2018
Saber quiénes son… y quiénes han sido siempre
anterior siguiente

En el púlpito

Saber quiénes son… y quiénes han sido siempre

Family Life

Hace poco, mi sobrina Megan, de dieciséis años, y dos de sus amigas se quedaron a dormir en casa. Aquella noche, mientras conversábamos, una de ellas me preguntó cómo había sido crecer en una granja en los viejos tiempos… Les conté a Megan y a sus amigas que en los “viejos tiempos” yo había sido extremadamente tímida y no tenía absolutamente nada de confianza en mí misma.

“¿Cómo pudiste sobreponerte a ese sentimiento?”, preguntó Megan. Estaba a punto de dar una respuesta trillada cuando me detuve, con la sensación de que aquellas estupendas jovencitas estaban dispuestas a escuchar más; de modo que les expliqué que la razón era espiritual: No fue sino hasta que comencé a entender lo que el Señor pensaba de mí que mis sentimientos sobre mí misma y sobre mi vida comenzaron a cambiar lentamente. Entonces comenzaron a llover las preguntas: ¿Cómo sabía yo lo que pensaba el Señor? ¿Y cómo podían averiguar lo que Él pensaba de ellas?

Durante varias horas, Escrituras en mano, hablamos de cómo escuchar la voz del Espíritu, de cuán ansioso está el Señor por develar el conocimiento cuidadosamente almacenado en nuestros espíritus en cuanto a quiénes somos y cuál es nuestra misión, y sobre la transformadora diferencia que marca el saberlo…

No hay nada más vital para nuestro éxito y nuestra felicidad aquí que aprender a escuchar la voz del Espíritu. Es el Espíritu el que nos revela nuestra identidad, la cual no es solamente quiénes somos, sino quiénes hemos sido siempre. Y cuando lo sabemos, nuestra vida adquiere un sentido de propósito tan asombroso que nunca volvemos a ser las mismas…

Nuestro espíritu anhela que recordemos la verdad acerca de quiénes somos, porque la manera en que nos vemos a nosotras mismas, nuestro sentido de identidad, repercute en todo lo que hacemos… Afecta la forma misma en que vivimos nuestra vida. De modo que, en este día, les invito a meditar de una manera nueva no solo en quiénes son, sino en quiénes han sido siempre…

¿Se dan cuenta de que Dios, que nos conoce perfectamente, nos reservó para venir ahora, cuando habría tanto en juego y más oposición que nunca? ¿Cuando Él necesitaría mujeres que ayudasen a criar y guiar a una generación escogida en el ambiente espiritual más letal? ¿Se dan cuenta de que Él nos escogió porque sabía que no tendríamos miedo de edificar Sion?…

Nobles y grandes. Valientes y resueltas. Fieles e intrépidas. Eso es lo que son, y eso es lo que han sido siempre. Entender esa verdad transformará su vida, porque este conocimiento lleva consigo una confianza que no se puede reproducir de ninguna otra manera…

Cuando entiendan que ustedes fueron elegidas y reservadas para este momento, y vivan en armonía con esa misión, serán más felices de lo que han sido jamás…

Dios es nuestro Padre, y Su Hijo Unigénito es el Cristo. Regocijémonos en representar una vez más al Salvador con valentía y en servir en Su viña con valor y vigor. Seamos intrépidas al edificar la Sion de nuestro Dios, porque sabemos quiénes somos, y quiénes hemos sido siempre.