Instituto
Proverbios, Eclesiastés: "Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría"
anterior siguiente

2

"Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría"

Proverbios, Eclesiastés

(2-1) Introducción

Los libros de Proverbios y Eclesiastés a veces son llamados "literatura de la sabiduría". Los sabios del antiguo Cercano Oriente comprendieron la superioridad de la sabiduría sobre el conocimiento, pues ella abarca al conocimiento e incluye también la conducta moral y la comprensión. Una persona no se consideraba sabia, a pesar del conocimiento que pudiera tener, si sus hechos no se ajustaban a sus creencias rectas. "Como todas las virtudes intelectuales hebreas, la sabiduría… es intensamente práctica, no teórica. Básicamente, la sabiduría es el arte de alcanzar el éxito, de formar el plan correcto para llegar a los resultados deseados. Su asiento es el corazón, el centro de la decisión intelectual y moral (comparar 1 Reyes 3:9, 12)." (J. D. Douglas, ed. , The New Bible Dictionary, s. v. "wisdom".)

"El libro de Proverbios en el Antiguo Testamento… es el mejor ejemplo de 'literatura de la sabiduría' hebrea, proviniendo, aparentemente, de las experiencias del pueblo, las que hombres sabios epitomaron formando breves reglas de conducta. El libro difiere de los libros de los profetas en que se le puede atribuir su contenido más a las ideas del hombre que a la revelación divina. En cuanto a que Salomón haya sido el autor de los proverbios, 1 Reyes 4:33 dice que él expresó miles de ellos, cubriendo todos los aspectos de las relaciones entre la naturaleza, el hombre y Dios. Si los proverbios existentes en la Biblia incluyen todos los de Salomón o no, y si todos los que se le atribuyen son suyos o no, sería difícil de precisar en este momento. En todo caso, Proverbios, capítulos 1-9, lleva como título 'Proverbios de Salomón'. En su mayoría están presentados en forma de consejo de un padre a su hijo, pero incluyen también algunos poemas extensos sobre el tema de la sabiduría (por ejemplo, el capítulo 8 en el que la 'Sabiduría' es personificada y no parece ser una idea abstracta sino un personaje, un miembro de la Trinidad). Los capítulos 10-22:16 son apropiadamente titulados 'Proverbios de Salomón', pues contienen solamente dísticos (coplas) formales que por definición son proverbios en todo el sentido de la palabra. Desde el 22:17 hasta el fin del capítulo 24 hay una variedad de amonestaciones más largas y máximas sobre asuntos morales y sociales. Los capítulos 25 al 29 también constituyen una unidad llamada 'Proverbios de Salomón'. El capítulo 30 es llamado 'Las palabras de Agur'; y el capítulo 31, 'Palabras del rey Lemuel'." (Ellis T. Rasmussen, An Introduction to the Old Testament and its Teachings, la ed. , 1969, 2:45.)

COMENTARIOS SOBRE PROVERBIOS

(2-2) Proverbios 1:1-6. ¿Qué es el libro de los Proverbios?

"El vocablo 'proverbio'… viene de una raíz que parece significar 'representar' o 'ser como'… Sin embargo, el sentido se amplió, aplicándose a dichos en los que tal analogía no es evidente y llegó a designar coplas y dichos en general.

"Pero los proverbios contenidos en este libro no son tanto dichos populares sino el resultado de la sabiduría de maestros que conocían la ley de Dios y aplicaban sus principios a la vida." (D. Guthrie y J. A. Motyer, eds. The New Bible Commentary: Revised, pág. 549.)

(2-3) Proverbios 1:1. ¿Quién escribió el libro de los Proverbios?

"El título es 'Los proverbios de Salomón, hijo de David'. En varios lugares en el libro hay encabezamientos indicando quien es el autor de las diferentes secciones. Así los proverbios del capítulo 10 se le atribuyen a Salomón; y las secciones 22:17 y 24:23, 'a los sabios'. En 25:1 aparece la siguiente aclaración: 'También éstos son proverbios de Salomón, los cuales copiaron los varones de Ezequías, rey de Judá'; el capítulo 30 tiene como encabezamiento: 'Palabras de Agur, hijo de Jaqué'; y el capítulo 31 se le atribuye al 'rey Lemuel', o más bien a 'su madre'." (Guthrie y Motyer, New Bible Commentary, pág. 548.)

Según lo registrado en las Escrituras, Salomón enunció o recopiló tres mil proverbios y escribió 1005 cantares (véase 1 Reyes 4:32). Parte de la sabiduría de este rey sin duda fue preservada por escritores posteriores y editores del Antiguo Testamento y ahora se encuentra en la literatura de la sabiduría.

(2-4) Proverbios 1:6. ¿Qué significa la expresión "los profundos"?

Los primeros versículos de los Proverbios expresan que uno de los propósitos de esta colección de sabiduría es ayudar a que los hombres entiendan los dichos profundos de los sabios. La expresión hebrea equivalente a dichos profundos es afín a la idea de adivinanzas. Aquí la idea es que los dichos de los sabios tienen un significado oculto para el que no es sabio.

(2-5) Proverbios 1:7. ¿Cuál es el tema del libro de los Proverbios?

El tema está declarado en el versículo 7: "El principio de la sabiduría es el temor de Jehová". Temor aquí está empleado para significar reverencia o profundo respeto hacia Dios. Aunque hay mucho que no pasa más allá de la sabiduría humana, la obra sirve para hacernos recordar que para el Señor todas las cosas son espirituales (véase D. y C. 29:34). El libro recalca la idea de que aun en la mortalidad, si se consideran en forma apropiada, todas las cosas testifican de Dios.

(2-6) Proverbios 1:8-9. Obediencia al consejo paterno

Estos versículos expresan la idea de que la sabiduría obtenida mediante la obediencia al consejo paterno es un hermoso ornamento (corona) en la cabeza y como cadenas (collares) en el cuello del individuo.

