Uso individual y familiar
17 – 23 mayo. Doctrina y Convenios 51–57: “Mayordomo fiel, justo y sabio”


“17 – 23 mayo. Doctrina y Convenios 51–57: ‘Mayordomo fiel, justo y sabio’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“17 – 23 mayo. Doctrina y Convenios 51–57”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

Imagen

El primer surco, por James Taylor Harwood

17 – 23 mayo

Doctrina y Convenios 51–57

“Mayordomo fiel, justo y sabio”

El estudiar las Escrituras le ayuda a reconocer la voz del Señor, ya que las Escrituras fueron dadas por Él mediante Su Espíritu (véase Doctrina y Convenios 18:34–36).

Anote sus impresiones

Para los miembros de la Iglesia en la década de 1830, congregar a los santos y edificar la ciudad de Sion eran labores tanto espirituales como temporales, con muchos asuntos prácticos que atender: se requería que alguien comprara y distribuyera tierras en las que los santos pudieran establecerse; era necesario que alguien imprimiera libros y otras publicaciones; y se necesitaba que alguien administrara una tienda a fin de proveer bienes a las personas de Sion. En las revelaciones registradas en Doctrina y Convenios 51–57, el Señor nombró a personas para que se encargaran de esas tareas y les dio instrucción; además, señaló Independence, Misuri, como “el lugar central” de Sion (Doctrina y Convenios 57:3).

Si bien las habilidades en cosas como comprar tierras, imprimir y administrar una tienda eran valiosas para la labor temporal de edificar Sion, esas revelaciones también enseñan que el Señor desea que Sus santos lleguen a ser espiritualmente dignos de ser llamados el pueblo de Sion. Nos llama a todos a ser un “mayordomo fiel, justo y sabio”, teniendo un corazón contrito, “permanec[iendo] firme[s]” en nuestras responsabilidades señaladas (véanse Doctrina y Convenios 51:19; 52:1554:2). Si podemos hacerlo —sin importar cuáles sean nuestras habilidades temporales—, el Señor puede valerse de nosotros para edificar Sion, y Él “apresurar[á] la fundación de la ciudad en su tiempo” (Doctrina y Convenios 52:43).

Imagen

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 51

El Señor desea que yo sea un mayordomo fiel, justo y sabio.

Si usted hubiera sido miembro de la Iglesia en 1831, quizá se le hubiera invitado a vivir la ley de consagración al traspasar sus propiedades a la Iglesia por medio del obispo. Él entonces le devolvería, en la mayoría de los casos, lo que había donado, y en ocasiones algo adicional. Sin embargo, ya no era solo su posesión, sino su mayordomía.

En la actualidad los procedimientos son diferentes, pero los principios de consagración y mayordomía siguen siendo vitales para la obra del Señor. Considere estas palabras del élder Quentin L. Cook: “Vivimos en tiempos peligrosos en los que muchos creen que no somos responsables ante Dios y que no tenemos mayordomía o responsabilidad personal por nosotros mismos ni por otras personas. Muchos en el mundo se centran en el placer personal […] [y] [n]o creen ser guardas de su hermano. Sin embargo, en la Iglesia consideramos que estas mayordomías son una responsabilidad sagrada” (véase “La mayordomía: Una responsabilidad sagrada”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 91).

Conforme lea la sección 51, piense en lo que Dios le ha confiado. ¿Qué significan las palabras “mayordomo” (versículo 19) y “consagrado” (versículo 5), y qué dan a entender en cuanto a lo que Dios espera de usted? ¿Qué principios encuentra en la sección 51 y en las palabras del élder Cook que le enseñan lo que significa ser un mayordomo? (Véanse particularmente los versículos 9, 15–20).

Véase también Mateo 25:14–30.

Doctrina y Convenios 52:14–19

Dios dio un modelo para evitar el engaño.

