Instituto
Nahum: "Profecía sobre Nínive"
anterior siguiente

20

"Profecía sobre Nínive"

Nahum

(20-1) Introducción

Los profetas emplearon el vocablo massa (pesada suerte o destino) para describir el mensaje profético, oráculo, revelado contra un pueblo. En este caso la profecía fue contra Nínive, capital de Asiria.

Assyrian empire

Jonás huyó del Señor porque no quiso llamar a Nínive al arrepentimiento. Pero cuando finalmente aceptó el llamamiento de Dios, Nínive se arrepintió y se salvó (véase capítulo 9). En la época de Nahum, sin embargo, Nínive nuevamente había llegado a ser sumamente inicua. Por lo tanto, Nahum pronunció el oráculo del Señor sobre la ciudad. Como Judá, Nínive se había arrepentido una vez y fue salvada, pero luego olvidó la lección y cayó otra vez en la maldad. Esta vez tendría que enfrentar las consecuencias.

COMENTARIOS SOBRE NAHUM

(20-2) Nahum 1:1. ¿Cuándo profetizó Nahum?

"La época de las actividades de Nahum se debe deducir en base a ciertas declaraciones hechas en las profecías. En el capítulo 3:8-10 se hace referencia a la destrucción de la ciudad No-Amón, la Tebas de Egipto, como un hecho ya consumado. Sabemos que Tebas fue tomada por Asurbanipal, el rey asirio, en el año 663 a. C. Por lo tanto, la profecía de Nahum debe haber sido escrita después de esa fecha. Puesto que esta profecía es sobre la destrucción de Nínive, sabemos que debe haber sido escrita antes del año 612 a. C., fecha en que la ciudad cayó; por lo tanto podemos suponer que el ministerio de Nahum, con seguridad, se llevó a cabo entre los años 663 y 612 a. C." (Sidney B. Sperry, The Voice of Israel's Prophets, pág. 353.)

(20-3) Nahum 1:1-14. Las profecías de Nahum fueron escritas en una espléndida poesía hebrea

"Nahum era un poeta. Al ver en visión el fin de Asiria, expresó en un hebreo libre y pintoresco el alivio sentido por su pueblo. En muchas maneras su poesía da escape a la ira, expresa el alivio y la esperanza de todos los que habían estado oprimidos por largo tiempo, y de pronto las opresiones cesan y el opresor se aleja. Pero antes que todo, Nahum también era un profeta y vio en la caída de Asiria un ejemplo de la mano de Dios que con su justicia castiga severamente a todos los enemigos de lo bueno, mientras que preserva misericordiosamente y con paciencia a los que tratan de hacer el bien…

"Al prevenir la caída de este imperio cruel y poderoso, cuyos reyes en sus propios anales se vanaglorian de los cautivos que fueron mutilados por ellos, de los países que humillaron y de los tesoros que confiscaron, Nahum describe cómo el destino de los poderosos y de los inicuos es decretado, merecido y llevado a cabo. (En cuanto a una descripción detallada de la brutalidad y crueldad de Asiria, véase Temas suplementarios, sección D.)

"Su libro comienza con un acróstico, una estrofa por cada una de las quince primeras letras del alfabeto hebreo, con dos alteraciones de la secuencia. Las siete primeras estrofas (vers. 2-5) recalcan el poder de Dios sobre la naturaleza y sobre sus enemigos; pero la tercera se interrumpe para hablar de su bondad y justicia.

"Las siete estrofas siguientes recalcan el poder de Dios sobre todos los enemigos y males, pero nuevamente hablan, por un contraste en la tercera de esta serie (vers. 7), de la bondad del Señor y su misericordia para quienes se refugian en El. La estrofa 15, en el versículo 10, es un resumen y transición al siguiente tema que será tratado: el castigo de Nínive.

"Asiria y Judá son mencionadas alternativamente en la siguiente estrofa (vers. 11-14); una será castigada, y redimida la otra. Finaliza con un versículo lleno de esperanza, hablando de una edad pacífica en términos que parecen anunciar la era mesiánica en la que todos los opresores habrán cesado de existir." (Ellis T. Rasmussen, "Nahum, a Poet-Prophet", Instructor, agosto de 1962, insertado entre páginas 270-71.)