(2-7) Proverbios 2. La sabiduría viene de Dios

Este capítulo recalca que la sabiduría es un don de Dios obtenible solamente por medio de la búsqueda diligente y que Dios cuidará y protegerá a quienes la reciban y permanezcan fieles a ella. Esta promesa se puede comprender solamente si tenemos presente que para Israel la sabiduría radicaba en obedecer las leyes de Dios.

(2-8) Proverbios 2:10. La cabeza, el corazón y las entrañas

En las culturas oriental y occidental se simboliza a los centros del entendimiento y de los sentimientos mediante distintos órganos del cuerpo. En el oriente el hombre "entiende" con su corazón y "siente" con las entrañas. En el occidente el hombre "entiende" con la cabeza o con la mente, y "siente" en el corazón. Compare Doctrina y Convenios 9:8 que dice: "tu pecho arda dentro de ti", con Proverbios 2:10 que dice: "la sabiduría entrare en tu corazón, y la ciencia fuere grata a tu alma" (véase también Proverbios 6:18; 22:17).

(2-9) Proverbios 2:14. "Perversidades del vicio"

El vocablo perversidades es traducción de varios vocablos hebreos que comparten la idea común de engaño, maldad, locura.

(2-10) Proverbios 2:16. ¿Qué significa "la mujer extraña"?

Esta frase se refiere no solamente a las extranjeras (no israelitas) e idólatras, sino también a las mujeres sin virtud o castidad; a menudo se usa como sinónimo de ramera.

(2-11) Proverbios 3:5-7. "Fíate de Jehova"

El presidente N. Eldon Tanner a menudo citaba el pasaje de Proverbios 3:5-7. En una ocasión dijo:

"¡Cuánto más sabio y mejor es que el hombre acepte las verdades sencillas del evangelio y que acepte como autoridad a Dios, el Creador del mundo, y a su Hijo Jesucristo! Y que acepte mediante la fe aquellas cosas que no puede refutar y para las que no puede aportar una explicación mejor. Debe estar preparado para reconocer que hay algunas cosas —muchas, muchas de ellas— que no puede comprender.

"¿Cómo podemos negar o poner en duda a Dios cuando no podemos comprender cosas más sencillas que nos rodean, por ejemplo: cuáles son las funciones de la hoja, qué es la electricidad, en qué consisten nuestras emociones, en qué momento el espíritu entra en el cuerpo y qué sucede cuando lo abandona? ¿Cómo podemos decir que porque no comprendemos la resurrección, no hay o no puede haber resurrección?

"Se nos amonesta de la siguiente forma: 'Fíate de Jehova' de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia (3:5). Y se nos advierte: '¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!' (Isaías 5:21.)" (En Conference Report, oct. de 1968, pág. 49.)

(2-12) Proverbios 3:11-12. "No menosprecies… el castigo de Jehová"

Este versículo nos reitera un tema conocido en las Escrituras: Frecuentemente el Señor castiga a sus hijos para ayudarlos a progresar espiritualmente (véase Helamán 15:3; D. y C. 95:1; 101:4-5).

(2-13) Proverbios 4:7. Obtener sabiduría "ante todo"

Después de citar este pasaje, el élder Theodore M. Burton, entonces Ayudante al Consejo de los Doce Apóstoles, dijo: "Así como el cuerpo y la mente necesitan alimentarse, también lo necesita el espíritu. Ruego a la juventud: Adquirid conocimiento, desarrollad sabiduría y entendimiento. Buscad el conocimiento del espíritu. Buscad conocimiento para la mente, buscad el conocimiento del alma y sed hombres y mujeres refinados, sabios en todo sentido, pues testifico ante vosotros en este día que la seguridad, la seguridad verdadera, se basa en el conocimiento de la divinidad de Jesucristo. Este es el comienzo de todo aprendizaje y de toda sabiduría. Este es el mayor conocimiento, el mayor entendimiento, el más grande consuelo que los hombres pueden tener. Si los hombres tienen en el corazón este conocimiento, pueden enfrentar todas las vicisitudes de la vida." (En Conference Report, abril de 1961, pág. 129.)

(2-14) Proverbios 4:18-19. Luz para la obscuridad

Cierta vez el presidente Brigham Young comentó en cuanto a estos versículos:

"Se dice que la vida del cristiano está llena de dolor, tribulación, pesar y tormentos extremos, de luchas externas e internas contra las ansiedades, la desesperación, la tristeza y el duelo. Su senda parece estar llena de trampas, grietas e incertidumbre, pero esto es un error, porque la senda del justo es 'como la luz de la aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto' en tanto que 'el camino de los impíos es como la obscuridad; no saben con qué tropiezan'. (En Journal of Discourses, 9:318; véase también Proverbios 4:18.)

"La fe que he abrazado me ha dado luz para andar en la obscuridad, alivio en tiempos de dolor, gozo y alegría en vez de pesar, seguridad a cambio de incertidumbre y esperanza en los momentos de desesperación." (En Journal of Discourses, 9:318; véase también Proverbios 4:18; 12:13.)

(2-15) Proverbios 6:16-19. Siete cosas que el Señor aborrece

El presidente J. Reuben Clark, hijo, citó este pasaje y comentó: "Leo estos versículos para mostraros que el Señor no nos ha dejado en duda ni en obscuridad en cuanto a las cosas, algunas de ellas, que no debemos hacer, y añadimos éstas a los Diez Mandamientos". (En Conference Report, abril de 1952, págs. 97-98.)

Proverbios 6:16 menciona seis cosas y luego una séptima que el Señor aborrece. Esta forma de agregar una idea a lo que se ha dicho, es un recurso literario empleado a menudo por los escritores hebreos para añadir belleza y fuerza a las expresiones y para expresar la idea de unidad de expresión (E. W. Bullinger, Figures of Speech Used in the Bible, págs. 909-10). Otros ejemplos de este mecanismo literario se encuentran en Proverbios 30:15, 18.

