2018
¡Refléjate en la eternidad!
Notas al pie de página
Tema

¡Refléjate en la eternidad!

“Refléjate en la eternidad” fue el tema de la Tertulia de la Excelencia que se desarrolló en la Estaca Loarque el día 21 de octubre de 2017, donde se invitó a cada mujer joven a visualizarse en el futuro haciendo convenios sagrados en el templo para lograr su propia familia eterna.

¡Qué mejor manera de comenzar la Tertulia que por medio de la música! “Feliz para siempre” fue la canción de las Mujeres Jóvenes que Lizzy Flores entonó para dar apertura a este maravilloso programa anual.

En esta ocasión se disfrutó de la compañía de los obispos y consejeros de estaca quienes fueron los que representaron cada uno de los valores de las Mujeres Jóvenes. Luego se visualizó un video donde algunas madres de todos los barrios expresaban cómo ven a sus hijas en el futuro, algunas de esas emotivas palabras fueron:

Hermana Lisa Álvarez, Barrio Ojojona:

“Gracias a las organizaciones de la Iglesia, como madre siento que tengo mayor visión y una mejor esperanza de vida para mis hijas. Especialmente con Allison ahorita, la imagino saliendo de Mujeres Jóvenes como una mujer virtuosa con su medallón bien ganado. La imagino sirviendo en una misión de tiempo completo, regresando con honor. La veo graduada del Zamorano como a ella le encantaría y sellada como una gran esposa, como una excelente madre. La veo siempre activa en la Iglesia, sirviendo como una excelente líder, gracias a la formación que ha recibido y a la inspiración de esta organización que les inspira a ser mejor”.

Después de ello, se hizo la presentación de fotografías y mención de las Mujeres Jóvenes que se ganaron el reconocimiento a la Mujer Virtuosa en el transcurso del 2017. Se felicitó tanto a ellas, como a sus padres y líderes por su maravilloso trabajo y esfuerzo.

Fue entonces el momento de la pasarela “Refléjate en la Eternidad”, donde la suave música y el ver a cuatro parejas de líderes de las Mujeres Jóvenes vestidos de novios llenó el corazón del dulce y fuerte sentimiento de amor que proviene de un matrimonio eterno. Por pareja recorrieron la pasarela, lo cual les recordó el día que dieron ese paso tan sublime e importante. Las líderes vestidas de novias se veían radiantes y felices de tener a su lado su compañero eterno. Esa era la invitación a cada mujer joven: Prepararse para hacer convenios sagrados y cumplirlos; visualizarse en el templo, imaginarse de rodillas ante el altar de la sala de sellamiento; reflejarse en la eternidad.

Para terminar esa primera parte de la Tertulia, mientras la talentosa laurel Angie Fong entonaba la canción de las jóvenes llamada “Vale la pena esperar”, se reproducía una presentación con fotografías de las bodas y sellamientos de las líderes de las Mujeres Jóvenes de todos los barrios. Luego las breves pero inspiradoras palabras de líderes del sacerdocio dejaron una invitación a actuar y ser dignas de las bendiciones del templo.

La segunda parte consistió en la representación por barrio de mujeres de las Escrituras, quienes son un ejemplo de fe en nuestra vida y de disfrutar la ronda por cada barrio y presenciar lo que habían trabajado las mujeres jóvenes en su Progreso Personal y en sus mutuales.

Fue finalmente el tiempo del refrigerio, entrega de separadores con el hermoso arte de una joven novia en dirección hacia el templo y de tomar fotografías, especialmente con un espejo que al observarse en él, se veía el Templo de Honduras y la leyenda: “Refléjate en la Eternidad”. Esta es la ferviente invitación de la Presidencia de las Mujeres Jóvenes de la Estaca Loarque.

“Dadme una jovencita que sea virtuosa… que no se conforme con menos que un matrimonio en el templo, y yo os daré una jovencita que hará milagros para el Señor, ahora y en las eternidades…” (Ezra Taft Benson, Liahona, enero de 1987, págs. 82–87.)