2016
Cómo ser un buen amigo
anterior siguiente

Cómo ser un buen amigo

El autor vive en Santa Cruz, Bolivia.

Todos queremos sentirnos incluidos. Esto es lo que puedes hacer si tú u otra persona se sienten excluidos.

How to be a Good Friend

Ilustraciones por Pablo Luebert.

Empecé a investigar la Iglesia cuando era joven, pero dejé de asistir a las reuniones dominicales porque me sentía excluido por muchos de los jóvenes. Tiempo después, uno de esos jóvenes me invitó a una actividad de la Iglesia. Acepté y disfruté de las actividades porque eran cosas que me gustaban hacer: teatro, baloncesto y correr.

A medida que continué asistiendo a las actividades, llegué a conocer a los jóvenes y supe que muchos de ellos iban a mi escuela. Con el tiempo, pude entablar amistad con jóvenes y jovencitas que tenían las mismas normas que yo vivía. Agradezco que alguien me invitara a una actividad de la Iglesia y estoy agradecido por haber aceptado.

¿Alguna vez te has sentido como yo: excluido o como si no encajaras?, o ¿has conocido a alguien que no se sentía aceptado y no tenía muchos amigos? Ya sea en la escuela, en la Iglesia o en algún otro lugar, la mayoría de las personas se han sentido de esa forma en algún momento de la vida.

Cómo hacer buenos amigos

Es doloroso que te dejen de lado, pero enojarte o guardar rencor no te ayudará a sentirte mejor. En su lugar, intenta hacer estas cosas:

  • Participa en las actividades de la Iglesia; son buenas oportunidades de rodearte de personas que respetan tus normas.

  • Aprende y desarrolla destrezas. Unirse a asociaciones de estudiantes, equipos deportivos o clubes es una buena manera de conocer a personas que tengan intereses similares a los tuyos.

  • No esperes siempre a que los demás te pidan que seas su amigo; preséntate a otras personas.

  • Sé la mejor persona que puedas y mantén tus normas; encontrarás amigos que te aprecien por tu carácter y la luz que irradias.

  • Pasa tiempo con tu familia; tal vez descubras que algunos de tus mejores amigos están en tu propio hogar.

Cómo incluir a los demás

A veces puede parecer difícil salir de nuestra zona de confort y ser amigable con los demás, pero si recordamos que todos somos hijos de Dios, veremos la importancia de ayudar a otras personas. Estas son algunas ideas:

  • Habla con las personas nuevas en la escuela y en la capilla; preséntales a tus amigos.

  • Invita a alguien que necesite un amigo a una actividad de la escuela o de la Iglesia.

  • Confronta —con bondad y paciencia— a aquellas personas que, intencionalmente, hacen sentir incómodos a los demás.

  • Siéntate al lado de alguien que esté solo o invítalo a sentarse contigo y con tus amigos.

  • Ora al Padre Celestial cuando no sepas cómo ayudar a alguien. Él sabe perfectamente qué necesita esa persona para ser feliz y puede ayudarte a brindar esa ayuda.