(2-16) Proverbios 6:18. "El corazón que maquina pensamientos inicuos"

El élder Bruce R. McConkie hizo mucho hincapié en este versículo: "Si nuestros pensamientos son malos, nuestra lengua pronunciará palabras impropias; si hablamos palabras perversas, terminaremos haciendo obras de maldad; si nuestra mente está centrada en lo carnal y en los males del mundo, entonces lo mundanal y la injusticia nos parecerán la manera normal de vivir. Si examinamos en nuestra mente las cosas relacionadas con la inmoralidad sexual, pronto pensaremos que todos son inmorales y sucios, y esto romperá la barrera que nos separa del mundo. Y así es con toda conducta malsana, sucia, impura e impía." (Discursos de Conferencias Generales 1973-75, pág. 82.)

(2-17) Proverbios 7:2. "Las niñas de tus ojos"

Esta frase es una de muchas empleadas corrientemente en el Antiguo Testamento. Se encuentra también en Deuteronomio 32:10, Salmo 17:8 y Lamentaciones 2:18. Esta expresión significa que de la misma manera que la pupila del ojo, o el ojo mismo, es un órgano delicado que requiere cuidado y protección, así también la ley es preciosa y digna de protección.

(2-18) Proverbios 8. La sabiduría es personificada

La sabiduría es entronada y contrastada con la mujer seductora, malvada y portadora de la muerte descrita en Proverbios 7 (véase vers. 10-23). Con dignidad y a la luz del día, la sabiduría invita a todos a participar de sus recompensas que otorgan la vida.

(2-19) Proverbios 8:17. Una clave para alcanzar el poder espiritual

Este versículo expone una de las verdades más sencillas y a la vez más profundas de todas las que podemos aprender en la vida. Demasiado a menudo los hijos de Dios esperamos hasta los momentos de dificultad para buscarlo y así nos privamos del poder y solaz que nos puede brindar (comparar con Helamán 12:1-5; D. y C. 101:7-8).

(2-20) Proverbios 10:18. "Y el que propaga calumnia es necio"

"La calumnia es del diablo; la palabra en sí proviene del vocablo griego diabolos (Diccionario de la lengua española, pág. 471) que significa calumniador. Por lo tanto, es natural que las calumnias contra la Iglesia tengan su origen, generalmente, entre aquellos que viven en forma carnal y sensual, cuya conducta es tal que los lleva a ser guiados y dominados por Lucifer." (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, pág. 738.)

(2-21) Proverbios 11:22. Adornos usados en la nariz

Las joyas para usar en la nariz eran adornos corrientes entre las mujeres de Israel y de las zonas vecinas, mas un adorno en el hocico de un cerdo era algo más impensable dado que a los cerdos se les despreciaba tanto entre los israelitas. El autor de este proverbio le resta valor a la belleza física cuando la misma no va acompañada de autocontrol y rectitud.

nose jewels

Adornos usados en la nariz

(2-22) Proverbios 13:10. "Ciertamente la soberbia concebirá contienda"

El élder Marvin J. Ashton advirtió a los santos en cuanto a los males de la contención:

"Al considerar el mal sentimiento y el desagrado causado por la contención, es bueno preguntarse: '¿Por qué lo hago?' Si somos realmente honrados con nosotros mismos, nuestras respuestas tal vez sean más o menos así: 'Cuando discuto y me muestro infeliz, quiero que los demás también lo sean.' 'Me puedo justificar. En esta forma doy satisfacción a mí mismo.' 'Quiero que los demás sepan lo inteligente que soy.'

"Sea cual fuere la razón verdadera, es importante reconocer que cada uno elige su propia conducta. En la raíz de este asunto está el viejo problema del orgullo. 'La soberbia concebirá contienda' (Prov. 13:10).

"Si Satanás puede tener éxito en crear en nosotros los hábitos de discutir acaloradamente, pelear y contender, es más fácil para él llevarnos a cometer pecados más serios que pueden destruir nuestra vida eterna. Un espíritu contencioso puede afectar casi cualquier fase de nuestra vida. Una carta escrita apresuradamente con un espíritu de enojo puede después traernos remordimiento… a veces por años. Algunas palabras pronunciadas en un arranque de ira pueden destruir un matrimonio o una amistad personal, o causar problemas en la vecindad." (En Conference Report, abril de 1978, págs. 11-12.)

(2-23) Proverbios 13:20. El valor de las amistades

Aquí encontramos una profunda verdad expresada en palabras sencillas. Aquellos con los que elegimos asociarnos en la vida pueden tener una influencia profunda en lo que llegamos a ser.

(2-24) Proverbios 13:24. El castigo físico

Brigham Young vivió en una época en la que los padres, especialmente el padre, eran severos y castigaban frecuentemente a sus hijos. Su consejo es sorprendentemente avanzado aunque no defiende la filosofía permisiva en la que muchos padres hoy en día crían a sus hijos: "En lugar de usar la vara, enseñaré a mis hijos mediante el ejemplo y el precepto. Les enseñaré, en cada oportunidad que se me ofrezca, a apreciar la fe, a ejercer la paciencia, a ser longánimos y bondadosos. No es con el látigo o la vara que podemos hacer que los hijos sean obedientes, sino mediante la fe y la oración, y exponiendo ante ellos un buen ejemplo". (En Journal of Discourses, 11:117.)

En una época en la que el maltratar a los niños se está haciendo tan común, la advertencia del consejero de Brigham Young, George A. Smith, sigue vigente cien años después: "Mi opinión es que el uso de la vara frecuentemente es el resultado de una falta de entendimiento de parte de los padres… Aunque el uso de la vara puede ser necesario en algunos casos, he visto a padres maltratar a los niños cuando ese castigo no tuvo razón de ser. Parece que fue Salomón quien declaró que… si un padre ama a sus hijos, debe castigarlos, pero en nueve de cada diez casos la corrección se refería más a lo mental que a lo físico". (En Journal of Discourses, 13:374.)

