Instituto
Lección 7: El recogimiento en Ohio


“Lección 7: El recogimiento en Ohio”, La historia de los Santos de los Últimos Días: 1815–1846, Material para el maestro, 2018

“Lección 7”, La historia de los Santos de los Últimos Días: 1815–1846, Material para el maestro

Lección 7

El recogimiento en Ohio

Introducción y cronología

En el otoño de 1830, varios misioneros que habían sido llamados a predicar a los lamanitas se detuvieron en la zona de Kirtland, Ohio, para compartir el Evangelio restaurado. En poco tiempo, fueron bautizadas más de cien personas, incluso Sidney Rigdon y muchos miembros de su congregación. En diciembre de 1830, José Smith recibió una revelación en la que el Señor mandó a los santos que vivían en Nueva York que se congregaran en Ohio (véase D. y C. 37). José Smith y su esposa, Emma, viajaron a Kirtland, adonde llegaron en febrero de 1831. Antes de la llegada de José Smith, algunos de los santos de Ohio habían sido engañados por manifestaciones espirituales falsas. Por medio de revelación al Profeta, el Señor ayudó a los santos a discernir y a evitar el engaño (véanse D. y C. 4650).

Octubre–noviembre de 1830

Oliver Cowdery, Parley P. Pratt, Ziba Peterson y Peter Whitmer, hijo, predican el Evangelio en el noreste de Ohio durante varias semanas.

2 de enero de 1831

La tercera conferencia de la Iglesia se lleva a cabo en Fayette, Nueva York, y José Smith anuncia la revelación en la que se manda a los santos congregarse en Ohio (véanse D. y C. 37–38).

4 de febrero de 1831

José y Emma Smith llegan a Kirtland, Ohio.

Abril–mayo de 1831

Los santos que vivían en Nueva York salen hacia Kirtland, Ohio.

Lecturas para el alumno

Santos: La historia de la Iglesia de Jesucristo en los últimos días, tomo I, El estandarte de la verdad, 1815–1846, 2018, capítulos 10–11

Sugerencias para la enseñanza

El Señor manda a los santos congregarse en Ohio

Anote las siguientes palabras del presidente Thomas S. Monson (1927–2018) en la pizarra:

“La gran prueba de esta vida es la obediencia” (Thomas S. Monson, “La obediencia trae bendiciones”, Liahona, mayo de 2013, pág. 92).

  • ¿Por qué piensan que la obediencia al Señor sea la gran prueba de esta vida?

Pida a los alumnos que piensen en algunos de los desafíos que han afrontado o que podrían afrontar al obedecer los principios y los mandamientos del Evangelio. A medida que estudien el recogimiento de los santos en Ohio, invítelos a buscar un principio que pudiera ayudar a alentarlos a obedecer fielmente al Señor.

Muestre el mapa “Misión entre los lamanitas, 1830–1831”.

Imagen

Recuerde a los alumnos que en el otoño de 1830, Oliver Cowdery, Peter Whitmer, hijo, Ziba Peterson y Parley P. Pratt fueron llamados a predicar el Evangelio entre los lamanitas o indígenas estadounidenses. De camino a las tierras de los indígenas al oeste de Misuri, se detuvieron en Mentor y en Kirtland, Ohio, y durante su estancia compartieron el Evangelio restaurado con el amigo y expastor de Parley, Sidney Rigdon, y con muchas otras personas.

  • De acuerdo con su lectura del capítulo 10 de Santos: tomo I, ¿qué impacto tuvo en la recién organizada Iglesia la predicación que esos misioneros realizaron en Ohio? (Se bautizaron más de cien personas. El crecimiento de la Iglesia en la zona de Kirtland preparó el camino para que los santos se congregaran en Ohio).

Explique que poco tiempo después de aquel éxito misional en Ohio, el profeta José Smith recibió dos revelaciones que tendrían repercusiones en el futuro de la Iglesia. Una de ellas fue una revelación que el Profeta recibió mientras trabajaba en su traducción inspirada del Antiguo Testamento. La revelación, que está registrada en el Libro de Moisés, relataba la forma en la que el antiguo profeta Enoc recogió a un pueblo recto y edificó una ciudad de santidad llamada Sion, la cual “con el transcurso del tiempo… fue llevada al cielo” (Moisés 7:21). La revelación también indicaba que, antes de la Segunda Venida, el pueblo del Señor sería nuevamente recogido y edificaría otra ciudad de Sion (véase Moisés 7:62). En la otra revelación, que está registrada en Doctrina y Convenios 37, el Señor mandó a los santos de Nueva York congregarse en Ohio (véase D. y C. 37:3).

