Primaria
19 – 25 abril. Doctrina y Convenios 41–44: “Mi ley, para gobernar mi iglesia”
anterior siguiente

“19 – 25 abril. Doctrina y Convenios 41–44: ‘Mi ley, para gobernar mi iglesia’”, Ven, sígueme — Para la Primaria Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“19 – 25 abril. Doctrina y Convenios 41–44”, Ven, sígueme — Para la Primaria

19 – 25 abril

Doctrina y Convenios 41–44

“Mi ley, para gobernar mi iglesia”

Durante su preparación de esta semana, ponga atención a las impresiones que reciba del Espíritu. ¿Qué siente que los niños necesiten aprender de Doctrina y Convenios 41–44?

Anote sus impresiones

Invitar a compartir

Tírele una pelota a un niño y pídale que comparta un mandamiento que conozca. Sigan pasando la pelota hasta que todos hayan tenido la oportunidad de compartir algo.

Enseñar la doctrina: Niños pequeños

Doctrina y Convenios 42:2

Puedo obedecer las leyes de Dios.

La Iglesia iba creciendo y los miembros se congregaban en Kirtland, Ohio, cuando el Señor le reveló al profeta José Smith lo que Él llamó Su “ley” y mandó a los santos que “est[uvieran] atentos, y escucha[ran] y obedec[ieran]”. ¿Cómo podría ayudar a los niños a comprender que recibimos bendiciones si somos obedientes?

Posibles actividades

  • Lea Doctrina y Convenios 42:2 haciendo hincapié en la palabra “obedeced”. Presente a los niños algunas situaciones sencillas en las cuales un niño haya elegido obedecer o desobedecer una ley o una regla. Pídales que escuchen con atención y que sonrían si la persona del relato obedece y que frunzan el ceño si la persona desobedece. Comparta las bendiciones que usted ha recibido al haber obedecido las leyes de Dios.

  • Haga un juego con los niños, para el cual les da una regla que tienen que seguir. Por ejemplo, podría decirles que deben levantar la mano y esperar que les den la palabra para contestar preguntas. A fin de permitirles practicar que la obedecen, hágales preguntas y dé la palabra a los que levanten la mano. ¿Qué leyes nos ha dado Dios?

  • Complete la hoja de actividades con los niños o entonen una canción que hable de obedecer las leyes de Dios, tal como “Voy a vivir el Evangelio” (Canciones para los niños, pág. 72). Comente a los niños cómo el obedecer las leyes de Dios le ha brindado felicidad.

    Aprendemos los mandamientos de Dios en la Primaria.

Doctrina y Convenios 42:38

Sirvo a Jesucristo cuando sirvo a los demás.

El Señor desea que Sus santos cuiden de los pobres y los necesitados. Ayude a los niños a comprender que cuando sirven a personas con necesidades, también están sirviendo al Salvador.

Posibles actividades

  • Si Jesucristo estuviera en nuestra clase hoy, ¿qué le diríamos? ¿cómo lo trataríamos? Muestre una ilustración del Salvador y explique que Jesús enseñó que cuando demostramos amor por los demás, también le demostramos amor a Él. Ayude a los niños a repetir el versículo 38 con usted, unas cuantas palabras a la vez.

  • Ayude a los niños a pensar en formas en las que puedan servir a Jesús al servir a los demás. Ellos podrían encontrar ideas en ilustraciones en las que el Salvador esté ayudando a otras personas, tales como ilustraciones de Él sanando a enfermos o siendo bondadoso con los niños (véanse Libro de obras de arte del Evangelio, nros. 42, 47). Testifique que cuando ellos sirven a otras personas, también están sirviendo a Jesús.

Doctrina y Convenios 43:1–7

El Señor dirige Su Iglesia por medio de Su profeta.

Puede ayudar a los niños a evitar ser engañados a lo largo de su vida enseñándoles, mientras estén pequeños, el modelo o patrón que sigue el Señor de dirigir Su Iglesia por medio del profeta viviente.

Posibles actividades

  • Muestre ilustraciones de distintas personas, incluyendo una del profeta actual. Coloque las ilustraciones boca abajo y permita que los niños les den vuelta una por una hasta que encuentren al profeta. Explique la enseñanza dada por el Señor de que solamente el profeta es “nombrado para recibir mandamientos y revelaciones [del Señor]” a fin de dirigir la Iglesia (Doctrina y Convenios 43:2).