En Doctrina y Convenios 121:41-43 el Señor aclara en qué forma espera que sus santos lleven a cabo el procedimiento disciplinario, no solamente en la Iglesia, como muchas veces se interpreta, sino también en sus hogares.

(2-25) Proverbios 14:23. Cuando todas son palabras

"Las vanas palabras empobrecen…"La idea de este versículo es que una lengua ociosa no produce provecho ni para el individuo que así la emplea ni para los demás. Muchos hablan en cuanto a sus grandes planes para hacerse ricos, y sin embargo, permanecen pobres porque solamente ponen a trabajar a la lengua.

(2-26) Proverbios 15:1. Respuestas blandas en el hogar

El presidente Brigham Young habló acerca del control de las palabras y de los actos: "En nuestra vida cotidiana, cualquiera que sea la naturaleza y tipo de lo que emprendamos, los Santos de los Ultimos Días, y especialmente aquellos que ocupan puestos importantes en el reino de Dios, debemos mantener una conducta y temperamento uniformes y equilibrados, tanto estando en el hogar como fuera de él. No podemos permitir que los reveses y las circunstancias desagradables amarguen nuestra naturaleza y nos tornen temibles e insociables en el hogar, hablando palabras llenas de amargura y acritud mordaz a nuestras esposas e hijos, creando tristeza y pesar en nuestra morada, haciéndonos temibles en lugar de amados por nuestras familias. La ira no debe tener lugar en nuestro seno, y las palabras sugeridas por sentimientos de enojo no deberían salir de nuestros labios. 'La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.' 'La ira es cruel y el enojo afrentoso'; pero Ta discreción del hombre aparta a su enojo; y su gloria está en pasar por encima de una transgresión'." (En Journal of Discourses, 11:136; véase también Proverbios 19:11; 27:4.)

El élder Marvin J. Ashton nos aconsejó en cuanto a controlar la lengua cuando intentamos comunicarnos con otra persona:

"Demasiado a menudo, al conversar con una persona, aprovechamos la ocasión para decir, dictar, rogar o amenazar. En el más amplio sentido no se debe usar la comunicación en la familia para imponer, mandar o avergonzar.

"…En las pláticas familiares, las diferencias no deben pasarse por alto, sino deben ser sopesadas y evaluadas con calma. La opinión o punto de vista de un individuo usualmente no es tan importante como una relación continua y saludable. La cortesía y el respeto al escuchar y responder durante los debates amistosos son básicos para el diálogo… ¡Cuán importante es saber cómo manifestar un desacuerdo con el punto de vista de los demás sin ser desagradables! ¡Cuán importante es analizar la situación antes de tomar las decisiones! Jones Stephens escribió: 'He aprendido que la cabeza no escucha nada sino hasta que el corazón ha prestado atención, y que lo que el corazón sabe hoy la cabeza entenderá mañana'." (En Conference Report, abril de 1976, pág. 79.)

(2-27) Proverbios 15:31-32. "…la corrección tiene entendimiento"

Neal A. Maxwell, entonces Comisionado del Sistema Educacional de la Iglesia, comentó así este versículo:

"Nuestro estilo de vida debe dar lugar a esa necesidad de enfrentarnos a la realidad. En Proverbios leemos: (Proverbios 15:31-32).

"El discípulo de Cristo tiene que esperar 'las amonestaciones de la vida' —y el sufrimiento— porque éste es el sudor que se produce al obrar para lograr la salvación. El sufrimiento está en la agenda de cada uno de nosotros." (Freedom: a "Hard Doctrine", Brigham Young University Speeches of the Year, 12 de abril de 1972, pág. 4.)

(2-28) Proverbios 16:8. La riqueza y la rectitud

Se han escrito volúmenes enteros en cuanto a los peligros y las tentaciones de la riqueza, pero esta sencilla declaración resume todo el tema referente a la riqueza y a la rectitud.

(2-29) No se aplica

(2-30) Proverbios 16:32. ¿Cómo podemos llegar a ser dueños de nosotros mismos?

El presidente David O. McKay a menudo habló a la juventud de la Iglesia en cuanto al autocontrol y dominio personal. En cierta oportunidad dijo:

"De manera que la lección consiste en subyugar no solamente la materia física a fin de alcanzar el ideal, sino de subyugar vuestras pasiones y apetitos, y conquistarlos. Algunos de vosotros decís que se nos habla demasiado en cuanto a obedecer la Palabra de Sabiduría. ¿Y qué importa? ¡Es una de las mejores lecciones para los jóvenes de todo el mundo… y también para los adultos! Sentís la inclinación a participar de ciertas cosas. Resistid, evitad desarrollar un apetito por lo que un día pueda llegar a ser un hábito incontrolable. A medida que desarrolléis la voluntad de decir: 'No, gracias', obtendréis fuerza de carácter que vale mucho más que cualquier placer inmediato…

"Os encargo, joven y señorita, la virtud del autodominio si es que queréis llegar a tener verdadero control sobre vuestra vida, a fin de lograr el ideal, el desarrollo espiritual de vuestra alma." (En Deseret News, 6 de septiembre de 1952, pág. 15.)

(2-31) Proverbios 17:9. Cómo fomentar relaciones afectivas

La expresión "cubre la falta" en este contexto no significa que uno esconda el pecado, sino más bien hay que entenderla como "perdona una transgresión". "Busca amistad" significa "fomenta una relación afectiva sincera".

(2-32) Proverbios 17:22. ¿Es apropiado tener un sano sentido del humor?

El presidente Hugh B. Brown dijo: "A propósito, a menudo hemos instado a nuestros jóvenes a ser joviales aun en sus años de madurez. El buen humor bien entendido será una válvula de seguridad que os permitirá aplicar el toque suave a los problemas serios y aprender algunas lecciones en cuanto a resolver problemas que a menudo el 'sudor y las lágrimas' no pueden resolver. (Véase Proverbios 17:22.)" (En Conference Report, abril de 1968, pág. 100.)

