2017
¡No juegues con fuego!
anterior siguiente

¡No juegues con fuego!

“Siempre obedece los mandamientos, tendrás gran consuelo y sentirás paz” (Canciones para los niños, pág. 68).

Liahona Magazine, 2017/09 Sep

Cuando era joven, una de mis tareas era quemar la basura.La recogía de la casa y la colocaba en un gran barril de metal en el patio trasero; luego encendía un fósforo (cerilla) y lo dejaba caer dentro del barril.

Un día, había mucho viento y el fósforo no se quedaba encendido. Decidí hacer una antorcha con un periódico. Pensé que de esa manera la llama duraría lo suficiente como para prender fuego a la basura. Recordé que no era prudente jugar con fuego, pero ignoré el sentimiento de advertencia. Enrollé unas hojas de periódico en forma de cono, las encendí con un fósforo y las dejé caer dentro del barril.

¡Zas! El fuerte viento hizo que el periódico ardiera de repente y la basura se incendiara rápidamente. Grandes llamas me pasaron por el rostro. Afortunadamente, la mayor parte del cabello estaba atado hacia atrás en una cola de caballo. ¡Pero el flequillo quedó achicharrado, en forma de mechones crujientes! Mis pestañas desaparecieron, al igual que mis cejas. ¡Todo sucedió tan rápido!

Eso me enseñó una lección: ¡Si juegas con algo peligroso, puedes salir lastimado! Nuestros padres y el Espíritu Santo nos advierten que evitemos las cosas peligrosas, como la pornografía y las drogas. Si elegimos no hacer caso a las advertencias, hay consecuencias.

Estoy agradecida de que el pelo con el tiempo me volvió a crecer. Eso es como el arrepentimiento. Cuando tomamos decisiones equivocadas, podemos elegir cambiar. Podemos ser perdonados gracias a la expiación de Jesucristo. Sin importar cuán jóvenes o viejos seamos, nuestro Salvador siempre está allí para ayudarnos. Podemos sentir paz nuevamente, al igual que en el día que nos bautizamos.

Nuestro Padre Celestial nos dio mandamientos porque nos ama. Él desea protegernos y ayudarnos. ¡Qué maravillosos regalos nos han dado nuestro Padre Celestial y Su Hijo Jesucristo!