2015
El Salvador dijo que el espíritu de contención es del diablo. ¿Cuál es la diferencia que existe entre discrepar con una persona y contender con ella?

El Salvador dijo que el espíritu de contención es del diablo (véase 3 Nefi 11:29). ¿Cuál es la diferencia que existe entre discrepar y contender?

Es normal que las personas tengan diferentes puntos de vista, y hay ocasiones cuando los discípulos de Jesucristo tienen que defender lo que creen frente a la oposición; pero debemos expresar nuestra postura de forma positiva y precisa sin enojarnos, y sin ser cortantes ni ofensivos. De modo que, ¿cómo evitamos el conflicto contencioso?

Tal vez hayan oído que se puede discrepar sin ser desagradable. El evitar la contención comienza con nuestros motivos y deseos. En las Escrituras dice que “la soberbia producirá contienda” (Proverbios 13:10). Si les interesa más “ganar una discusión” o “tener la razón”, casi con seguridad habrá un espíritu de contención.

El élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, ha enseñado algunas formas de evitar la contención: (1) “…tengamos compasión por los demás”; (2) “Refrenemos la pasión de hablar o escribir con contención para ganancia o gloria personales”; y (3) “…con humilde sumisión, [amemos] de verdad a Dios”1; entonces tendremos el Espíritu del Señor con nosotros, no un espíritu de contención.

Nota

  1. Russell M. Nelson, “El poder destructivo de la contención”, Liahona, julio de 1989, pág. 84.