(2-33) Proverbios 18:22. Hallar una buena esposa

En la traducción hecha por José Smith de Proverbios 18:22 dice que el que halla una buena esposa es porque ha alcanzado la benevolencia del Señor.

(2-34) Proverbios 20:7. ¿Qué significa caminar en integridad?

El élder Bruce R. McConkie señaló que la palabra integridad quiere decir: "el desarrollo total del carácter moral del nombre en conformidad con los principios de justicia y rectitud. El hombre íntegro es firme, incorruptible y particularmente estricto en lo que se refiere a dar satisfacción a la confianza depositada en él por otras personas. La expresión más alta de integridad es demostrada mediante aquellos que ajustan su conducta a los preceptos de los convenios del evangelio y a las promesas que han hecho. La integridad va de la mano con la rectitud y la justicia, y el Señor ama a aquellos que tienen un corazón íntegro (D. y C. 124:15, 20). 'La integridad de los rectos los encaminará' (Proverbios 11:3), y 'Camina en su integridad el justo' (Proverbios 20:7)." (Mormon Doctrine, pág. 385.)

(2-35) Proverbios 21:3. ¿No es aceptable para el Señor el sacrificio?

"Sacrificio, en el empleo que se da aquí al vocablo, se refiere a la ordenanza establecida en la ley de Moisés. El antiguo Israel a menudo se sujetaba exterior mente a la ordenanza de ofrecer sacrificio, sin volverse interiormente a Dios. Así el Señor les hacía presente bastante a menudo que la rectitud interior es más agradable para El que la sujeción externa al rito (comparar con 1 Samuel 15:22; Isaías 1:11-15; Amós 5:21-26).

(2-36) Proverbios 21:4. El cultivo de la iniquidad

"Altivez de ojos" significa "ojos arrogantes", y ello, junto al orgullo y a los pensamientos impíos, constituye el cultivo de la iniquidad.

(2-37) Proverbios 21:13. Aplicación práctica de los principios religiosos

La relación entre servir a los semejantes y el poder espiritual individual aparece aquí como en otros muchos pasajes de las Escrituras (véase Mosíah 2:17; Alma 34:28; Isaías 1:16-20; Santiago 1:27).

En cuanto a nuestra obligación de servir a los demás, el élder Hugh B. Brown ha dicho:

"Durante años hemos estado enseñando al mundo nuestra teología y hemos tenido éxito en el esfuerzo. Ahora debemos hacer una aplicación práctica de nuestra religión; debemos recurrir a las palabras del Maestro, y aplicarlas a la vida diaria, tal como aparecen en los escritos sagrados. Permitidme leer algunas de ellas:

" 'Amaos los unos a los otros.'

" 'Y así sabrán que sois mis discípulos'… (Véase Juan 13:34-35.)

" 'Te acordarás de los pobres, y consagrarás para su sostén lo que puedas darles de tus bienes, mediante un convenio y título que no pueden ser violados.'

" 'Y al dar de tus bienes a los pobres, a mí lo harás.' (D. y C. 42:30-31.)

"Me parece que la aplicación de los principios del evangelio de Jesucristo es la tarea más importante a la que nos enfrentamos hoy día. Mientras escuchaba al élder McKay esta tarde, relatándonos acerca de los millones de jóvenes que no van a las iglesias y cuyos corazones no son tocados por la instrucción religiosa, pensé que esta Iglesia debe proporcionar el liderazgo para el mundo, debe mostrar el camino para salir de esta grave situación económica, dirigiendo la atención de los hombres al mensaje de Jesús y aplicando los principios enseñados por El." (En Conference Report, octubre de 1932, págs. 74-75.)

(2-38) Proverbios 21:30. ¿Por qué no hay "consejo, contra Jehová"?

Ninguna sabiduría, entendimiento o consejo aparentemente aceptables desviarán al hombre del camino de Dios. Muy a menudo el mundo intenta ofrecer consejo que va en dirección opuesta a la voluntad de Dios, pero el mismo siempre debe ser rechazado, pues no perdurará en las eternidades.

(2-39) Proverbios 21:31. "Dios es el que da la victoria"

Antiguamente el caballo se usaba solamente en la guerra, en el campo de batalla. Por lo tanto, llegó a ser símbolo de conquista y lucha (véase Samuel Fallows, ed. , The Popular and Critical Bible Encyclopedia and Scriptural Dictionary, s. v. "horse"). Este proverbio significa que los hombres tienden a multiplicar sus caballos, o sea, buscan defenderse de sus enemigos, preparándose para la guerra, pero su seguridad real está en la confianza y fe en Dios. Esta lección parece caer en el olvido, pues las sociedades modernas aumentan su armamento y no entran a considerar el papel de Dios en su defensa.

(2-40) Proverbios 22:6. ¿Cuál es la mejor manera de enseñar a los hijos?

El obispo Victor L. Brown sugirió que Proverbios 22:6 implica que los padres deben vivir en la forma en que quieren que vivan sus hijos:

"Josh Billings expres a así este principio: Tara criar a un hijo en la senda por la que debe marchar, tú mismo debes seguir ese camino'…

"En la Iglesia oigo dondequiera que vaya… 'Si no tuviéramos problemas con los padres, no los tendríamos con los hijos'." (En Conference Report, abril de 1970, pág. 31.)

James G. Duffin, ex presidente de la Misión de los Estados Centrales de los Estados Unidos de América, habló acerca de capacitar y enseñar. La enseñanza hace que el hijo comprenda; la capacitación lo lleva a actuar, y cada acción crea en él un hábito, el cual repetido muchas veces, queda arraigado. Si capacitamos a nuestros hijos en las sendas del Señor… cada vez que obedezcan la palabra y voluntad de nuestro Padre Celestial, su carácter se afianzará más firmemente en hacer aquello que Dios requiere de ellos." (En Conference Report, abril de 1909, pág. 25.)

