Primaria
3 – 9 mayo. Doctrina y Convenios 46–48: “Buscad diligentemente los mejores dones”
anterior siguiente

“3 – 9 mayo. Doctrina y Convenios 46–48: ‘Buscad diligentemente los mejores dones’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“3 – 9 mayo. Doctrina y Convenios 46–48”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

Reunión campestre, por Worthington Whittredge.

3 – 9 mayo

Doctrina y Convenios 46–48

“Buscad diligentemente los mejores dones”

Piense en los niños a quienes enseña a medida que lea Doctrina y Convenios 46–48. Consulte la sección “Atender las necesidades de los niños pequeños” que se encuentra al principio de este recurso para obtener otras ideas que podría tomar en cuenta.

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Invite a los niños a que dibujen algo que hayan aprendido en la lección de la semana anterior o en casa durante la semana. Dígales cosas que les ayuden a recordar, si es necesario. Después permítales que hablen sobre sus dibujos.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 46:2–6

Puedo ayudar a que otras personas se sientan bienvenidas en la Iglesia.

Todos nosotros, incluyendo a los niños, queremos sentirnos bienvenidos y aceptados. ¿Cómo puede valerse de estos versículos para ayudar a los niños a que hagan que otras personas se sientan bienvenidas en la Iglesia?

Posibles actividades

  • Lea en voz alta Doctrina y Convenios 46:5 y explique a los niños el significado del versículo en sus propias palabras. Muestre imágenes de personas de distintos lugares del mundo. Pregunte a los niños a cuáles de estas personas desearía el Padre Celestial que invitáramos a las reuniones de la Iglesia. Ayúdeles a que practiquen hacerle una invitación a usted o invitarse entre ellos a asistir a una reunión o actividad de la Iglesia.

  • Pida a los niños que se imaginen que un amigo va a asistir a la Iglesia por primera vez. Ayúdeles a pensar en maneras en las que podrían hacer sentir bienvenido a su amigo. Permítales practicar lo que dirían o harían si vieran a un amigo entrar en la capilla o el salón por primera vez.

Doctrina y Convenios 46:13–26

El Padre Celestial me bendice con Sus dones.

Cada uno de los niños a los que enseña es un hijo o una hija del Padre Celestial y Él los ha bendecido con dones espirituales.

Posibles actividades

  • Utilice Doctrina y Convenios 46:13–26 o “Capítulo 20: Dones del Espíritu” (Relatos de Doctrina y Convenios, págs. 77–80) para explicar a los niños algunos de los dones que el Padre Celestial nos da por medio de Su Espíritu y por qué nos los da. De ser posible, muestre objetos o imágenes que representen cada uno de esos dones. Haga pausas de vez en cuando para preguntarles de qué manera esos dones podrían bendecir a alguien.

  • Entregue a un niño algo que se pueda compartir, como un trozo de pan o dos juguetes. Pídale que comparta con otro miembro de la clase lo que usted le haya dado. Explique que el Padre Celestial nos da dones y que Él desea que los utilicemos para ayudar a los demás. Cuénteles un relato de alguna ocasión en la que usted haya sido bendecido gracias a que alguien utilizó sus dones espirituales.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 46:8–26

El Padre Celestial me da dones espirituales para bendecir a otras personas.

Los dones que se describen en Doctrina y Convenios 46 —y muchos otros dones espirituales— vienen de Dios por medio del Espíritu Santo. Usted puede ayudar a los niños a reconocer los dones que han recibido —y otros más que ellos podrían procurar— a medida que estudien juntos Doctrina y Convenios 46.

Posibles actividades

  • Escriba en tiras de papel algunos de los dones espirituales que se mencionan en Doctrina y Convenios 46:13–26 y en Artículos de Fe 1:7, y escóndalas alrededor del salón. Invite a los niños a que busquen las tiras de papel y que lean los versículos para que vean dónde se menciona ese don en las Escrituras. Después lean juntos Doctrina y Convenios 46:8–9, 12. ¿Por qué nos da dones espirituales nuestro Padre Celestial?