Puesto que muchas personas afirmaban estar recibiendo manifestaciones espirituales, a los primeros santos les preocupaba ser engañados. ¿Cómo podían saber a quién “[Dios] […] acept[aba]”? (versículo 15). En Doctrina y Convenios 52:14–19, el Señor dio un modelo útil. ¿De qué manera puede usted aplicar ese modelo para detectar mensajes falsos en el mundo? También podría utilizar ese modelo para evaluarse a sí mismo: considere utilizar frases de los versículos para escribir preguntas como “Cuando hablo, ¿está mi espíritu contrito?”.

Doctrina y Convenios 54

Puedo acudir al Señor cuando me hieren las decisiones de los demás.

Como parte del recogimiento en Ohio, un grupo de santos dirigido por Newel Knight llegó a Colesville, Nueva York, y necesitaba un lugar donde vivir. Leman Copley tenía una granja grande cerca de Kirtland, e hizo convenio de permitir que los santos se establecieran en su tierra. Sin embargo, poco después de que comenzaron a establecerse allí, Copley dudó de su fe, quebrantó su convenio y expulsó a los santos de su propiedad (véase Santos, tomo I, págs. 128–131).

Tal como se registra en la sección 54, el Señor le comunicó a Newel Knight lo que los santos debían hacer en cuanto a su situación. ¿Qué encuentra usted en esa revelación que pudiera ayudarle cuando el incumplimiento de los compromisos de otra persona o sus malas decisiones le afecten a usted?

Imagen

Sitio de la granja en Ohio que Leman Copley había prometido a la Iglesia.

Doctrina y Convenios 56:14–20

Bienaventurados los de limpio corazón.

En esos versículos, el Señor habló tanto a los ricos como a los pobres; podría resultar interesante comparar los consejos que dio a esos dos grupos. ¿Qué es relevante para usted personalmente en esos versículos? ¿De qué manera el centrarse en las riquezas podría “corrompe[r]” su alma? (versículo 16). ¿Qué significa para usted ser “pur[o] de corazón” (versículo 18) en cuanto a las cosas materiales?

Véase también Jacob 2:17–21.

Imagen

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 51:9.

Podrían participar en un juego que la familia disfrute y luego hablar sobre cómo habría sido diferente el juego si alguien hubiera hecho trampa. ¿Por qué es importante que nos “tr[atemos] honradamente”? ¿En qué sentido nos ayuda la honradez a “se[r] uno”?

Doctrina y Convenios 52:14–19.

Al analizar el modelo o patrón que se describe en esos versículos, a su familia quizá le agrade ver otros patrones o modelos que usted utiliza, tales como patrones para coser ropa o modelos para hacer una manualidad. Podrían trabajar juntos para elaborar algo utilizando un patrón o modelo mientras que hablan sobre el modelo que el Señor dio para evitar el engaño.

Doctrina y Convenios 53:1.

Considere compartir con su familia una experiencia en la que usted, como Sidney Gilbert, haya preguntado al Señor “concerniente a [s]u llamamiento”.

Doctrina y Convenios 54:2; 57:6–7.

¿Qué significa “permanecer firme” (Doctrina y Convenios 54:2) en lo que Dios nos ha pedido que hagamos? Podría pedir a los miembros de la familia que se pongan de pie en posición de “firmes” y que nombren algo que Dios les ha pedido que hagan.

Doctrina y Convenios 55.

¿En qué forma se valió el Señor de las habilidades de William Phelps como escritor e impresor? (Podría mencionar que William Phelps también escribió la letra de muchos himnos, entre ellos “El Espíritu de Dios”, “Ya regocijemos” y “Oh Dios de Israel”). Quizá los miembros de la familia podrían hablar de los talentos y habilidades que observan en unos y otros. ¿De qué manera pueden nuestros talentos contribuir a la obra de Dios?

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “‘El arroyito da”, Canciones para los niños, págs. 116–117.

Cómo mejorar el estudio personal

Lleve un diario de estudio. Podría resultarle útil emplear un diario o un cuaderno para anotar los pensamientos, las ideas, las preguntas o las impresiones que tenga mientras estudia.

Imagen

El obispo Partridge recibe consagración, por Albin Veselka