La gran importancia de criar rectamente a los hijos ante el Señor fue recalcada por el élder Gordon B. Hinckley: "Es sumamente obvio que tanto lo mejor como lo peor del mundo hoy son los frutos dulces o amargos de la crianza de los niños de ayer. Según enseñemos a una nueva generación, así será el mundo unos pocos años después. Si os preocupáis por el futuro, mirad hoy por la crianza de vuestros hijos. El autor del libro de Proverbios sabiamente declaró: 'Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él' (Proverbios 22:6)." (Véase Liahona, febrero de 1979, pág. 23.)

(2-41) Proverbios 22:28. ¿Qué son linderos?

En un mundo que no tenía tierras cercadas, los linderos eran marcadores adecuados. Aún hoy en día en esa región se pueden ver montones de piedras señalando la división entre las tierras de un individuo y otro. Cambiar de lugar tales linderos era ciertamente grave, siendo que equivalía a robar propiedad ajena.

(2-42) Proverbios 23:7. Los actos siguen a los pensamientos

El presidente Marion G. Romney recalcó este proverbio en el discurso de la conferencia del sesquicentenario:

"Como siempre lo ha sido, la mayor lucha que tiene lugar en el mundo hoy día es por las almas de los hombres. Cada uno de nosotros participa personalmente en ella, empleando como armas aquello que ha almacenado en su mente. En otras palabras, el campo de batalla para cada persona está dentro de sí misma, ya que es inevitable que nos inclinemos hacia aquello que domina nuestros pensamientos. Hace siglos el sabio Salomón declaró esta gran verdad: '… cual es su pensamiento en su corazón, tal es él' (Proverbios 23:7).

"Si queremos dejar a un lado las codicias de la carne y formar para nosotros y para nuestros hijos un carácter noble y grande, debemos atesorar, tanto en nuestra mente como en las suyas, principios dignos que sean motivo de reflexión y meditación.

"No debemos permitir que nuestra mente se sature con las prácticas e intereses mundanos que nos rodean, ya que al hacerlo es como si las adoptáramos en nuestra vida…

"Si deseamos evitar seguir los males del mundo, debemos continuar por un camino en el que diariamente alimentemos nuestra fe con cosas espirituales." (En Liahona, julio de 1980, pág. 106.)

(2-43) Proverbios 23:16. ¿Por qué el uso del vocablo entrañas?

"En el antiguo sistema de fisiología, las entrañas eran consideradas como centro de los deseos y anhelos, de manera que a menudo se hacía mención tanto de ríñones como del corazón." (William Smith, A Dictionary of the Bible, s.v. "reins".)

Esta expresión aparece frecuentemente como "corazón" en los Salmos y también en Job 19:27 de la versión actual en español, pero en la versión anterior aparece como "riñones".

(2-44) Proverbios 24:10. Hay mucho de valor en el "día de trabajo" ("día de la angustia", La Biblia de Jerusalén; "día de la adversidad" en otras versiones).

El élder ElRay L. Christiansen comentó este versículo:

"Por motivo de que resulta necesario para nuestro desarrollo, el Señor permite que lo amargo venga mezclado con lo dulce. El sabe que nuestra fe debe ser puesta a prueba, individualmente, en tiempos de adversidad así como en los tiempos buenos. De otro modo, puede suceder que cuando se presenten momentos difíciles que sólo se puedan superar con fe, nos encontramos con que ésta no se ha desarrollado lo suficiente.

"…Aun en casos de dificultad y tribulación, el evangelio de Cristo ofrece ánimo y da seguridad." (En Conference Report, abril de 1969, pág. 39.)

(2-45) Proverbios 25:21-22. El amontonar ascuas sobre la cabeza ajena

Al principio, estos versículos parecerían indicar que se nos insta a que hagamos lo correcto por un motivo equivocado, esto es, que perdonemos a fin de que nuestro adversario reciba el peor tormento. Otros pasajes, sin embargo, sugieren una interpretación diferente: llevar a alguien al arrepentimiento y a la "tristeza que es según Dios" (2 Cor. 7:10) mediante la purificación de la conciencia. (Véase Romanos 12:19-20.)

"La quema de carbones puestos sobre la cabeza debe ser un terrible tormento pero con consecuencia purificadera; es un símbolo del arrepentimiento producido por la autoacusación… [el que se lleva a cabo] demostrando bondad a un enemigo… Tal vez no sea la motivación principal el hecho de que Dios recompensa tal magnanimidad, pero este punto de vista puede contribuir a ello, pues de otro modo las promesas de Dios (como la de Isaías 58:8-12) carecerían de fundamento. El proverbio también requiere que nos mostremos magnánimos y bondadosos con respecto al adversario que está necesitado y que lo hagamos por dos razones: primero, porque en esa forma el individuo puede recapacitar en la injusticia que cometió; y segundo, porque así Dios queda bien complacido con esa demostración de amor hacia nuestro adversario, y por ello nos extenderá su recompensa. Además, al cumplir con una ley que se basa en nuestros principios de conciencia, logramos nuestra felicidad y la de nuestro prójimo." (C. F. Keil y F. Delitzsch, Commentary on the Old Testament, 6:2:168.)

COMENTARIOS SOBRE ECLESIASTES

(2-46) Eclesiastés. El mensaje del Predicador

Eclesiastés "es una traducción al griego del vocablo hebreo Kohelez. Esta palabra significa 'aquel que convoca a una asamblea'. A veces se traduce por 'Predicador'. El libro de Eclesiastés está compuesto de reflexiones sobre algunos de los problemas más profundos de la vida, según se presentaban al observador. El epílogo (Ec. 12:9-14) establece las conclusiones finales a las que ha llegado el escritor. El autor se describe a sí mismo como 'hijo de David, rey de Jerusalén' (1:1).

