Susanna Ståhle de Turku, Finlandia
    Notas al pie de página
    Tema

    De Amigo a Amigo

    Susanna Ståhle de Turku, Finlandia

    Suanna Ståhle, de 11 años, de Turku, Finlandia, es muy valiente. Ha montado caballos desde que tenía cinco años y le gustan las competiciones de salto de vallas. Dice que lo importante es tener un buen equilibrio y ser capaz de calcular los pasos del caballo. Pero más importante es tener el valor de estimular al caballo para que salte. Cuando un jinete está asustado, el caballo siente el temor y puede negarse a saltar.

    Susanna también es valiente en otros aspectos de la vida. Un buen amigo le enseñó a saltar a caballo. Ese amigo quería que Susanna participara en competiciones de obstáculos que se llevaban a cabo en domingo, pero Susanna le dijo a su amigo que no lo haría.

    Al ser la hija mayor de la familia Ståhle, Susanna sabe que debe dar un buen ejemplo a su hermano menor, Daniel, de 2 años, y sus hermanas también menores, Sofía, de 8 años, y Emilia, de 6. Una de las formas en las que pone el ejemplo es cuando ayuda a su madre a preparar la cena. Pero para Susanna eso no le resulta pesado. ¡A ella le gusta cocinar!

    “Cada semana aprendo más y más”, dice Susanna, “Mi plato favorito es la lasaña”. Dice que se siente bien cuando ayuda a su familia. “Cuando prestas servicio, ves lo bien que se sienten los demás. Te da felicidad y deseas hacer más”.

    Susanna también ayuda al cuidar a su hermano Daniel; ella dice que él puede desordenar todo en un abrir y cerrar de ojos. Un día, Daniel decidió “limpiar” todos los espejos de la casa e incluso su propia cabeza ¡con crema para los pies! Susanna ayudó a limpiar todo, y le llevó cerca de una hora.

    Pero Daniel no siempre está desordenándolo todo. Susanna dice que a él “le gusta mucho escuchar historias y algunas veces se duerme en mis brazos cuando estoy leyendo”.

    Además de los saltos a caballo, una de las actividades favoritas de Susanna es descansar en el sofá y leer un buen libro, especialmente si es de aventuras. Cuando sólo tenía dos años, se sentaba durante largos ratos y escuchaba relatos del Libro de Mormón. Ahora escribe sus propias historias. Algunas son tan emotivas que hacen llorar a su mamá. Le gusta escribir sobre ponis y caballos.

    A Sofía, la hermana de Susanna, le gusta pintar y espera algún día llegar a ser artista y exponer sus obras en la biblioteca municipal. También le gusta nadar y pasear en bicicleta. Aunque sus actividades la mantienen ocupada, aún así encuentra tiempo para jugar con Daniel y Emilia.

    A Emilia lo que más le gusta es cantar y tocar el piano. Pasea por el jardín y por la colina que hay detrás de su casa, y canta todo el camino. Inventa muchas de las canciones que canta, canciones sobre nuestro Padre Celestial y Jesús.

    La familia Ståhle asiste al Barrio Turku 2, Estaca Tampere, Finlandia. El templo más cercano a su casa está en Suecia, a 12 horas de viaje en automóvil y barco. Pero en el año 2000, la Primera Presidencia anunció que se construiría un templo en Helsinki, Finlandia. ¡Los Ståhle están deseosos de verlo terminado! Estará a sólo tres horas de su casa y saben que será hermoso. “Tenemos fotos de nuestra familia eterna en el templo de Suecia”, dice Susana. “Quiero casarme en el templo. Nuestra maestra de la Primaria nos enseña en cuanto a los templos y cómo podemos servir en ellos”.

    Cuando los papás de Susanna van al templo de Suecia, a menudo traen videos de la Iglesia que la familia ve junta durante la noche de hogar. A los Ståhle también les gusta pasar tiempo juntos esquiando, patinando sobre hielo o nadando en el lago que está cerca de su casa. Les gusta cocinar juntos como familia, y el hermano mayor de Susanna, Mikael, de 17 años, hace un postre especial: pastel de chocolate con crema batida.

    El himno favorito de Susanna es “Llamados a servir” ( Himnos Nº 161), que aprendió en la Primaria. Susanna admira mucho a su hermano mayor, Mikael, quien servirá en una misión cuando acabe su servicio militar.

    La mamá de Susanna, Eeva, se unió a la Iglesia en 1989, antes de que Susanna naciera. La hermana Ståhle tenía una buena amiga que era miembro, pero nunca hablaron de religión sino hasta que la hermana de la hermana Ståhle tuvo un terrible accidente en el auto. Poco después, la hermana Ståhle fue a la Iglesia con su amiga. De inmediato se sintió en paz. Se bautizó un mes más tarde, y el padre de Susanna, Sven, se bautizó unos años después.

    Ahora, Susanna y su familia ayudan a Sofía a prepararse para el bautismo. Una de las maneras de hacerlo es invitar a los misioneros a su casa. Para prepararse, Sofía también lee el Libro de Mormón, una meta que ella misma se puso.

    Susanna todavía recuerda los buenos sentimientos que tuvo cuando se bautizó. Una semana antes de su bautismo, tuvo un sueño que recuerda muy bien, pues vio una gran montaña frente a ella y un sendero que conducía directamente hasta la cumbre de la misma. Vio otro sendero que iba por la ladera de la montaña pero parecía muy bien iluminado. Escogió el sendero de la ladera y pronto se encontró a oscuras. Se sintió triste y se devolvió.

    “A veces escogemos el sendero equivocado”, dice ella, “pero siempre podemos devolvernos y encontrar el camino hacia nuestro Padre Celestial”. Susanna es lo bastante valiente como para encontrarlo siempre.

    Eeva Ståhle es miembro del Barrio Turku 2, Estaca Tampere, Finlandia. Tiffany E. Lewis es miembro del Barrio Miami Shores, Estaca Fort Lauderdale, Florida, E.U.A.