Uso individual y familiar
3 – 9 mayo. Doctrina y Convenios 46–48: “Buscad diligentemente los mejores dones”


“3 – 9 mayo. Doctrina y Convenios 46–48: ‘Buscad diligentemente los mejores dones’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“3 – 9 mayo. Doctrina y Convenios 46–48”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

Imagen

Reunión campestre, por Worthington Whittredge

3 – 9 mayo

Doctrina y Convenios 46–48

“Buscad diligentemente los mejores dones”

Al leer Doctrina y Convenios 46–48, anote cualquier impresión que reciba. Luego podría preguntarse, como sugirió el élder Richard G. Scott: “¿Hay algo más que deba saber?” (“Cómo obtener guía espiritual”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 8).

Anote sus impresiones

Cuando Parley P. Pratt, Oliver Cowdery, Ziba Peterson y Peter Whitmer Jr. partieron de Kirtland y se trasladaron a otros campos de trabajo, dejaron a más de cien conversos que tenían bastante entusiasmo, pero poca experiencia o guía. No había manuales de instrucción, reuniones de capacitación de líderes ni transmisiones de conferencia general; de hecho, ni siquiera había muchos ejemplares del Libro de Mormón. Muchos de esos nuevos creyentes se habían sentido atraídos al Evangelio restaurado por la promesa de maravillosas manifestaciones del Espíritu, especialmente de las que tenían conocimiento tras estudiar el Nuevo Testamento (véase, por ejemplo, 1 Corintios 12:1–11). Al poco tiempo, algunas expresiones inusuales de adoración —entre ellas tirarse al suelo o retorcerse como una serpiente— se introdujeron en sus reuniones de la Iglesia. A muchos se les dificultó discernir entre las manifestaciones que eran del Espíritu y las que no lo eran. Al ver la confusión, José Smith pidió ayuda en oración. La respuesta del Señor es igualmente valiosa en la actualidad, cuando las personas a menudo rechazan o hacen caso omiso de las cosas del Espíritu. El Señor reveló que las manifestaciones espirituales son reales y aclaró lo que son: dones de un amoroso Padre Celestial, “que se dan para el beneficio de los que [l]e aman y guardan todos [Su]s mandamientos” (Doctrina y Convenios 46:9).

Imagen

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 46:1–6

Todos los que buscan sinceramente son bienvenidos a adorar en la Iglesia del Señor.

Las reuniones de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días deberían ser de las más acogedoras e inspiradoras del mundo. ¿Qué nos aconseja el Señor en Doctrina y Convenios 46:1–6 con respecto a los que asisten a nuestras reuniones? ¿Se sienten bienvenidos sus amigos y vecinos en los servicios de adoración de su barrio? ¿Qué está haciendo usted para que las reuniones de la Iglesia sean lugares a los que las personas deseen regresar? Reflexione sobre la forma en que sus esfuerzos por seguir el Espíritu Santo en las reuniones de la Iglesia pueden afectar su propia experiencia.

Véanse también 3 Nefi 18:22–23; Moroni 6:5–9; “Bienvenido”, video, VeniraCristo.org; “El entusiasmo religioso entre los primeros conversos de Ohio”, Revelaciones en contexto, págs. 110–117.

Doctrina y Convenios 46:7–33

Dios ha dado dones espirituales para bendecir a Sus hijos.

Los primeros santos creían en los dones espirituales, pero necesitaban guía en cuanto a su propósito. Al estudiar sobre los dones del Espíritu en Doctrina y Convenios 46:7–33, medite sobre por qué es importante que “rec[uerde] siempre para qué son dados” (versículo 8). Considere cómo esos versículos se aplican a estas palabras del élder Robert D. Hales: “Esos dones se dan a quienes son fieles a Cristo. Nos ayudarán a saber y enseñar las verdades del Evangelio; nos ayudarán a bendecir a los demás; nos guiarán de regreso a nuestro Padre Celestial” (“Gifts of the Spirit”, Ensign, febrero de 2002, pág. 16). ¿Qué más aprende en esos versículos sobre las manifestaciones espirituales? ¿En qué forma pueden esas verdades ayudarle a “no se[r] engañad[o]”? (versículo 8).