"Este libro parece impregnado de un toque pesimista, pero se debe leer teniendo presente una de sus grandes frases claves: 'debajo del sol' (1:9), lo que significa 'desde el punto de vista mundano'. El vocablo vanidad también necesita aclaración, ya que, tal como se emplea en Eclesiastés, significa transitorio o pasajero. De forma que allí el Predicador se lamenta de que, tal como es evidente desde el punto de vista del mundo, nada es permanente. Es de este modo que el lector debe entender los pasajes 9:5 y 9:10, donde se declara que los muertos 'nada saben' y que no hay conocimiento en la tumba. Estas expresiones no deben tomarse como pronunciamientos teológicos en cuanto al alma después de la muerte; más bien son observaciones del Predicador en cuanto a cómo las cosas parecen ser para los hombres en la tierra 'debajo del sol'. La parte más espiritual del libro se encuentra en los capítulos 11 y 12, donde se concluye que la única actividad de valor duradero y permanente proviene de la obediencia a los mandamientos de Dios, siendo que todas serán examinadas en el juicio que Dios hará al hombre." (Diccionario Bíblico, s.v. "Eclesiastés".)

(2-47) Eclesiastés 3:1-11. Secuencia y orden en la vida del hombre

Estos versículos se encuentran entre los que más a menudo se citan del libro de Eclesiastés. Sugieren que hay un tiempo apropiado para cada acontecimiento en la vida del hombre. El élder Paul H. Dunn comentó en cuanto a la secuencia y al orden mencionados en estos versículos:

"Nuestro Profeta, el presidente Kimball, os ha aconsejado a vosotros, jóvenes, particularmente a los varones, en cuanto a la secuencia apropiada. Tened a bien conservar en la memoria la secuencia de acontecimientos que acarreará orden y felicidad a vuestra vida. Cito las palabras de nuestro Profeta:

" 'Una persona puede tener todas las bendiciones si se controla y afronta las experiencias en el momento que corresponde: primero algunos contactos sociales limitados, con el propósito de conocer a otras personas; luego el servicio misional; el cortejo; después casarse en el templo; prepararse para una carrera, y formar una familia y trabajar para su sostén. Siguiendo cualquier otra secuencia podría verse en dificultades.' (Spencer W. Kimball, 'The Marriage Decision', Ensign, febrero de 1975, pág. 4.)" (En Conference Report, abril de 1975, pág. 91.)

(2-48) Eclesiastés 4:13. El deseo de continuar progresando

El presidente Brigham Young citó el pasaje de Eclesiastés 4:13 y luego comentó la importancia de continuar progresando: "Cuando fui bautizado en esta Iglesia, ella se encontraba en su infancia, aunque ya se habían bautizado una cantidad considerable antes que yo y muchos de aquellos hermanos eran mayores que yo en el momento de ser bautizados. Aquellas personas mejoraron, su mente se abrió, recibieron verdad e inteligencia, crecieron en el conocimiento de las cosas de Dios, y parecía que iban a alcanzar la madurez en Cristo Jesús. Pero algunos de ellos, al haber obtenido algo de fuerza y conocimiento espiritual, aparentemente se detuvieron en su progreso. Esto sucedió en los estados del Este, y no habían pasado sino unos pocos años cuando como árboles frutales que dejan de crecer y producir, también estos hombres dejaron de dar los frutos del Espíritu." (En Journal of Discourses, 7:335.)

(2-49) Eclesiastés 5:1-17. Proverbios en Eclesiastés

Estos versículos son los más positivos en Eclesiastés. El consejo dado aquí está en la forma de breves proverbios o dichos llenos de sabiduría.

(2-50) Eclesiastés 5:12. Importancia de amar el trabajo

El élder Adam S. Bennion dijo:

"Como recordáis, el Señor ha dicho: 'Con el sudor de tu rostro comerás el pan…' (Gén. 3:19). Y en Juan encontramos otro pasaje maravilloso. En la ocasión en que el Salvador fue criticado por algo que había hecho durante el día de reposo, respondió diciendo: 'Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo' (Juan 5:17).

"Y luego aquel pasaje memorable de Eclesiastés:

" 'Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco (me alegro de no haber sido rico porque el versículo siguiente dice:)… 'pero al rico no le deja dormir la abundancia' (Eclesiastés 5:12).

"Durante toda mi vida he gozado del bendito privilegio de vivir junto a personas a quienes les gusta trabajar. Me regocijo en la compañera que tengo, a quien le encanta mantener nuestra casa en excelentes condiciones…

"Alguien ha dicho: 'Feliz es el hombre que trabaja en aquello que le gusta', pero otra persona ha agregado la idea fundamental siguiente: 'Feliz es el hombre que ama el trabajo que tiene que hacer'." (En Conference Report, abril de 1955, págs. 110-111.)

(2-51) Eclesiastés 7:12. ¿Qué es lo que uno puede llevar consigo?

En este versículo el Predicador se aproxima bastante a la verdad contenida en Doctrina y Convenios 130:17-19.

(2-52) Eclesiastés 7:13-29. ¿Controla el hombre su destino?

El tema aquí es nuestra sujeción a la voluntad de Dios. Estemos contentos, cambiando y controlándonos a nosotros mismos, no haciendo cosas malvadas y alocadas. Parte de la sabiduría radica en cambiar lo que puede ser cambiado y en aceptar lo que no se puede cambiar.

(2-53) Eclesiastés 9:11. A quien persevera hasta el final

"La carrera no es del ligero, ni las riquezas de los hombres sabios. No temáis, no os mostréis ansiosos por los bienes, no penséis que una vez que hayáis juntado tesoros ellos producirán gozo y comodidad; pues no es así.

"Ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni de los prudentes las riquezas. El Señor es quien da el aumento; El hace rico a quien le place. Tal vez os preguntéis: '¿Por qué no nos hace ricos?' Tal vez porque no sabríamos qué hacer con las riquezas." (Brigham Young, en Journal of Discourses, 7:241.)

