Liahona
Seguimos a Jesucristo y a Su profeta


“Seguimos a Jesucristo y a Su profeta”, Liahona, junio de 2022.

Para los padres

Seguimos a Jesucristo y a Su profeta

Imagen

Estimados padres:

Dios nos bendice con un profeta viviente que recibe revelación y guía Su Iglesia sobre la tierra. Este ejemplar de la revista puede ayudarlos a enseñar a sus hijos la manera en que podemos seguir a Jesucristo y a Su profeta. También pueden utilizar las siguientes ideas para ayudarlos a iniciar conversaciones sobre la obra del templo y la importancia de los consejos familiares.

Conversaciones sobre el Evangelio

Seguir al profeta

Lean algunas citas del artículo del élder Holland en la página 4 sobre seguir al profeta. Inviten a sus hijos a contar cómo eligen seguir al Señor y a Sus profetas. Incluso podrían cantar “Sigue al Profeta” (Canciones para los niños, págs. 58–59) juntos como familia.

Deliberar en consejo

El artículo de la página 40 puede ayudarlos a aprender más sobre el modelo de los consejos de Dios. Aparten un tiempo para llevar a cabo un consejo familiar —ya sea durante la cena en familia, la noche de hogar o cualquier otro momento conveniente para su familia— a fin de facilitar una franca conversación con sus hijos sobre la ayuda que ellos necesitan y con qué pueden ayudarlos a ustedes. Analicen los desafíos y deliberen en consejo para encontrar soluciones.

Participar en la obra del templo

Utilice el artículo del élder Mutombo en la página 44 para enseñar a sus hijos la importancia y las bendiciones del templo. Utilizando FamilySearch, trabajen juntos como familia para investigar su historia familiar y, si es posible, buscar nombres para llevar al templo.

Diversión en familia con Ven, sígueme

Escúchalo

1 Samuel 3:1–10

Samuel escuchó la voz del Señor cuando era niño, pero al principio no la reconoció. Prueben esta actividad para aprender a escuchar:

  1. Véndenle los ojos a una persona o pídanle que se los cubra.

  2. Desde otra habitación, un miembro de la familia dirá el nombre de la persona que tiene los ojos vendados.

  3. Si la persona con los ojos vendados puede adivinar quién ha hablado, la persona que habla le dará indicaciones para ayudar a la persona con los ojos vendados a encontrarla.

  4. Túrnense para ser la persona con los ojos vendados y la persona que dice el nombre.

Análisis: Podemos escuchar la voz del Señor en las Escrituras, el templo y las enseñanzas de los profetas vivientes. ¿Cómo escuchan Su voz? Lean o escuchen el discurso del presidente Russell M. Nelson de la Conferencia General de abril de 2020 “Escúchalo”, y busquen maneras en las que podemos escuchar mejor la voz del Señor en nuestra propia vida. Hablen de cómo ustedes, como familia, pueden “escucharlo”.

Juego de apoyo a la familia

Rut 1–4

Después de que Rut enviudó, decidió quedarse con su suegra, Noemí, en lugar de volver a su pueblo, “porque adondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios” (Rut 1:16).

Rut apoyó a Noemí al quedarse con ella. Prueben esta actividad para aprender a apoyar a la familia:

  1. Elijan a un miembro de la familia y pónganse espalda contra espalda. Coloquen cualquier objeto (una pelota pequeña o un libro) entre las espaldas.

  2. Trabajando en equipo, vean cuántos pasos pueden dar juntos sin dejar que caiga el objeto.

  3. Túrnense como familia hasta que todos hayan tenido la oportunidad de trabajar en equipo para ayudarse mutuamente.

Análisis: ¿Cómo se ayudaron mutuamente Rut y Noemí? Rut creía en el Padre Celestial y tenía fe, así que se quedó con Noemí. ¿Cómo fue bendecida? ¿Cómo podemos apoyarnos unos a otros y confiar en el Señor cuando tenemos dificultades?