(20-4) Nahum 1:2-10. La Segunda Venida

Nahum empleó un lenguaje figurado (imágenes literarias) que comúnmente se utiliza con la segunda venida del Salvador para describir la futura devastación de Asiria. Esta nación sería quemada tan fácilmente como la paja seca en un campo. Aquí hay otro ejemplo del dualismo profético tan común en el Antiguo Testamento (véase Temas suplementarios, sección E).

(20-5) Nahum 1:11-13. "Un consejero perverso"

Mientras profetizaba sobre el futuro de Judá, Nahum habló de "un consejero perverso" cuyo yugo sobre Judá —probablemente un gran tributo anual (véase 2 Reyes 17:14)— fue roto. Senaquerib, rey de Asiria, había invadido Judá con un ejército de casi doscientos mil hombres. La profecía anunciaba que Senaquerib moriría poco después y la casa de sus dioses llegaría a ser su tumba (véase Nahum 1:14). Mientras estaba adorando en el templo dedicado al dios Nisroc, los dos hijos de Senaquerib, Adramelec y Sarezer, asesinaron a su padre tal como Nahum había profetizado (véase 2 Reyes 19:37).

(20-6) Nahum 2:11-13. "Heme aquí contra ti"

En estos versículos Nahum escribió un burlón himno de pesar por la caída de Nínive. "¿Qué es de la guarida de los leones", preguntó, "y de la majada de los cachorros de los leones?" (vers. 11). Esto es como decir: ¿Dónde están esos bravos que una vez molestaron y atacaron a mi pueblo? "Cortaré de la tierra tu robo, y nunca más se oirá la voz de tus mensajeros" (vers. 13).

(20-7) Nahum 3:1-7. "¡Ay de ti, ciudad sanguinaria…"

Estos versículos expresan la peor de las maldiciones contra Nínive, "la ciudad sanguinaria" (vers. 1). Era una ramera, malvada en extremo, y sus castigos eran merecidos porque era "maestra de hechizos que seduce a las naciones con sus fornicaciones" (vers. 4). En otras palabras, no solamente se dio a la maldad, sino que exportó la maldad a muchas otras naciones mediante su poder e influencia.

(20-8) Nahum 3:8-11. "¿Eres tú mejor?"

De la misma manera que otras inicuas ciudades habían llegado a la destrucción, así también acontecería con Nínive. No era mejor que la ciudad egipcia de No-Amón (Tebas), la cual había sido destruida por Asurbanipal, rey de Asiria. A esta ciudad ni las aliadas de Tebas, Etiopía y Libia, habían podido protegerla. Nínive, también, buscaría "refugio" en naciones aliadas y no lo encontraría.

RESUMEN ANALITICO

(20-9) Un epitafio para Nínive

Rasmussen resumió la lección de Nahum con estas palabras:

"El poema final (capítulo 3) se inicia con un preludio sobre los males de la opresiva ciudad, Nínive. Sus mentiras, rapiña y pillaje; su crueldad manifestada en miles de muertos; su fornicación y superchería y la seducción de las naciones; todo ello está declarado. Por causa de todo esto, el profeta dice que ella llegaría a ser odiada (vers. 5-7). Como todas las demás fuertes pero malvadas, Nínive caerá (vers. 8-11). Todas sus defensas serán inútiles cuando sus líderes huyan de ella como langostas (vers. 12-17). Su final ha llegado; no queda para el profeta sino escribir el epitafio (vers. 18-19):

Durmieron tus pastores, oh rey de Asiria,

reposaron tus valien tes;

tu pueblo se derramó por los montes,

y no hay quien lo junte.

No hay medicina para tu quebrantadura;

tu herida es incurable;

todos los que oigan tu fama batirán las manos sobre ti,

porque ¿sobre quién no pasó continuamente tu maldad?

"El mensaje de Nahum todavía tiene vigencia: La decadencia finaliza en la destrucción. Aunque el Señor es 'tardo para la ira' también es 'grande en poder y no absolverá a los malvados'. Su misericordia no le robará a la justicia, ni la justicia a la misericordia. 'Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en El confían'." (Nahum, a Poet-Prophet, Instructor, agosto de 1962, insertado entre págs. 270-71.)