Medite sobre cuáles son los dones espirituales que usted tiene y cómo puede utilizarlos “para el beneficio de los hijos de Dios” (versículo 26). Si ha recibido su bendición patriarcal, es probable que en ella se señalen dones que se le han dado.

Véase también Temas del Evangelio, “Dones espirituales”, topics.ChurchofJesusChrist.org.

Doctrina y Convenios 47

El Señor desea que Su Iglesia lleve una historia.

El llamamiento de John Whitmer de llevar una historia de la Iglesia continuó una larga tradición de registradores entre el pueblo de Dios (véanse 2 Nefi 29:11–12; Moisés 6:5; Abraham 1:28, 31). De hecho, el cargo de historiador y registrador de la Iglesia todavía existe en la actualidad. ¿Por qué cree que llevar una historia sea tan importante para el Señor? Medite sobre eso al leer Sus instrucciones a John Whitmer con respecto a esa asignación en la sección 47. También considere qué experiencias personales necesita usted registrar. Por ejemplo, ¿qué le ha enseñado el Señor que desea usted conservar?

Al meditar sobre esas preguntas, considere esta perspectiva del élder Marlin K. Jensen, de los Setenta, quien prestó servicio como historiador y registrador de la Iglesia de 2005 a 2012:

“Llevamos registros a fin de poder recordar […]. [D]eseamos contribuir a que los miembros de la Iglesia recuerden las grandes cosas que Dios ha hecho por Sus hijos […]. [L]as lecciones del pasado nos ayudan a enfrentar y sobreponernos al presente y nos dan esperanza para el futuro” (“Se llevará entre vosotros una historia”, Liahona, diciembre de 2007, págs. 26, 27, 31).

Para saber más sobre la labor que se está llevando a cabo actualmente bajo la dirección del historiador de la Iglesia, visite history.ChurchofJesusChrist.org.

Imagen

John Whitmer fue llamado a llevar una historia de la Iglesia.

Imagen

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 46:2–6.

¿Qué podemos hacer como familia para asegurar que los demás se sientan bienvenidos en las reuniones de la Iglesia? (Véase también 3 Nefi 18:22–23). La imagen que acompaña a esta reseña podría contribuir a la conversación.

Doctrina y Convenios 46:7–26.

¿Qué dones espirituales vemos entre nosotros? ¿En qué forma pueden esos dones bendecir a nuestra familia?

Doctrina y Convenios 47.

¿De qué manera podría alentar a su familia a escribir su historia personal durante la semana? Podría compartir algunas entradas de su diario personal o relatar una historia sobre un antepasado (véase FamilySearch.org). Algunas familias apartan unos cuantos minutos cada semana para que todos escriban en su diario. Usted podría proporcionar algunas sugerencias de lo que podrían escribir en el diario, como “¿Qué sucedió esta semana que te gustaría que tus nietos supieran?” o “¿En qué viste la mano del Señor en tu vida esta semana?”. Los niños pequeños podrían hacer dibujos de sus experiencias, o bien, usted podría grabarlos mientras relatan sus historias. ¿Qué bendiciones se reciben por llevar una “historia sistemática”? (versículo 1).

Doctrina y Convenios 48.

A los santos de Ohio se les mandó compartir sus tierras con los que se estaban trasladando a Ohio desde el este de Estados Unidos. ¿Qué podemos compartir a fin de atender las necesidades de los demás?

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “¿En el mundo he hecho bien?” (Himnos, nro. 141).

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Utilice relatos y ejemplos. El Salvador a menudo utilizó relatos y parábolas para enseñar principios del Evangelio. Piense en ejemplos y en relatos de su vida que puedan hacer que un principio del Evangelio cobre vida para su familia (véase Enseñar a la manera del Salvador, pág. 22).

Imagen

El Padre Celestial da dones espirituales a Sus hijos a fin de bendecir la vida de los demás.