Pida a los alumnos que se organicen en grupos de dos y que busquen el capítulo 10 de Santos: tomo I. Pídales que lean en voz alta con su compañero la página 111, empezando con el párrafo que dice “A fines de diciembre…”, y terminando con el de la página 112 que dice “Como líder de…”. Pida a los alumnos que presten atención a fin de determinar cómo respondieron los santos de Nueva York a las revelaciones del Señor en las que se les mandaba congregarse en Ohio.

  • ¿Qué les llama la atención sobre las diversas reacciones que los miembros de la Iglesia tuvieron ante el mandamiento del Señor de congregarse en Ohio?

  • ¿En qué sentido son similares esas diversas reacciones a las formas en las que podríamos responder a los mandamientos y el consejo que se nos da mediante los profetas del Señor en la actualidad?

  • ¿Qué sacrificios hicieron los santos a fin de congregarse en Ohio? (Véase D. y C. 38:37).

Muestre la siguiente declaración de Newel Knight e invite a un alumno a leerla en voz alta. Pida a los alumnos que presten atención a fin de determinar lo que Newel Knight y los santos de Colesville estuvieron dispuestos a sacrificar para obedecer al Señor:

“En obediencia al mandamiento que se había dado, yo, junto con la rama de Colesville, comenzamos a hacer los preparativos para ir a Ohio…

“Como era de esperar, nos vimos obligados a hacer grandes sacrificios en relación con nuestras propiedades…

“Tras haber hecho los mejores arreglos que nos fue posible para el viaje, nos despedimos de todo lo que teníamos en gran estima en esta tierra… [y] comenzamos nuestro viaje [a principios] de abril [de 1831] hacia Ohio” (Autobiografía y diario de Newel Knight, aprox. 1846–1847, págs. 28–29, Biblioteca de Historia de la Iglesia, Salt Lake City; se estandarizaron la ortografía, la puntuación y el uso de las mayúsculas).

  • ¿Qué bendiciones prometió el Señor a los santos si obedecían Su mandamiento de congregarse en Ohio? (El Señor daría a los santos “riquezas más grandes” si obedecían Su mandamiento de congregarse en Ohio [D. y C. 38:18; véase también D. y C. 38:19, 32], lo que sugiere que las bendiciones prometidas del Señor serían mayores que los sacrificios que se pidió a los santos que hicieran).

  • ¿Qué principio aprendemos de ese relato en cuanto a cómo nos bendecirá el Señor si estamos dispuestos a hacer sacrificios para obedecerle? (Los alumnos podrían usar otras palabras, pero asegúrese de que reconozcan un principio como el siguiente: Si hacemos sacrificios para obedecer al Señor, Él proporcionará bendiciones que serán mayores que el sacrificio que hayamos hecho. Anote el principio en la pizarra).

Invite a un alumno a leer el siguiente párrafo en voz alta:

Cuando se les mandó congregarse en Ohio, los santos no comprendían plenamente el alcance de las bendiciones prometidas del Señor. Con el tiempo, el cumplimiento de las bendiciones prometidas del Señor se hizo evidente: al poco tiempo de haber llegado a Kirtland, el Profeta recibió la revelación que está registrada en Doctrina y Convenios 42, la cual establece la ley del Señor para ayudar a los santos a establecer Sion. El Profeta recibió más de cincuenta otras revelaciones en Ohio que contenían la guía del Señor y preciosas verdades del Evangelio. Los santos también fueron “investidos con poder de lo alto” (D. y C. 38:32) cuando recibieron dones y manifestaciones espirituales en abundancia durante la construcción, la dedicación y el uso del Templo de Kirtland, donde se restauraron llaves del sacerdocio esenciales, incluso el poder para sellar a las familias por la eternidad.

  • ¿En qué sentido son esas bendiciones más grandes que los sacrificios que hicieron los santos de Nueva York para obedecer al Señor?

Muestre la siguiente pregunta e invite a los alumnos a meditar en ella y luego a anotar una respuesta en su diario de estudio: ¿Qué bendiciones has recibido por decidir hacer sacrificios para obedecer al Señor?

Después de haberles dado suficiente tiempo, invite a varios alumnos a compartir con la clase lo que escribieron.

Testifique que cuando mantenemos una perspectiva eterna, las bendiciones que recibimos por nuestros sacrificios siempre son mayores que cualquier cosa a la que renunciemos (véase la Guía para el Estudio de las Escrituras, “Sacrificios”, escrituras.ChurchofJesusChrist.org). Invite a los alumnos a pensar en qué sacrificios podrían tener que hacer para obedecer más fielmente un mandamiento o principio del Evangelio. Ínstelos a actuar de acuerdo con la inspiración que reciban.

