Primaria
26 abril – 2 mayo. Doctrina y Convenios 45: “Se cumplirán las promesas”
anterior siguiente

“26 abril – 2 mayo. Doctrina y Convenios 45: ‘Se cumplirán las promesas’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“26 abril – 2 mayo. Doctrina y Convenios 45”, Ven, sígueme — Para la Primaria 2021

26 abril – 2 mayo

Doctrina y Convenios 45

“Se cumplirán las promesas”

En su función de maestro, su preparación más importante es la espiritual. Comience por estudiar Doctrina y Convenios 45 y ore para recibir la guía del Espíritu Santo. En esta reseña se ofrecen ideas que le podrían servir. También podría encontrar ideas en la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar o en las revistas Liahona o Amigos.

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Pregunte a los niños si les gustaría contar algo que hayan aprendido de las Escrituras esta semana. Escoja a uno de ellos para que hable y pida a los demás que levanten la mano si aprendieron algo similar.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 45:32

Puedo “esta[r] en lugares santos”.

En Doctrina y Convenios 45:32, el Señor enseñó que Sus discípulos hallarán protección en los últimos días si permanecen en lugares santos, o sea, en lugares que son especiales para Él. ¿Cómo podría ayudar a los niños a reconocer los lugares santos que hay en la vida de ellos?

Posibles actividades

  • Coloque en distintos lugares del aula imágenes de una casa, un edificio de la Iglesia y un templo. Dé pistas conforme describa esos lugares e invite a los niños a que se pongan de pie cerca de la imagen que esté describiendo. Lea la primera parte de Doctrina y Convenios 45:32. Testifique que somos bendecidos cada vez que pasamos tiempo en lugares santos como nuestro hogar, los edificios de la Iglesia y el templo. Pida a los niños que digan cómo se sienten al estar en esos lugares santos.

  • Invite a los niños a completar la hoja de actividades de esta semana. Ayúdeles a que escriban en su dibujo: “Puedo ayudar a que mi hogar sea un lugar santo” y “Doctrina y Convenios 45:32”. ¿Qué pueden hacer para ayudar a que su hogar sea un lugar santo?

  • A fin de ayudar a los niños a que piensen en lo que significa “no se[r] movidos”, pídales que se queden quietos sin moverse durante un minuto. Lea la primera parte de Doctrina y Convenios 45:32. Ayude a los niños a comprender que “esta[r] en lugares santos y no se[r] movidos” significa escoger lo correcto en todo momento, sin importar lo que esté ocurriendo. Invítelos a que “no se[an] movidos” de los pensamientos rectos y las buenas acciones.

Doctrina y Convenios 45:44–45

Jesucristo vendrá otra vez.

Cuando los santos de Kirtland, Ohio, escucharon la revelación que se encuentra en Doctrina y Convenios 45, la cual habla de los últimos días y de la segunda venida del Salvador, la recibieron con gozo. Considere la manera en que usted ayudará a los niños a prepararse con regocijo para la Segunda Venida.

Posibles actividades

  • Ayude a los niños a que piensen en cómo se sienten cada vez que se enteran de que una persona especial vendrá a visitarlos, como un abuelo o un amigo. ¿Cómo se preparan para esa visita? Muestre una imagen del Salvador y lea una parte o los dos versículos de Doctrina y Convenios 45:44–45. Diga a los niños qué siente usted en cuanto al regreso del Salvador y permítales también a ellos manifestar sus sentimientos con respecto a eso.

  • Muestre una imagen de la segunda venida del Salvador (véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para uso individual y familiar) y pida a los niños que expresen lo que sienten al ver la imagen. Declare su testimonio de que Jesucristo volverá nuevamente.

  • Entonen una canción que hable sobre la segunda venida del Salvador, tal como “Cuando venga Jesús” (Canciones para los niños, págs. 46–47). Válgase de la letra de la canción para hablar de maneras en las que podemos prepararnos para el regreso de Jesús, tales como hacer la voluntad de Dios y dejar que nuestra luz brille ante los demás.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 45:3–5

Jesucristo es nuestro Intercesor con el Padre.

