Mi Familia
    Notas al pie de página
    Tema

    Tiempo Para Compartir

    Mi Familia

    “La familia es ordenada por Dios” (“La familia: Una proclamación para el mundo, Liahona, octubre de 1998, pág. 24).

    Banay, aiga, perhe, famiglia, rodina, fjölskylda, family, család, estas palabras son diferentes, pero todas significan lo mismo: ¡FAMILIA! Todas las familias son diferentes; unas tienen muchos hijos, y otras pocos, o uno sólo, o ninguno. Algunas familias tienen hijos, padres, abuelos, tías y tíos y viven todos juntos. Algunos hijos viven con ambos padres, y otros solamente con uno. Algunos hijos viven con los abuelos o con otros adultos.

    Una parte importante de vivir el Evangelio es mostrar amor por tu familia. Para mostrar amor por tus padres puedes ayudarlos y ser obediente (véase Efesios 6:1). Las Escrituras nos enseñan a ser “benignos… misericordiosos, [perdonándonos] unos a otros”(Efesios 4:32).

    Los profetas nos enseñan la importancia de la familia. El presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) dijo: “La familia es la unidad básica del reino de Dios sobre la tierra” (“Fortalezcamos la familia, unidad básica de la Iglesia”, Liahona, agosto de 1978, pág. 69). El presidente Ezra Taft Benson (1899–1994) dijo: “La amistad más importante que debieras tener es la de tus hermanos y hermanas, y la de tu padre y tu madre” (“Para la ‘juventud bendita’”, Liahona, julio de 1986, pág. 40). El presidente Gordon B. Hinckley nos dice: “Los gozos más grandes de la vida se obtienen mediante relaciones familiares felices” (“Yo creo”, Liahona, marzo de 1993, pág. 6).

    Nuestro Padre Celestial ha establecido familias para ayudarnos a ser felices y prepararnos para la vida eterna.

    Instrucciones

    Calca el óvalo de la página A5 sobre una cartulina gruesa o sobre fieltro; luego recorta dos óvalos. Enhebra una aguja grande con estambre o con hilo de bordar y hazle un nudo al final. Une los óvalos sobrehilándolos alrededor de todo el borde excepto por la parte de arriba (véase la pág. A5). Introduce en los óvalos uno de los mensajes (o un mensaje que hagas tú mismo). Haz algo amable por un miembro de la familia y después coloca los óvalos sobre su cama.

    Ideas para el Tiempo para compartir

    1. 1. Explique que nuestro Padre Celestial nos ha bendecido con familias para ayudarnos a regresar a Él. Dé a los niños una copia de “La familia: Una proclamación para el mundo” (véase Liahona , octubre de 1998, pág. 24). Dígales que contiene las enseñanzas del Señor en cuanto a la familia y que usted se referirá a ella a lo largo del año. Al leer usted el primer párrafo de la proclamación, pida a los niños que pongan atención para saber cuál es la parte central del plan que el tiene para Sus hijos e hijas. Lean juntos las primeras dos líneas del séptimo párrafo de la proclamación. Ayude a los niños a entender que “ordenada por Dios” significa que, según el designio de nuestro Padre Celestial, el matrimonio y la familia deben durar para siempre. Escriba estas frases en hojas de papel y recorte cada palabra. En un lado de la pizarra, reorganice las palabras del primer párrafo. En el otro lado, reorganice las palabras del séptimo párrafo. Divida los niños en dos grupos y pida a algunos de ellos que organicen las palabras en el orden correcto mientras sus grupos repiten las frases. Mezcle las palabras de nuevo y vea si pueden ordenarlas sin que los grupos repitan las frases. Aliente a los niños a guardar sus ejemplares de la proclamación para utilizarlos a lo largo del año.

    2. 2. Divida los niños en grupos y asigne a cada grupo una canción o un himno sobre el hogar y la familia. Déles algunos minutos para que lean la letra y busquen ideas que nos ayuden a demostrar amor. Pida a cada grupo que cante su canción o himno y entonces compartan sus ideas. Pídales que hagan dibujos que representen las formas en que pueden demostrar amor por los miembros de la familia. Trate de que la mayoría de los niños explique su dibujo. Aliente a los niños a demostrar amor por los miembros de la familia durante la semana.