2018
Charla para investidos
anterior siguiente

Charla para investidos

La reunión comenzó con el himno Bella Sion, que trajo un maravilloso espíritu que nos preparó para escuchar el banquete espiritual que el Padre Celestial tenía preparado para nosotros.

El hermano Miguel Ángel Martínez nos recordó que es en el templo donde se reciben todas las ordenanzas salvadoras que nos permitirán regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial. Es un lugar donde hacemos ordenanzas y convenios, un lugar donde aprendemos del Plan de Salvación. Es un lugar donde podemos obtener el poder de ser el eslabón conexivo entre nosotros y nuestros antepasados.

La hermana Yadira de Aguilar nos habló de la importancia de llevar nuestro diario personal. Son esos registros los que van a ir formando parte de nuestra historia familiar, y serán de mucha utilidad para los que vendrán más adelante.

El presidente Dennis Aguilar nos habló de la importancia de las ordenanzas del templo y de sellarse como familia, siempre debemos tener en cuenta que las familias pueden ser eternas. Siempre que vamos al templo tendremos muchos desafíos pero que no debemos ceder ante ellos y ser firmes y asistir a menudo, recordando que todas las decisiones que tomamos son eternas. En el templo es donde somos instruidos por el Señor y recibimos revelación personal. Es importante que nos mantengamos dignos de tener una recomendación para asistir al templo. Esto brindará paz a nuestras vidas. El templo es un lugar de progreso, protección y salvación.

El presidente Salomón Argüelles nos recordó que desde la antigüedad el Padre Celestial ha mandado a su pueblo que construya templos; y durante nuestra dispensación el profeta José Smith también recibió el mandato de edificar templos. El primero fue el Templo de Kirtland, donde se recibieron las llaves del sacerdocio y el poder para sellar a las familias por la eternidad.

Los pilares del plan de salvación son el matrimonio y la familia; estos están siendo atacados en la actualidad por el adversario, ya que él desea que el Plan de Salvación fracase. Asistimos al templo para fortalecernos como matrimonio y como familias. Los templos cumplen el objetivo del Señor de “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39).

La hermana Erika Sing nos recordó que los templos son la casa del Señor. A medida que trabajemos en historia familiar ocurrirán milagros y podremos encontrar a nuestros familiares que ya pasaron el velo. El presidente Héctor Manley nos habló de la importancia de servir en el templo; nos recordó que somos Su pueblo y que somos un pueblo de convenios. Tenemos la necesidad de asistir a la casa del Señor. Pongamos fechas para asistir, hagamos metas de llevar los nombres de nuestros antepasados al templo y hagamos las ordenanzas sagradas por ellos. Al salir del templo saldremos armados con Su poder, como dice en Doctrina y Convenios 109:22–23, y llevaremos Su nombre sobre nosotros y Su gloria nos rodeará y los ángeles nos guardarán. Mantengámonos dignos y asistamos al templo con frecuencia y trabajemos en historia familiar.