2010
Noche de hogar a larga distancia
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Noche de hogar a larga distancia

Como familia, llevamos a cabo la noche de hogar con regularidad; sin embargo, papá suele viajar durante largos períodos debido a su empleo, lo que significa que a veces está fuera de casa durante esa ocasión.

Cuando hace dos años él se compró su propia computadora portátil, uno de mis hermanos preguntó: “¿Por qué no tenemos la noche de hogar con papá por medio de internet?”.

Desde entonces, cuando papá no está en casa durante la noche de hogar, simplemente acordamos una hora y nos conectamos; podemos verlo y escucharlo y él puede vernos y escucharnos a nosotros. Internet y la computadora han hecho posible que nuestro padre participe en ella.

No hace falta que cambiemos nuestro plan habitual: por ejemplo, si a él le toca dar la lección, la da. Una de las tradiciones de nuestra familia es evaluar nuestras metas personales todas las semanas, lo cual ya no tiene que dejarse para después. Y algo más que es importante: nuestra lectura del Libro de Mormón ahora es constante, ya que no tenemos excusas para no leer.

Papá usa internet para mantenerse en contacto con nosotros de otras maneras. Cuando está lejos de nuestro hogar en Perú, se conecta y pregunta qué estamos haciendo y dónde estamos; y, cuando es el momento de efectuar entrevistas o consejos familiares, se llevan a cabo en el tiempo acordado, incluso cuando él esté de viaje.

Hay muchos avances tecnológicos buenos y útiles que muchas veces no aprovechamos porque tenemos miedo del mal uso que se les da y de los perjuicios que nos puedan causar. No obstante, si usamos esa tecnología con sabiduría y humildad, puede constituir una gran ayuda.

Nuestra familia está muy agradecida por el internet, ya que se ha convertido en una gran herramienta para eliminar los obstáculos que, de lo contrario, nos mantendrían separados.

Uno de mis hermanos preguntó: “¿Por qué no hacemos la noche de hogar con papá por medio de internet?”.

Ilustración fotográfica por David Stoker.