2017
Cómo invitar al Espíritu Santo
anterior siguiente

Respuestas de los líderes de la Iglesia

Cómo invitar al Espíritu Santo

Tomado de un discurso pronunciado el 25 de enero de 2005 en un devocional de la Universidad Brigham Young–Idaho.

Young men

Una de las maneras en las que sé que estoy sintiendo la influencia del Espíritu Santo es que siento una luz y soy feliz. Cuando el Espíritu Santo parece estar lejos de mí, siento una oscuridad y no soy feliz. He sentido ese aumento y disminución de luz y felicidad en mi vida, y ustedes también.

Me gusta sentir esa luz y me gusta estar feliz. No tengo que esperar a que lleguen los problemas y las pruebas para que me hagan desear la ayuda del Espíritu Santo; puedo escoger recordar cómo ha sido esa compañía, y cuando lo hago, deseo esa bendición nuevamente con todo mi corazón.

Cuando deseamos tener el Espíritu Santo y la paz en la mente y el deleite que lo acompañan, sabemos qué hacer. Le imploramos a Dios por ello con fe. Hace falta la oración de fe para recibir la compañía del Espíritu Santo. Esa fe debe estar basada en que Dios el Padre, el Creador de todas las cosas, vive y quiere que tengamos el Espíritu Santo, y desea enviarnos el Consolador. Requiere fe en que Jesús es el Cristo y en que Él expió nuestros pecados y rompió las ligaduras de la muerte. Con esa fe, acudimos a nuestro Padre con reverencia y confianza en que Él responderá. Con esa fe, concluimos nuestra oración en el nombre de Jesucristo como Sus verdaderos discípulos, confiando en que nuestro profundo arrepentimiento, nuestro bautismo efectuado por Sus siervos y nuestro fiel servicio en Su causa nos han purificado y limpiado y nos han hecho dignos de la bendición que buscamos, la compañía del Espíritu Santo.