Temas
    Humildad
    Notas al pie de página
    Tema

    Humildad

    Ser humilde es reconocer con agradecimiento tu dependencia del Señor y comprender que tienes la necesidad constante de recibir Su apoyo. La humildad es el reconocimiento de que tus aptitudes y talento son dones de Dios; no es señal de debilidad, de timidez ni de temor, sino una indicación de que sabes de dónde proviene tu verdadera fortaleza. Puedes ser humilde y, a la vez, ser audaz y valiente.

    Jesucristo es nuestro máximo ejemplo de humildad. Durante Su ministerio terrenal, siempre reconoció que Su fortaleza derivaba de Su dependencia del Padre. Él dijo: “No puedo yo hacer nada por mí mismo… no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre” (Juan 5:30).

    El Señor te fortalecerá a medida que seas humilde ante Él. Santiago enseñó: “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes… Humillaos delante del Señor, y él os exaltará” (Santiago 4:6, 10).