Relatos de las Escrituras
Capítulo 14: El Profeta y las revelaciones para la Iglesia: Septiembre de 1830
anterior siguiente

“Capítulo 14: El Profeta y las revelaciones para la Iglesia: Septiembre de 1830,” Relatos de Doctrina y Convenios (2002), 56–57

“Capítulo 14,” Relatos de Doctrina y Convenios, 56–57

Capítulo 14

El Profeta y las revelaciones para la Iglesia

Septiembre de 1830

José y Emma Smith se mudaron de nuevo a Nueva York. Allí vivía un hombre llamado Hiram Page que era miembro de la Iglesia. Él tenía una piedra y decía que con ella recibía revelaciones para la Iglesia.

Doctrina y Convenios 28, encabezamiento de la sección

Muchos miembros de la Iglesia creyeron a Hiram Page, entre ellos Oliver Cowdery. Algunas personas pensaban que Hiram Page era un profeta.

Doctrina y Convenios 28, encabezamiento de la sección

Oliver le preguntó a José en cuanto a Hiram Page. José oró y Jesús le dio una revelación en la que le dijo que sólo un hombre podía recibir revelaciones para toda la Iglesia, y ese hombre era el profeta José Smith.

Jesús dijo que Oliver y los demás podían recibir revelaciones para sí mismos, pero no para toda la Iglesia. Oliver creyó a José, y supo que las revelaciones de Hiram Page estaban equivocadas.

Jesús le dijo a Oliver que hablara con Hiram Page, y Oliver le dijo a Hiram que las revelaciones que había recibido por medio de la piedra no eran de Dios.

Oliver dijo que Satanás había tratado de engañar a Hiram Page; Hiram lo escuchó y se arrepintió.

Actualmente sólo el Presidente de la Iglesia recibe revelaciones para toda la Iglesia, pues es un profeta de Dios. Los miembros de la Iglesia deben obedecer al profeta.