Liahona
La mira puesta únicamente en la gloria de Dios
anterior siguiente

Mensaje del Área

La mira puesta únicamente en la gloria de Dios

En el Libro de Mormón, Alma, después de dejar el asiento judicial, se dedicó únicamente a la obra del Señor porque veía la iniquidad de los de la Iglesia y que esta empezó a detener su progreso. Su deseo era predicarles la palabra de Dios para despertar en ellos el recuerdo de sus deberes porque no vio otra manera de rescatarlos sino con la fuerza de un testimonio puro.

Por lo tanto, Alma visitó a diferentes iglesias y pueblos como parte de su oficio como Sumo Sacerdote. Lo interesante es que él visitó en primer lugar la iglesia en Zarahemla, la sede central de la Iglesia en su día. Él predicó uno de los sermones más poderosos que encontramos en el Libro de Alma. Después de predicar en Zarahemla se fue al pueblo de Gedeón. Es interesante para mí cómo les enseñó diferente de cómo lo hizo a los miembros en Zarahemla y aun le enseñó cosas más profundas a causa de su fe y fidelidad.

Alma les dice lo siguiente: “he aquí, he venido con grandes esperanzas y con mucho anhelo de hallar que os habíais humillado ante Dios y que habíais continuado suplicando su gracia; de hallar que estabais sin culpa ante Él, y de no hallaros en el terrible dilema en que estaban vuestros hermanos en Zarahemla”. Y más después repitió su sentimiento al decir, “porque como os dije desde el principio, deseaba mucho que no estuvieseis en el estado de dilema semejante a vuestros hermanos; y he hallado que se han realizado mis deseos” (Alma 7:3, 18; cursiva agregada).

Entonces ¿qué era este terrible dilema o estado de dilema al que se refiere Alma? En la nota de pie en las Escrituras en ingles en el versículo 18 nos lleva a Santiago 1:8 como referencia. Ahí encontramos lo siguiente que nos da la respuesta del dilema que se encontraba en la tierra de Zarahemla. “El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”.

Una persona de doble ánimo es una persona indecisa, irresoluta, inestable. Pienso que esto sigue siendo un desafío muy grande para cada uno de nosotros. A veces queremos dos cosas a la misma vez sin considerar que con el tiempo nuestras decisiones nos llevarán al fracaso espiritual. Naturalmente, es más fácil elegir el camino divertido, o más fácil vivir una vida placentera en vez de una vida de autocontrol y disciplina. A veces queremos elegir y tocar las cosas de este mundo mientras tenemos la otra mano en las paredes del templo. ¿Podemos ver ahora por qué el Señor nos aconseja que tengamos la vista puesta únicamente en la gloria de Dios?

Tener solamente nuestra vista en la gloria de Dios significa que ya debemos elegir este día “a quien sirváis,” el dios de este mundo o al Señor Jesucristo y Su evangelio. Quizás nuestra respuesta debe ser igual a la del profeta Josué, “pero yo y mi casa serviremos a Jehová” (Josué 24:15).

En un discurso de la conferencia general titulado “Resolved esto en vuestros corazones” el élder Neal A. Maxwell nos dice que “el profeta Jose Smith dijo que el conocimiento del Evangelio ‘disipa las tinieblas, así como la incertidumbre y la duda’ y que ‘no hay castigo tan terrible como el de la incertidumbre’”. (Enseñanzas del profeta Jose Smith, pág. 349) La incertidumbre nos lleva a una vida de suspenso, de angustia, y de no tener el alivio y la paz que proviene de la resolución de ser más dedicados.

Mis queridos hermanos y hermanas, tomemos la resolución de escoger a Jesucristo y Su evangelio diariamente para que podamos recibir aun mayor conocimiento y una paz íntegra. No dejemos que seamos miembros de “doble ánimo”. Seamos fieles al Señor en todas las cosas y les testifico que encontrarán el gozo de la plenitud del Evangelio y las bendiciones del Señor en nuestras vidas.