31-18) Ester 10:1-3. ¿Por qué la mayoría de los judíos quedó en Babilonia?

    Tener a Mardoqueo cerca del rey ciertamente aliviaba de mucha opresión a los judíos y les daba un lugar favorable en el imperio. Este buen trato pudo haber sido la razón por la que la mayoría de los judíos prefirieron quedarse en Babilonia en lugar de retornar a Judea cuando surgió la oportunidad.

    RESUMEN ANALITICO

    (31-19) Mardoqueo: En el mundo pero no ser de él

    La situación de Mardoqueo se asemeja en algunas maneras a la de los modernos seguidores de Jesús. Para Mardoqueo Babilonia era una realidad física. El se veía obligado a actuar en medio de una sociedad extranjera. Hoy día, Babilonia, o el mundo, es una realidad espiritual. Las normas del mundo moderno son constantemente extranjeras (extrañas) a los valores defendidos por los discípulos del Salvador. El cometido está en mantener intactos los valores y a la vez encontrar formas, tal como lo hizo Mardoqueo, de ser útil a la sociedad y a Cristo. Mardoqueo no podía haber hecho lo que hizo si hubiera transigido sobre sus principios. Puesto que se había preparado y estaba deseoso de tomar parte en los asuntos del reino, finalmente llegó a ser el principal ministro del rey.

    "En Doctrina y Convenios el Señor nos dice que estemos ansiosamente empeñados en causas buenas (véase 58:27). Esto sugiere que no podemos responder a todas las causas. Debemos seleccionar lo que quisiéramos hacer en términos de tareas comunitarias y cívicas. Pero también sugiere que debemos dedicar cierta parte de nuestro tiempo y talentos al servicio de nuestra comunidad, pues tiene valor a los ojos de Dios.

    "El mundo está lleno de manías. El mundo está lleno de causas inútiles que llevan a un callejón sin salida. Nuestra tarea, por lo tanto, es ser prudentes en la selección de una buena causa, con las Escrituras y los profetas modernos como nuestra guía.

    "Anne Morrow Lindbergh, en su libro Gift From the Sea (Un don proveniente del mar) dice: 'Mi vida no puede poner en acción todas las demandas de toda la gente ante la que mi corazón responde'. Vosotros no podéis ocuparos de más cosas que las que podéis llevar a cabo. La selección cuidadosa de causas es una de las más elevadas formas del uso del libre albedrío que podemos alcanzar, y, realmente, uno de los caminos en los que Dios pone a prueba nuestra sabiduría básica y nuestra capacidad de amar." (Neal A. Maxwell, discurso presentado en la conferencia de Jóvenes Adultos de Catalina, California, el 23 de octubre de 1972.)

    (31-20) ¿Has venido tú "para esta hora"?

    Ester significa "estrella" en lengua persa. ¡Cuán apropiado el título para una mujer que pudo haber estado presente "cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios"! (Job 38:7.) Aunque el texto no menciona preordinación o llamamiento de Ester, la pregunta de Mardoqueo, "¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?" (Ester 4:14) sugiere que ella vino al mundo para salvar al pueblo del pacto.

    F. M. Bareham escribió lo siguiente:

    "Nosotros presumimos que Dios puede controlar Su mundo solamente por medio de grandes batallas, mientras que todo el tiempo lo hace por medio de hermosos niños.

    "Cuando un error requiere corrección, o una verdad ser predicada, o un continente ser descubierto, Dios envía a un niño al mundo para hacerlo." (En Spencer W. Kimball, La fe precede al milagro, pág. 321.)

    ¿Y usted? ¿Se ha detenido a pensar alguna vez en qué puede consistir su preordinación? Considere estos pensamientos expresados por el élder Bruce R. McConkie: "Los grandes hombres fueron preordinados a ciertos ministerios particulares. Pero eso es solamente una parte de la doctrina de la preordinación. Lo grande y glorioso de la preordinación es que toda la casa de Israel fue preordinada, que millones y más millones —comparativamente pocos entre el total de las huestes preexistentes— fueron preordinados". (Making Our Calling and Election Sure, Brigham Young University Speeches of the Year, Provo, 25 de marzo de 1969, pág. 6.)

    Es posible que nuestro llamamiento no sea el de salvar a una nación, ni el de guiarla. Pero hay una cosa que es cierta: Usted está aquí no por casualidad sino por designio. Si lo desea, tiene un papel que desempeñar en el establecimiento del reino, el cual finalmente dará como producto a Sión en preparación para la segunda venida de Cristo.