¿Cómo ayudará a los niños a aumentar su fe en que Jesucristo es su Intercesor? ¿Cómo ha aprendido usted eso por sí mismo?

Posibles actividades

  • Escriba varias de las palabras y frases que se encuentran en Doctrina y Convenios 45:3–5 en tiras separadas de papel. Conceda a los niños un minuto para que estudien esos versículos en sus libros canónicos y después invítelos a que los cierren y que pongan las palabras y frases que están escritas en las tiras de papel en el orden en el que están en los versículos. Según esos versículos, ¿qué dice el Salvador para interceder por nuestra causa ante el Padre Celestial?

  • Ayude a los niños a definir la palabra intercesor, tal vez buscándola en un diccionario. ¿Qué hizo el Salvador para hacer posible que Él fuera nuestro Intercesor? Exprese sus sentimientos sobre lo que Jesucristo ha hecho por nosotros y permita que los niños expliquen lo que sienten.

Doctrina y Convenios 45:9

El evangelio de Jesucristo es una luz al mundo.

Ayude a los niños a quienes enseña a que piensen en maneras en las que el Evangelio prepara al mundo para la segunda venida del Salvador.

Posibles actividades

  • Muestre imágenes de una luz y de una bandera, o bien, dibújelas en la pizarra. Invite a los niños a que lean Doctrina y Convenios 45:9 y que piensen en maneras en las que el Evangelio es como una luz, un estandarte (o una bandera) y un mensajero. Si lo desea, podría explicar que en la antigüedad un estandarte era una bandera que se llevaba a la batalla y servía para que los soldados supieran dónde congregarse y qué hacer.

    El estandarte de la libertad, por Larry Conrad Winborg.

  • Ayude a los niños a memorizar todo el versículo 9 o una parte de él. Para ello, escríbalo en la pizarra y vaya borrando palabras poco a poco.

Doctrina y Convenios 45:37–38

Jesucristo volverá otra vez.

Los niños podrían atemorizarse al leer sobre las guerras, la iniquidad y la destrucción que se profetizó que ocurrirían antes de la segunda venida del Salvador. ¿Cómo podría ayudarles a anhelar con gozo la llegada de ese día prometido?

Posibles actividades

  • Pregunte a los niños cómo saben que ya se acerca un cambio de estación. ¿Qué señales buscan? Explique que al igual que hay señales de los cambios de estación, también hay señales de la Segunda Venida. Lean juntos Doctrina y Convenios 45:37–38. ¿Qué dijo Jesús sobre las señales de Su segunda venida? Para ayudar a los niños a descubrir las señales de las que debemos estar pendientes, asigne a cada niño (o grupo de niños) que lea unos cuantos versículos de Doctrina y Convenios 45 donde se describan esas señales. Por ejemplo, podrían leer los versículos 26–27, 31–33, 40–42. Permita que los niños digan lo que encuentren. ¿Cuáles de esas señales se están cumpliendo hoy en día?

  • Escriba en tiras de papel separadas algunas de las promesas respecto a acontecimientos futuros que usted haya encontrado en su estudio de la sección 45. Algunos ejemplos de esas promesas se hallan en los versículos 44–45, 51–52, 55, 58–59, 66–71. Haga una lista en la pizarra de los versículos donde se encuentren las promesas. Entregue las tiras de papel a los niños y pídales que utilicen sus libros canónicos para hacer corresponder los versículos que están en la pizarra con las promesas. Analicen el significado de las promesas e invite a los niños a que indiquen cuáles son las promesas que los hacen sentir entusiasmados en cuanto a la segunda venida del Salvador.

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a que piensen en una cosa que hayan aprendido durante la clase que puedan enseñar a sus familias. Pida a algunos de ellos que expliquen a la clase lo que quieren enseñar a sus familias.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Ayude a los niños a reconocer el Espíritu. Mientras enseña a los niños, indíqueles los momentos en que usted sienta el Espíritu Santo. Hable de la forma en que reconoce Su presencia. Por ejemplo, es posible que al entonar una canción sobre el Salvador sienta paz o gozo. El hecho de señalar esos sentimientos ayudará a los niños a reconocer los momentos en que sientan el Espíritu.