Guía profética
Seguir adelante
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Seguir adelante

La obra del Señor sigue adelante con firmeza.

Mis queridos hermanos y hermanas, cuánto gozo siento por estar con ustedes al comenzar la Conferencia General Semestral núm. 190 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Me encanta unirme a ustedes en sus hogares o dondequiera que se encuentren, para escuchar juntos los mensajes de profetas, videntes y reveladores, y otros líderes de la Iglesia.

Cuán agradecidos nos sentimos por la tecnología que nos permite conectarnos como una gran congregación mundial de discípulos de Jesucristo. La conferencia general del pasado mes de abril fue vista por más personas que ninguna otra conferencia anterior, y tenemos toda expectativa de que eso ocurrirá de nuevo.

En los últimos meses una pandemia mundial, incendios forestales devastadores y otros desastres naturales han puesto nuestro mundo al revés. Me lamento con cada uno de ustedes que ha perdido a un ser querido durante este tiempo y oro por todos los que están sufriendo actualmente.

Mientras tanto, la obra del Señor sigue adelante con firmeza. En medio del distanciamiento social, las mascarillas y las reuniones a través de Zoom, hemos aprendido a hacer algunas cosas de forma diferente y otras incluso de manera más eficaz. Los momentos inusuales pueden brindar recompensas inusuales.

Nuestros misioneros y líderes de misión han sido ingeniosos, resilientes y realmente extraordinarios. Aun cuando la mayoría de los misioneros han tenido que encontrar maneras nuevas y creativas de hacer su trabajo, muchas misiones han informado que han enseñado más que antes.

Tuvimos que cerrar los templos por un tiempo y algunos proyectos de construcción se retrasaron brevemente, pero ahora todos siguen adelante. ¡En el año 2020 habremos dado la palada inicial de veinte templos nuevos!

La obra de historia familiar ha crecido de forma exponencial. Se han creado muchos barrios y estacas nuevos, y nos complace informar que la Iglesia ha brindado ayuda humanitaria relacionada con la pandemia a 895 proyectos en 150 países.

El aumento del estudio del Evangelio en muchos hogares está resultando en testimonios y relaciones familiares más fuertes. Una madre escribió: “Nos sentimos mucho más cerca de nuestros hijos y nietos ahora que nos reunimos por medio de Zoom todos los domingos. Cada uno de ellos se turna para expresar lo que piensa sobre Ven, sígueme. Las oraciones por los integrantes de nuestra familia han cambiado porque entendemos mejor lo que necesitan”.

Es mi oración que, como pueblo, estemos aprovechando este tiempo singular para crecer espiritualmente. Estamos aquí en la tierra para ser probados, para ver si escogeremos seguir a Jesucristo, arrepentirnos de manera regular, aprender y progresar. Nuestro espíritu anhela progresar y la mejor manera de hacerlo es permaneciendo firmes en la senda de los convenios.

¡En medio de todo eso, nuestro Padre Celestial y Su Hijo, Jesucristo, nos aman y se preocupan por nosotros! Ellos y Sus santos ángeles velan por nosotros1. Sé que eso es verdad.

Al reunirnos para escuchar las palabras que el Señor ha inspirado a Sus siervos expresar, les invito a meditar en la promesa que el Señor hizo. Él declaró que “todo aquel que quiera, puede asirse a la palabra de Dios, que es viva y poderosa, que partirá por medio toda la astucia […] y las artimañas del diablo, y guiará al [discípulo] de Cristo por un camino estrecho y angosto”2.

Ruego que escojan asirse a la palabra de Dios cual se declarará durante esta conferencia general. Y ruego que puedan sentir el amor perfecto del Señor por ustedes3. En el sagrado nombre del Señor Jesucristo. Amén.