  • Entonen juntos una canción que hable sobre los profetas, tal como la última estrofa de “Sigue al Profeta” (Canciones para los niños, págs. 58–59). Comparta su testimonio de que el profeta dirige la Iglesia.

Enseñar la doctrina: Niños mayores

Doctrina y Convenios 41:5

Un discípulo es alguien que recibe la ley de Dios y la obedece.

¿Saben los niños a quienes enseña lo que significa ser un discípulo de Jesucristo? El versículo Doctrina y Convenios 41:5 les puede ayudar a comprender cómo ser mejores discípulos.

Posibles actividades

  • Escriba Doctrina y Convenios 41:5 en un trozo de papel, dejando espacios en blanco donde vaya la palabra “discípulo”. Pida a los niños que llenen los espacios y que busquen en Doctrina y Convenios 41:5 si necesitan ayuda. ¿Qué significa ser un discípulo de Jesucristo? Comparta la forma en que usted se está esforzando por ser un o una mejor discípulo de Cristo.

  • Después de analizar Doctrina y Convenios 41:5, pida a los niños que piensen en leyes que hemos recibido del Señor. Invítelos a turnarse dramatizando que obedecen una de esas leyes, mientras el resto de la clase trata de adivinar cuál es.

  • Proporcione a cada uno de los miembros de la clase una tira de papel y pídales que escriban en ella una manera en la que pueden ser mejores discípulos. Invite a cada niño a compartir lo que haya escrito y después pegue las tiras para elaborar una cadena de papel.

Doctrina y Convenios 42:61, 68

Dios revela sabiduría a los que la piden.

Los niños hacen muchas preguntas a medida que crecen en conocimiento del mundo y del Evangelio. ¿De qué manera podría emplear Doctrina y Convenios 42:61, 68 para ayudarles a saber cómo recibir sabiduría del Señor?

Posibles actividades

  • Pida a los niños que compartan con usted algo que les ayuda a sentir paz y algo que les ayuda a sentir gozo. Invítelos a que lean Doctrina y Convenios 42:61 en busca de las palabras “apacibles” y “gozo”. Ayúdeles a pensar en verdades que Dios haya revelado que les brinden paz y gozo.

  • Lea Doctrina y Convenios 42:61, 68 con los niños, haciendo hincapié en la frase “revelación tras revelación, conocimiento sobre conocimiento”. Explique que Dios no revela todo de una vez; sino que Él nos da un poco a la vez. Muestre la forma en que un rompecabezas se arma poco a poco o utilice algo similar para ayudar a los niños a comprender ese principio. Comparta una experiencia en la que usted ha recibido revelación y cómo esta lo bendijo.

Doctrina y Convenios 43:1–7

Solo el profeta puede recibir revelación para toda la Iglesia.

A medida que los niños crecen, probablemente conocerán a personas que quieran descarriarlos. ¿Cómo puede ayudar a los niños a confiar en el modelo o patrón que Dios sigue de dirigir Su Iglesia por medio de Su profeta escogido?

Posibles actividades

  • Invite a los niños a que se imaginen que alguien se levanta en la reunión de testimonio y le dice al barrio que ha recibido revelación para la Iglesia (por ejemplo, que ya no debemos tomar leche o que debemos comenzar a llevar a cabo la reunión sacramental el martes en lugar del domingo). Esa persona también dice que debemos escuchar lo que ella dice en lugar de escuchar al profeta. ¿Qué habría de malo en ello? Ayude a los niños a escudriñar Doctrina y Convenios 43:1–7 para averiguar la forma en que el Señor da mandamientos a Su Iglesia.

  • Muestre una ilustración del profeta viviente e invite a los niños a que compartan algo que él haya enseñado recientemente. Si necesitan ayuda, muestre un fragmento de video o lea un pasaje de un mensaje reciente de conferencia general. ¿Por qué es una bendición tener a un profeta viviente en la actualidad?

Alentar el aprendizaje en el hogar

Invite a los niños a que escojan una ley o un mandamiento que sientan que deben enfocarse en obedecer esta semana. Anímelos a que compartan su meta con su familia.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Enseñe a los niños a anotar sus impresiones. Aun los niños pueden adquirir el hábito de anotar sus impresiones espirituales. A fin de anotar sus impresiones, ellos pueden marcar pasajes de las Escrituras, hacer dibujos o anotaciones sencillas en su diario personal.