José y Emma Smith llegan a Kirtland, Ohio

Explique que después de haber recibido el mandamiento del Señor de congregarse en Ohio, el Profeta sintió “la necesidad urgente de llegar a Kirtland” (Santos: tomo I, pág. 112). Dispuestos a hacer sacrificios para obedecer al Señor, José y Emma partieron de Fayette, Nueva York, en pleno invierno, aun cuando Emma estaba encinta y aún recuperándose de una larga enfermedad. Llegaron a la tienda de Newel K. Whitney, en Kirtland, el 4 de febrero de 1831.

Imagen

Muestre una lámina de la tienda de la familia Whitney en Kirtland.

Explique que Newel K. Whitney era un hombre de negocios importante y que él y su esposa, Elizabeth Ann (conocida como Ann), eran conversos recientes a la Iglesia. Invite a un alumno a leer en voz alta la página 115 de Santos: tomo I, comenzando con el párrafo que dice “El 4 de febrero de 1831 llegó un trineo…”, y terminando con el párrafo que dice “—Soy José…”. Pida a los alumnos que presten atención para averiguar lo que ocurrió cuando Newel K. Whitney conoció al profeta José Smith.

  • ¿Qué les parece interesante o significativo en cuanto a la conversación entre el Profeta y Newel K. Whitney?

  • Según lo que el Profeta le dijo a Newel, ¿cuál fue una de las razones que llevaron a José Smith a visitar a Newel y a Ann en Kirtland?

Explique que un poco antes de ser bautizados, Newel y Ann Whitney habían orado fervientemente pidiendo guía del Señor y recibieron una manifestación espiritual poderosa. Invite a un alumno a leer en voz alta el siguiente relato que compartió Ann Whitney:

Imagen

“Era la medianoche y mi esposo y yo estábamos en nuestra casa en Kirtland, pidiendo al Padre en oración que se nos mostrara el camino, cuando el Espíritu descansó sobre nosotros y una nube ensombreció la casa… Un asombro solemne nos invadió; vimos la nube y sentimos el Espíritu del Señor. Entonces escuchamos una voz que salía de la nube que dijo: ‘Prepárense para recibir la palabra del Señor que está por venir’” (Elizabeth Ann Whitney, en Andrew Jenson, Latter-day Saint Biographical Encyclopedia, 1901, tomo I, pág. 223; véase también “Newel K. Whitney: A Man of Faith and Service,” serie Museum Treasures, 25 de marzo de 2015, history.ChurchofJesusChrist.org).

Explique que la promesa del Señor de que Su palabra estaba por venir posiblemente se cumpliera en parte cuando los misioneros proclamaron por primera vez el Evangelio restaurado en la zona de Kirtland. Además, Ann comentó a su esposo que ella consideraba que la llegada del Profeta a su hogar en Kirtland cumplió esa promesa. Mientras estuvo hospedado con los Whitney, el Profeta recibió las revelaciones que están registradas en Doctrina y Convenios 41–44 (véase Elizabeth Ann Smith Whitney, “A Leaf from an Autobiography”, Woman’s Exponent, 1 de septiembre de 1878, tomo VII, pág. 51; véase también Jenson, Latter-day Saint Biographical Encyclopedia, tomo I, pág. 224).

  • ¿Qué les enseñan esos relatos en cuanto a José Smith? (Es posible que los alumnos den varias respuestas correctas, incluso la siguiente: José Smith fue un profeta de Dios inspirado).

  • ¿Qué revelan esos relatos en cuanto a Newel y Ann Whitney?

  • ¿Qué principio aprendemos de esos relatos sobre una forma en que Dios contesta las oraciones en las que pedimos guía divina? (Una vez que los alumnos respondan, anote el siguiente principio en la pizarra: A medida que oramos pidiendo guía divina, Dios puede mostrarnos el camino por medio de Sus siervos escogidos).

A fin de ayudar a los alumnos a entender ese principio, explique que el Padre Celestial puede contestar nuestras oraciones y deseos de guía a medida que estudiemos las Escrituras y las enseñanzas de los líderes de la Iglesia, y conforme escuchemos atentamente la conferencia general y busquemos el consejo de los líderes locales de la Iglesia.

José Smith recibe revelación para ayudar a los santos a discernir las manifestaciones espirituales falsas y evitar el engaño

Explique que no mucho tiempo después de que el profeta José Smith (1805–1844) llegara a Kirtland, observó que “algunos conceptos raros y espíritus falsos se habían introducido entre” los miembros recién bautizados de la Iglesia (Manuscript History of the Church, tomo A-1, pág. 93, josephsmithpapers.org). Algunos no comprendían correctamente la influencia y las manifestaciones del Espíritu Santo.

Invite a dos alumnos a tomar turnos para leer en voz alta las siguientes declaraciones de John Whitmer y John Corrill, dos de los primeros miembros de la Iglesia, y pida a la clase que preste atención a fin de encontrar ejemplos de conductas que tuvieron lugar entre algunos de los primeros conversos en Kirtland.

