Restauración e Historia de la Iglesia
Prefacio

“Prefacio”, Santos: La historia de la Iglesia de Jesucristo en los últimos días, tomo I, El estandarte de la verdad, 1815–1846 (2018)

“Prefacio”, Santos, tomo I

Prefacio

Las historias verídicas, bien relatadas, pueden inspirar, advertir, entretener e instruir. Brigham Young entendía el poder de un buen relato cuando aconsejó a los historiadores de la Iglesia que hicieran más que simplemente registrar datos aburridos del pasado. “Escriban con un estilo narrativo”, les aconsejó, y “escriban solo en torno a una décima parte como mucho”1.

La presente obra es una narración histórica diseñada para brindar a los lectores un entendimiento básico de la historia de la Iglesia. Cada escena, cada personaje y cada línea de diálogo se sustenta en fuentes históricas que se citan al final del libro. Quienes deseen leer dichas fuentes, comprender mejor los temas relacionados y descubrir aún más relatos, encontrarán enlaces a recursos adicionales en línea en history.lds.org.

Este libro es el primero de una historia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en cuatro tomos. Juntos, estos tomos cuentan la historia de la restauración del evangelio de Jesucristo desde los albores de la Iglesia hasta el presente. Se han escrito con un estilo atractivo y accesible para los Santos de todo el mundo.

La Iglesia publicó anteriormente dos historias en varios tomos. La primera fue una historia documental iniciada por José Smith en la década de 1830 que se publicó a principios de 1842. La segunda fue escrita por B. H. Roberts, historiador adjunto de la Iglesia, y se publicó en 19302. Desde entonces, la difusión mundial del Evangelio restaurado, junto con el mandamiento del Señor de llevar continuamente la historia “para el bien de la iglesia, y para las generaciones futuras”3, es una señal de que ha llegado el momento de actualizarla e incluir a más Santos en ella.

Aun más que en las historias anteriores, Santos presenta la vida y los relatos de hombres y mujeres corrientes de la Iglesia, además de ofrecer nuevos detalles y perspectivas sobre personas y acontecimientos más conocidos de la historia de la Iglesia. Cada capítulo ayudará a los lectores a comprender y valorar a los Santos que los precedieron e hicieron de la Iglesia lo que esta es en la actualidad. Entrelazadas, sus historias crean el rico tapiz de la Restauración.

Santos no es escritura pero, al igual que las Escrituras, cada tomo contiene verdades divinas e historias de personas imperfectas que tratan de llegar a ser Santos mediante la expiación de Jesucristo4. Sus relatos, como los de todos los Santos pasados y presentes, sirven a los lectores de recordatorio de cuán misericordioso ha sido el Señor con Su pueblo que se ha congregado en todo el mundo para hacer avanzar la obra de Dios.