(2-54) Eclesiastés 10. Más proverbios del Predicador

Este capítulo está integrado principalmente por una colección de proverbios. El tema común parece ser que sin Dios la vida sería vanidad ya que no tendría un propósito. Aparte de su aspecto pesimista, estos proverbios difieren algo de aquellos que se encuentran en el libro de Proverbios.

(2-55) Eclesiastés 11. ¿Debemos aceptar las cosas como son?

Aquí hay tres conceptos: (1) Cada individuo debe aprovechar las oportunidades cuando se presentan; (2) la vida es incierta, y no hay garantía de que las oportunidades perdidas se repitan; (3) el futuro no reside en querer cambiar las cosas, sino en aceptarlas como son, sacando de ellas mayor provecho. Este consejo es muy semejante al de la filosofía oriental del karma (tomar la vida tal como se presenta y adaptarse a las circunstancias).

Jesús enseñó que el hombre puede controlar su destino. Todos ejercemos cierta influencia sobre las circunstancias que se nos presentan así como cierta responsabilidad con relación a la manera en que reaccionamos ante ellas. La obligación del individuo está en hacer todo lo que puede y no solamente en resignarse a su porción.

(2-56) Eclesiastés 11:1. La ley de la cosecha

El hombre cosecha lo que siembra; esparce la semilla y luego recibe una justa recompensa. Toda acción buena tendrá su recompensa, y todo pensamiento indigno se registrará en alguna región de la mente.

(2-57) Eclesiastés 11:3. Según cae el árbol

Brigham Young interpretó esta expresión en la forma siguiente, relacionándola con la muerte y el juicio: "No pasará mucho tiempo sin que tengamos que abandonar estos tabernáculos para entrar en el mundo de los espíritus. Y sé que así como muramos el juicio nos encontrará y que esto es según la Escritura: 'En el lugar que el árbol cayere, allí quedará' o, en otras palabras, según la muerte nos deje así nos encontrará el juicio." (En Journal of Discourses, 4:52-53.)

(2-58) Eclesiastés 12. La vida tiene sentido

Este pasaje puede parecemos negativo, lleno de cinismo y sin esperanza, pero se debe tener presente que el Predicador está hablando desde el punto de vista de un hombre sin Dios. Desde el punto de vista del hombre natural, es difícil discutir contra Eclesiastés. Cuando el hombre deposita su confianza en las cosas del mundo, no encuentra beneficios espirituales duraderos. La energía y el esfuerzo gastados, la sabiduría y conocimiento adquiridos, la fortuna y prestigio ganados, la bondad y la virtud repartidas resultan vacías sin Dios y sin sentido en el esquema eterno de las cosas que no acompañan a la vida espiritual. El propósito de Eclesiastés no es hacer sentir al hombre frustrado y desesperado, sino ayudarlo a recordar que todo tiene un significado si confía en Dios y obedece sus mandamientos. De otro modo todo es vanidad.

(2-59) Eclesiastés 12:7. "El espíritu vuelva a Dios que lo dio"

"Es obvio que no podríamos regresar a un lugar en el cual no hemos estado, de manera que nos referímos a la muerte como un procedimiento tan milagroso como el nacimiento, mediante el cual regresamos a nuestro Padre que está en el cielo/' (Harold B. Lee, en Conference Report, oct. de 1973, pág. 6.)

En un pasaje relacionado con este tema, en Doctrina y Convenios 88:15-16, el Señor declara que el cuerpo y el espíritu juntos constituyen el alma. La separación del cuerpo y del espíritu es lo que llamamos muerte, y su reunión es lo que llamamos resurrección.

(2-60) Eclesiastés 12:13. "Teme a Dios, y guarda sus mandamientos"

Este versículo da sentido y significado a todo el libro de Eclesiastés. El Predicador finalmente resume toda su filosofía y nos dice: "Teme a Dios, y guarda sus mandamientos" (vers. 13), a fin de poner primero lo más importante y para que todo lo demás tenga sentido y no sea meramente vanidad. La vida no tiene que ser vacía o inútil, desperdiciada en la búsqueda de la riqueza, fama, placer o aun sabiduría.

El élder Henry D. Taylor dijo: "Si obedecemos todos los mandamientos de Dios, gozaremos de calma, serenidad y fortaleza. Esto servirá de bastión para protegernos contra los vientos y tormentas creados por las tensiones e incertidumbres de las condiciones caóticas actuales del mundo. No tenemos que esperar hasta llegar al cielo para obtener paz y felicidad. Podemos gozar del cielo en la tierra, aquí y ahora." (En Conference Report, octubre de 1961, pág. 103.)

RESUMEN ANALITICO

(2-61) Cómo emplear los Proverbios como guía para nuestro propio mejoramiento

Al leer el libro de los Proverbios y el de Eclesiastés, muchas joyas de sabiduría atraerán la atención del lector. Elija los pasajes que le resulten más importantes en su propia búsqueda de una vida más plena. Tal vez tenga que tratar de mejorar para vencer uno de los siete pecados mortales, tal como aparecen en Proverbios 6:16-19. O tal vez tenga que mejorar en algún aspecto de su vida coincidente con los siguientes:

  1. Tomar más en serio sus deberes del hogar y los estudios (véase Proverbios 4:7).

  2. Controlar sus pensamientos (véase Proverbios 23:7).

  3. Controlar el temperamento (véase Proverbios 16:32).

  4. Desarrollar más autocontrol (véase Proverbios 16:32).

  5. Aceptar la adversidad con valor y esperanza (véase Proverbios 24:10).

  6. Cumplir las promesas (véase Eclesiastés 5:4).

  7. Ubicar la riqueza y la comodidad en la perspectiva adecuada (véase Eclesiastés 6:2; 9:11).

Estas son sólo algunas sugerencias. Seleccione usted las que crea más necesarias para su vida.