  • Ayude a los niños a hacer una lista en la pizarra de los dones del Espíritu que se mencionan en Doctrina y Convenios 46. Cada vez que se mencione un don, hablen de la forma en que este se podría utilizar para bendecir a los demás. Las descripciones que se encuentran en “Capítulo 20: Dones del Espíritu” (Relatos de Doctrina y Convenios, págs. 77–80) le podrían servir. Diga a los niños que cada uno de ellos tiene dones espirituales. Anímelos a que le pidan al Padre Celestial que les ayude a reconocer sus dones y la forma en que pueden utilizarlos para bendecir a los demás.

Doctrina y Convenios 47:1, 3

Puedo llevar un registro de mi historia.

El Señor llamó a John Whitmer para que llevara una historia de la Iglesia En la actualidad somos sumamente bendecidos gracias a la historia de la Iglesia que se ha llevado a lo largo de los años.

Posibles actividades

  • Lean juntos Doctrina y Convenios 47:1, 3, y pida a los niños que descubran lo que el Señor deseaba que John Whitmer hiciera. ¿Qué quiere decir la palabra “continuamente” que se encuentra en el versículo 3? ¿Cómo somos bendecidos por el hecho de conocer la historia de la Iglesia?

  • Si los niños a los que enseña llevan un diario, pídales que hablen del tipo de cosas sobre las que escriben en él. Quizá a ellos les guste escuchar alguna anécdota que usted haya escrito en su diario durante su niñez o que un antepasado suyo haya escrito en su diario.

  • Muestre a los niños ejemplos de maneras en las que podrían llevar una historia personal de su vida. Por ejemplo, podrían escribir en un cuaderno, juntar fotografías en un álbum de recuerdos, escribir en una computadora o hacer grabaciones de audio o de video. Ayúdeles a elaborar una lista de cosas que sería bueno incluir en sus historias personales, entre ellas, su testimonio de Jesucristo. Invítelos a que elaboren un letrero o un cartel que se lleven a casa y que contenga algunas de estas ideas para que recuerden escribir su historia personal.

    Los diarios son una manera de llevar una historia.

Doctrina y Convenios 48:1–4

Puedo ayudar a los demás al compartir lo que se me ha dado.

El Señor instó a los santos en Ohio a que compartieran sus tierras y su dinero a fin de ayudar a otros santos. ¿Cómo podría utilizar estos versículos para ayudar a los niños a encontrar maneras de compartir con los demás lo que Dios les ha dado?

Posibles actividades

  • Muestre a los niños un mapa de Nueva York y Ohio (véase la reseña del 12 al 18 de abril de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar). Explique que el Señor mandó a los santos de Nueva York y de otros lugares a que se congregaran en Ohio. Sin embargo, cuando llegaron, muchos de ellos no tenían dinero suficiente para construir una casa. Ayude a los niños a que encuentren en Doctrina y Convenios 48:1–4 lo que el Señor pidió a los santos que hicieran en Ohio a fin de ayudar. Pregúnteles que habrían hecho ellos para ayudar si hubieran vivido en Ohio en esa época. ¿Qué se nos ha dado en la actualidad que podríamos utilizar para ayudar a los demás? Para obtener un ejemplo, véase el video “El abrigo” (video, ChurchofJesusChrist.org).

  • Lean juntos Doctrina y Convenios 48:4 e invite a los niños a que busquen algo que el Señor haya pedido a los santos que hicieran a fin de ayudar a llevar a cabo Su obra. Explique que el hecho de ahorrar dinero les habría permitido comprar terrenos y construir un templo un día. ¿Para qué podemos ahorrar dinero a fin de poder ayudar a llevar a cabo la obra del Señor? Muestre el video “¡Lo primero es lo primero!” (ChurchofJesusChrist.org) y hablen de la forma en que los niños que salen en él guardaron el mandamiento del Señor de ahorrar dinero.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Inste a los niños a que pregunten a sus familiares en casa sobre un don espiritual que crean que se les haya dado. También aliéntelos a que oren y procuren obtener un don del Espíritu que deseen desarrollar.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Ayude a los niños a aprender de las Escrituras. Quizá los niños pequeños no puedan leer mucho, pero usted todavía puede ayudarles a aprender de las Escrituras. Por ejemplo, podría leer un pasaje e invitarlos a que se pongan de pie o que levanten la mano cuando escuchen una palabra o frase específica.

Página de actividades: Dios me ha dado dones espirituales