2018
Rakotomalala Alphone, Sarodroa, Madagascar
Notas al pie de página
Tema

Retratos de fe

Rakotomalala Alphonse

Sarodroa, Madagascar

Cuando se despertó el interés de Rakotomalala en el Evangelio, la Iglesia más cercana estaba en Antsirabe, una ciudad a 50 kilómetros (30 millas) de distancia de su pueblo, en Sarodroa. Rakotomalala y una amiga encontraron una forma de realizar el viaje todos los domingos.

Hoy en día, Sarodroa tiene un pequeño centro de reuniones adonde asisten más de cien miembros cada domingo. Rakotomalala ha visto cómo su pueblo ha recibido el Evangelio. Cuatro personas de Sarodroa han prestado servicio como misioneros y la Iglesia sigue creciendo.

Cody Bell, fotógrafo

Cuando mi abuelo enfermó, viajé a Antsirabe para estar con él. Los misioneros visitaron su casa varias veces. El abuelo y yo no éramos miembros de la Iglesia, pero a él le gustaba que lo visitaran los misioneros. Una noche, estos le dieron una bendición al abuelo y, tras una noche de hogar, nos entregaron el Libro de Mormón.

“Por favor, lean este libro y pregunten a Dios si es verdadero”, dijeron.

Cuando regresé a Sarodroa, no quería leer el Libro de Mormón, ya que pensaba que no era verdadero. Entonces, cierto día, enfermé tanto que tuve que estar sin salir de casa durante varios días. Mientras buscaba algo que hacer, encontré el Libro de Mormón y comencé a leerlo.

Más adelante, regresé a Antsirabe y me reuní con los misioneros; ellos me enseñaron más en cuanto al Libro de Mormón y al profeta José Smith. Les dije que no necesitábamos profetas y que no existía ninguno en la actualidad. Los misioneros me pidieron que orara a Dios y le preguntase si existía algún profeta ahora; y me prometieron que Dios me contestaría. Oré y sentí que lo que los misioneros decían era verdad.

Quería asistir a la Iglesia, pero no tenía dinero para el autobús. Hablé con mi amiga Razafindravaonasolo y me dijo que podíamos ir en mi bicicleta. Recorríamos dos horas en bicicleta el camino desde Sarodroa hasta Antsirabe cada domingo; cuando me cansaba de pedalear, me sentaba en la parte posterior y ella empezaba a hacerlo. Luego, cuando ella se cansaba, intercambiábamos lugares de nuevo.

Con el tiempo, la familia de Razafindravaonasolo y yo nos unimos a la Iglesia. Asistimos a la Iglesia en Antsirabe hasta que se abrió una rama en Sarodroa. ¡Nos alegramos tanto cuando pudimos asistir a la Iglesia en nuestro propio pueblo!

Se llamó al padre de Razafindravaonasolo como presidente de rama. Un día, este se reunió conmigo y me alentó a prepararme para la misión. Yo pensaba que no podría prestar servicio, pero él me aseguró que sí podría hacerlo. Acepté el llamamiento a servir en la Misión Madagascar Antananarivo. Ahora estoy casado y tengo dos hijos. Me siento agradecido por mi familia, y he tenido más experiencias que podría compartir que me han ayudado a saber que esta Iglesia es verdadera.

Madagascar: Friends

Tras unirse a la Iglesia, Rakotomalala (a la derecha) prestó servicio en la Misión Madagascar Antananarivo, mientras que Razafindravaonasolo (a la izquierda) prestó servicio en la Misión República Democrática del Congo Kinshasa.

Madagascar: Carpentry

En 2013, los miembros de Sarodroa edificaron esta pequeña capilla de madera para reunirse a adorar en ella. Rakotomalala se alegra de ayudar a realizar los cambios necesarios a la construcción.

Madagascar: Farm Lands

El arroz es uno de los cultivos principales de Madagascar; casi todas las personas de Sarodroa trabajan en campos de arroz a fin de proveer para sus familias.

Madagascar: Life

Conforme la Iglesia siguió creciendo, los miembros en Sarodroa necesitaron una nueva capilla. Al tener una nueva capilla al lado, Rakotomalala y otras personas ponen manos a la obra para convertir la anterior capilla de madera en salones de clase y un despacho para el obispo.

Madagascar: People

Desde la época en que pedaleaban dos horas de camino hasta la Iglesia todos los domingos, Rakotomalala y Razafindravaonasolo siguen siendo buenos amigos. Se sienten agradecidos por las bendiciones que el Evangelio les ha brindado a ellos y a sus familias.

Madagascar: Friends

Rakotomalala y Razafindravaonasolo de pie, delante de la nueva capilla de Sarodroa. Los miembros construyeron esa capilla, que se ha edificado con cemento y ladrillos.