2016
Nuestro espacio
anterior siguiente

Nuestro espacio

¿Has experimentado el poder del Libro de Mormón en tu vida? ¡Ponlo a prueba como hicieron estos misioneros!

Our Space

Ilustración por Brian Call.

Encontré la pieza que faltaba

Cuando yo asistía a la escuela secundaria (preparatoria) me ofendí a causa de cierta parte de la doctrina de la Iglesia; con el tiempo, eso me llevó a ser menos activo. Asistí a algunas actividades de otra iglesia, pero mi gozo no era completo; era como si me faltara algo.

Me llevó un tiempo descubrir lo que me faltaba, pero un día, después de orar, abrí los ojos y vi el Libro de Mormón sobre mi escritorio. Estaba a punto de irme a dormir cuando tuve un pensamiento: “Yo nací mormón. ¿Cómo es que no he terminado de leer el Libro de Mormón?”. Así que, ese día decidí que terminaría de leer el Libro de Mormón.

Después de muchos años de búsqueda, al fin encontré la pieza que faltaba para esa felicidad.

Élder Jayme Promise, Misión Filipinas Ciudad Quezón

Cuando la gente abre el libro

En la misión he visto a personas que beben, fuman y usan drogas abrir el Libro de Mormón, enmendar sus sendas y regresar a su familia y a la Iglesia. He visto a hijos pródigos volver a casa y servir en misiones después de abrir este libro. He visto a familias divididas leer juntas el Libro de Mormón y después sellarse en el templo. He visto cómo personas totalmente desesperadas y sin saber qué hacer abrieron el libro y entonces todo comenzó a tener sentido.

En cuanto abro el Libro de Mormón y uso un versículo para ayudar a alguien, se producen milagros. El poder de Dios se encuentra en esas páginas, a la espera de que cambie una vida, de que se obre un milagro. Puedo prometerles que ocurren milagros cada vez que abren el Libro de Mormón. Tal vez no siempre sean lo que deseamos, ni sucedan cuando querríamos que sucedieran, pero ocurren.

Élder Benjamin Baradi, Misión Filipinas Bacolod