Liahona
Milagros de conferencia
anterior siguiente

Páginas Locales

Milagros de conferencia

El año pasado, cerca de estas fechas, yo no me sentía bien conmigo misma ni con Dios. Me alejé de las personas que más quiero y cometí muchos errores, los cuales me metieron en varios problemas. Mi papá no quería hablar conmigo y mi mamá sentía mucha decepción hacia mí.

Todo esto pasó más o menos dos semanas antes de la conferencia general de abril. Yo me sentía sola y me sentía mal por fallarles a mis padres, a mí misma y a Dios. Al acercarse la conferencia, tomé la decisión de cambiar. Me preparé para la conferencia y, junto con mis tres hermanos y mis padres, vimos todas las sesiones de la conferencia juntos.

Cada mensaje que escuché me fortaleció, me hizo reflexionar y me ayudó a salir de ese hoyo en el que me sentía atrapada. Pude encontrar la paz que estaba buscando con anhelo y pude sentir el amor de mi Padre Celestial mediante Su profeta y Sus apóstoles.

Una de las frases más reconfortantes en esa conferencia fue una cita del presidente Nelson; él dijo: “Al escoger arrepentirnos, ¡escogemos cambiar! Permitimos que el Salvador nos transforme en la mejor versión de nosotros”1.

Esas pequeñas palabras, pero con un gran significado, hicieron que sintiera el consuelo y el amor que necesitaba; en ese momento sentí como si me lo estuvieran diciendo solo a mí. La experiencia que tuve al sentir eso es indescriptible, fue algo simplemente hermoso. Yo sé que esta es la Iglesia verdadera, que tenemos un Padre misericordioso que nos ama y Él nunca nos dejará solos. Nacimos en esta época por una razón y tenemos un propósito divino en esta tierra; cada uno de nosotros es importante ante los ojos de nuestro Padre Celestial. Dejo estas cosas en el nombre de Jesucristo. Amén.

Nota

  1. Russell M. Nelson, “Podemos actuar mejor y ser mejores”, Liahona, mayo de 2019, pág. 67.