2018
La elección correcta
anterior siguiente

La elección correcta

La autora vive en Rhineland-Palatinate, Alemania.

“Y son libres para escoger” (2 Nefi 2:27).

Liahona Magazine, 2018/03 Mar

Justina se sentia más alta de lo normal en su asiento. Colocó sus lápices nuevos hasta arriba de su escritorio. Hoy era el primer día de escuela. Había conocido a sus compañeros e hizo un dibujo divertido.

Entonces, la señora Werner dijo: “¡Es hora de practicar la composición!” La Sra. Werner le dio hojas de papel a toda la clase. “Tienen treinta minutos para este trabajo; después iremos al recreo”.

Justina respiró profundo. Pensó: “¡Oh, no! ¿Ya vamos a practicar la composición?”.

El año pasado Justina había tenido dificultades con la lectura y la escritura. Parecía que a todos sus amigos les gustaba. No era tan difícil para ellos. ¿Qué pasaría si este año las cosas fueran como el año anterior?

Justina tomó su lápiz. Miró su hoja de papel. Se le revolvió el estómago. Todos los demás alumnos estaban escribiendo. Todos menos ella.

Justina quería hablar con la Sra. Werner. ¿Se molestaría porque Justina tenía dificultades? Aunque fuera así, eso sonaba mejor que tener que escribir.

Justina caminó hacia el escritorio de la maestra. “¿Sra. Werner? Esto es más difícil que lo que hice el año pasado. No creo que pueda hacerlo”.

La Sra. Werner no se veía molesta. Ella sonrió a Justina. “Haz lo que puedas. ¡Tal vez te sorprendas al ver lo que puedes hacer! No siempre puedes elegir lo que se te da bien, pero siempre puedes elegir con cuánto empeño lo intentarás”.

Justina regresó a su escritorio. Pensó lo que la Sra. Werner había dicho. “Puedo elegir intentar”. Eso era parecido a lo que había aprendido en la Primaria. En su clase leyeron una Escritura que decía que somos “libres para escoger”. Eso significaba que podríamos tomar nuestras propias decisiones. El Padre Celestial confía en que tomemos buenas decisiones. Él promete ayudarnos cuando cometemos errores.

¿Podría ser diferente la escuela este año? ¡Tal vez ella podría escoger que todo fuera distinto! Justina tomó su lápiz. Miró su hoja de papel. Su estómago se tranquilizó. Pensó: “Está bien, voy a hacerlo”.

La campana sonó. Justina todavía no había terminado, ¡pero ya había escrito más de la mitad! Levantó la mano. “¿Puedo quedarme y seguir trabajando? ¡Me falta poco para terminar!”.

La Sra. Werner sonrió y asintió con la cabeza.

Finalmente, Justina entregó su hoja de papel. La mano le dolía un poco. ¡Hasta el cerebro le dolía! Pero estaba sonriendo. Nunca había trabajado tan intensamente para escribir.

Al siguiente día la clase trabajó con la lectura. La Sra. Werner pidió a todos que leyeran veinte minutos. Justina intentó nuevamente. Abrió su libro y pronunció las palabras.

Ella comenzó a elegir diariamente. Eligió leer, y escribir. ¡Tal vez la lectura y la escritura no eran tan malas!

Ella incluso eligió ir a la biblioteca, y llevó libros a casa. El año anterior no había hecho nada de eso. Pronto comenzó a leer todo el tiempo. ¡Y era realmente divertido! Cuanto más leía, mejor era su escritura.

Cuando Justina creció, se sintió feliz por haber elegido esforzarse con la lectura y la composición. Ahora, esas son algunas de sus cosas favoritas.