Imagen

“Algunos tenían visiones y no podían precisar lo que veían; algunos se imaginaban que tenían la espada de Labán y la blandían [a semejanza de un soldado a caballo]; otros actuaban como un indígena que arrancaba un cuero cabelludo; otros se escurrían o deslizaban… [por] el suelo a la velocidad de una serpiente… De ese modo el diablo cegó los ojos de algunos discípulos buenos y sinceros” (John Whitmer, en The Joseph Smith Papers, Histories, Volume 2: Assigned Histories, 1831–1847, edición de Karen Lynn Davidson y otros autores, 2012, pág. 38; se estandarizó el uso de las mayúsculas).

“[Algunos de los primeros conversos] se comportaban de manera extraña… a veces corriendo por los campos o subiéndose a troncos secos desde los que predicaban, como si estuvieran rodeados de una congregación, y como si las visiones que tenían los absorbieran de tal modo que eran totalmente insensibles a todo lo que les rodeara” (John Corrill, en The Joseph Smith Papers: Histories, Volume 2, Assigned Histories, 1831–1847 edición de Karen Lynn Davidson y otros autores, 2012, pág. 143; se estandarizó la puntuación).

  • ¿Cuál piensan que podría ser el daño o perjuicio para la Iglesia si ese tipo de conductas continuaba entre los santos?

Explique que el profeta José Smith preguntó al Señor en cuanto a esas conductas y recibió la revelación que está registrada en Doctrina y Convenios 50. Invite a un alumno a leer en voz alta Doctrina y Convenios 50:2–3 y pida al resto de la clase que siga la lectura en silencio en busca de lo que el Señor reveló sobre esas manifestaciones espirituales extrañas.

  • ¿Qué enseñó el Señor a los santos en cuanto a esas manifestaciones espirituales?

  • ¿Cuáles son algunas de las formas en las que el adversario procura engañar a los miembros de la Iglesia en la actualidad?

Muestre la siguiente declaración del profeta José Smith en cuanto a los “conceptos raros” y los “espíritus falsos” que había entre los santos, e invite a un alumno a leerla en voz alta:

Imagen

“Con un poco de prudencia y algo de sabiduría, pronto ayudé a los hermanos y hermanas a vencerlos… Los espíritus falsos fueron fáciles de discernir y rechazar a la luz de la revelación” (José Smith, en Manuscript History of the Church, tomo A-1, pág. 93, josephsmithpapers.org).

  • ¿Qué principio podemos aprender de la declaración del Profeta sobre lo que ayudará a los Santos de los Últimos Días a discernir la falsedad y el engaño? (Una vez que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: A la luz de la revelación, podemos discernir la falsedad y el engaño).

Para ayudar a los alumnos a entender este principio, invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del presidente James E. Faust (1920–2007), de la Primera Presidencia:

Imagen

“Existe un gran escudo contra el poder de Lucifer y sus huestes. Esta protección se halla en el espíritu de discernimiento mediante el don del Espíritu Santo. Dicho don llega invariablemente mediante la revelación personal a los que se esfuerzan por obedecer los mandamientos del Señor y por seguir el consejo de los profetas vivientes” (James E. Faust, “Las fuerzas que nos salvarán”, Liahona, enero de 2007, págs. 6–7).

  • ¿Por qué consideran que obedecer los mandamientos y el consejo de los profetas vivientes nos ayuda a recibir y utilizar el don del discernimiento?

  • ¿Qué más podemos hacer para invitar la luz de la revelación a fin de que podamos discernir la falsedad y el engaño? (Véase D. y C. 50:21–23, 29–32, 35).

Para concluir la lección, comparta su testimonio de los principios que se enseñaron en la lección e inste a los alumnos a actuar de acuerdo con esos principios. Invite a los alumnos a leer el capítulo 12 de Santos: tomo I como preparación para la siguiente clase.

Comentarios e información de contexto

Conceptos raros y espíritus falsos

El profeta José Smith (1805–1844) explicó el peligro que presentaban para la Iglesia los excesos religiosos y las manifestaciones espirituales falsas que tuvieron lugar en Kirtland:

Imagen

“Poco después de haberse establecido el Evangelio en Kirtland, y durante la ausencia de las autoridades de la Iglesia, se introdujeron muchos espíritus falsos, se vieron muchas visiones extrañas y se contemplaron descabelladas y obstinadas ideas… que tenían por objeto deshonrar a la Iglesia de Dios, causar que se retirase de ella el Espíritu de Dios y desarraigar y destruir aquellos principios gloriosos que se habían establecido para la salvación de la familia humana” (José Smith, “Try the Spirits”, Times and Seasons, 1 de abril de 1842, pág. 747, josephsmithpapers.org; se estandarizó la puntuación).