2018
La razón de nuestra esperanza
anterior siguiente

Lo que creemos

La razón de nuestra esperanza

El Padre Celestial tiene un plan eterno para llevarte a casa con Él. Su hijo, Jesucristo, ha estado contigo y seguirá estándolo a cada paso del camino.

La vida antes de nacer

what we believe

En nuestra vida preterrenal, el Padre Celestial presentó a todos Sus hijos procreados en espíritu Su plan para ayudarnos a llegar a ser como Él. El plan requería un Salvador que nos ayudara a vencer la muerte física y espiritual. Jesucristo se ofreció para ser nuestro Salvador y dar a nuestro Padre Celestial la gloria (véase Moisés 4:1–2).

Creación

what we believe

Bajo la dirección de Su Padre, Jesucristo creó para nosotros un hermoso mundo (véanse Colosenses 1:15–16; 3 Nefi 9:15). “… la vasta expansión de la eternidad, las glorias y los misterios del espacio infinito y del tiempo se han creado todos para el beneficio de los mortales comunes y corrientes como ustedes y yo” (Dieter F. Uchtdorf, “Ustedes son importantes para Él”, Liahona, noviembre de 2011, pág. 20).

La vida terrenal

what we believe

En la tierra ya no estamos más en la presencia de Dios, pero el evangelio de Jesucristo puede guiarnos. Aunque de vez en cuando pecamos, el Salvador puede sanarnos y perdonarnos cuando nos arrepentimos. Él sufrió “más de lo que el hombre puede sufrir” (Mosíah 3:7) para que pudiéramos vencer nuestros pecados sin ser condenados por ellos. (Véanse Mosíah 4:2–9; Alma 42:14–15).

La vida después de la muerte

what we believe

Al morir, nuestro espíritu se separa de nuestro cuerpo, aguardando la resurrección en el mundo de los espíritus. La resurrección de Jesucristo venció la muerte por todos nosotros permitiéndonos, si somos fieles, volver a reunirnos con nuestra familia y con el Padre Celestial. “El espíritu y el cuerpo serán reunidos otra vez en su perfecta forma” (Alma 11:43) y vivirán para siempre. (Véanse 1 Corintios 15:22; 2 Nefi 9:4–13).

El Día del Juicio

what we believe

Jesucristo será nuestro juez. Él, que ha sido nuestro abogado ante el Padre Celestial, emitirá un juicio perfecto, amoroso, misericordioso y justo. Él nos juzgará no solo por lo que hicimos, dijimos y pensamos, sino también por lo que podemos llegar a ser: cuán semejantes somos a Cristo. (Véanse 2 Nefi 9:15; Mosíah 4:30; D. y C. 45:3–5).

La vida eterna

what we believe

Aquellos que vienen a Cristo y reciben todas las ordenanzas necesarias, tales como el bautismo y las ordenanzas del templo, y son fieles a los mandamientos, heredarán la vida eterna en la presencia de Dios. Esta bendición viene “por medio de los méritos, y misericordia, y gracia del Santo Mesías” (2 Nefi 2:8; véase también Mosíah 15:23).