Uso individual y familiar
10 – 16 mayo. Doctrina y Convenios 49–50: “Lo que es de Dios es luz”
anterior siguiente


“10 – 16 mayo. Doctrina y Convenios 49–50: ‘Lo que es de Dios es luz’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Doctrina y Convenios 2021 (2020)

“10 – 16 mayo. Doctrina y Convenios 49–50”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2021

estanque al amanecer

10 – 16 mayo

Doctrina y Convenios 49–50

“Lo que es de Dios es luz”

“… el que recibe luz y persevera en Dios, recibe más luz, y esa luz se hace más y más resplandeciente hasta el día perfecto” (Doctrina y Convenios 50:24). Medite sobre la forma en que está recibiendo luz al perseverar en Dios.

Anote sus impresiones

El Salvador es nuestro “buen pastor” (Doctrina y Convenios 50:44). Él sabe que a veces las ovejas andan errantes y que el desierto tiene muchos peligros, por lo que con amor nos guía a la seguridad de Su doctrina, apartados de peligros tales como “espíritus que son falsos, los cuales se han esparcido por la tierra, engañando al mundo” (Doctrina y Convenios 50:2). Seguirle a menudo significa dejar de lado ideas o tradiciones incorrectas. Así fue para Leman Copley y otras personas en Ohio que aceptaron el Evangelio restaurado pero que siguieron aferrándose a algunas creencias que simplemente no eran correctas. En Doctrina y Convenios 49, el Señor declaró verdades que corrigieron las creencias anteriores de Leman sobre temas como el matrimonio y la segunda venida del Salvador; y cuando los conversos de Ohio “recibi[eron] espíritus que no pudi[eron] comprender”, el Señor les enseñó cómo discernir las verdaderas manifestaciones del Espíritu (Doctrina y Convenios 50:15). El Buen Pastor fue paciente; Él sabía que los primeros santos eran —al igual que todos nosotros— “niños pequeños” que debían “crecer en gracia y en el conocimiento de la verdad” (Doctrina y Convenios 50:40).

icono de estudio personal

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Doctrina y Convenios 49:5–23

Las verdades del Evangelio pueden ayudarme a reconocer las enseñanzas falsas.

Antes de unirse a la Iglesia, Leman Copley había formado parte de un grupo religioso conocido como la Sociedad Unida de Creyentes en la Segunda Aparición de Cristo, a quienes también se conocía como los tembladores (véase “Leman Copley y los tembladores”, Revelaciones en contexto, págs. 124–129). Tras una conversación con Leman, José Smith pidió al Señor una aclaración sobre algunas de las enseñanzas de los tembladores, y el Señor respondió con la revelación que se encuentra en la sección 49.

En el encabezamiento de la sección 49 se mencionan algunas de las creencias de los tembladores. Considere marcar o anotar las verdades que se encuentran en los versículos 5–23 que corrigen esas creencias. Piense en otras enseñanzas o tradiciones falsas del mundo actual. ¿Qué verdades del Evangelio pueden ayudarle a protegerse de ellas?

Doctrina y Convenios 49:15–17

El matrimonio entre el hombre y la mujer es esencial para el plan de Dios.

¿Qué verdades sobre el matrimonio aprende usted en Doctrina y Convenios 49:15–17? ¿Por qué le parece que el matrimonio entre el hombre y la mujer es esencial para el plan del Padre Celestial? El élder David A. Bednar dio dos razones: “Razón 1: La naturaleza del espíritu del hombre y la naturaleza del espíritu de la mujer se complementan y se perfeccionan mutuamente y, por tanto, se ha dispuesto que progresen juntos hacia la exaltación […]. Razón 2: Por designio divino, se necesitan tanto el hombre como la mujer para traer hijos a la tierra y para proporcionar el mejor entorno para la crianza y el cuidado de los hijos” (“El matrimonio es esencial para Su plan eterno”, Liahona, junio de 2006, págs. 51–52).

Véanse también Génesis 2:20–24; 1 Corintios 11:11; “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, mayo de 2017, pág. 145.

pareja frente a un templo

El matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios.

Doctrina y Convenios 50

Las enseñanzas del Señor me pueden proteger de los engaños de Satanás.

Los nuevos conversos en Ohio estaban ansiosos de recibir las manifestaciones espirituales que se prometían en las Escrituras, pero Satanás también estaba ansioso de engañarlos. Se preguntaban: Cuando alguien grita o se desmaya, ¿es esa la influencia del Espíritu?

Imagine que se le hubiera pedido a usted que ayudara a esos nuevos conversos a entender cómo reconocer las verdaderas manifestaciones del Espíritu Santo y cómo evitar ser engañados por las imitaciones de Satanás. ¿Qué principios encuentra en Doctrina y Convenios 50 que pudiera compartir? (Véanse especialmente los versículos 22–25, 29–34, 40–46).

Véase también 2 Timoteo 3:13–17.

Doctrina y Convenios 50:13–24

El que enseña y el que aprende son edificados juntamente por el Espíritu.

Una de las maneras en que podría estudiar Doctrina y Convenios 50:13–24 es hacer un dibujo de un maestro y un alumno y, junto a cada uno de ellos, anotar una lista de palabras y frases de esos versículos que le enseñen algo sobre el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio. ¿En qué ocasiones ha tenido experiencias que le enseñaron la importancia del Espíritu al enseñar y al aprender? Considere lo que puede hacer para mejorar sus esfuerzos como maestro y alumno del Evangelio.

icono de estudio familiar

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Doctrina y Convenios 49:2.

¿Qué significa “desea[r] conocer la verdad en parte, pero no toda”? Quizás podría mostrar una imagen parcialmente cubierta y permitir que los miembros de la familia adivinen lo que es. ¿Qué sucede cuando solo aceptamos parte de la verdad? (véase 2 Nefi 28:29). ¿En qué sentido es la plenitud del Evangelio una bendición para nosotros?

Doctrina y Convenios 49:26–28.

¿En qué forma somos bendecidos por la promesa del Señor de que “ir[á] delante de [n]osotros y ser[á] [n]uestra retaguardia; y estar[á] en medio de [n]osotros”? Los miembros de la familia podrían compartir experiencias en las que hayan sentido que el Señor “i[ba] delante de [ellos]” o que estaba “en medio de [ellos]”.

Doctrina y Convenios 50:23–25.

Podrían reunirse en un cuarto oscuro para leer Doctrina y Convenios 50:23–25 y poco a poco ir agregando más luz al encender velas o luces una a la vez. También podrían leer esos versículos mientras estén observando la salida del sol en la mañana. ¿Qué podemos hacer para que nuestra luz del Evangelio siga creciendo? Cuando los miembros de la familia aprendan algo nuevo sobre el Evangelio durante la semana, anímelos a anotarlo en un papel y pegarlo a una lámpara u otra luz de la casa a fin de compartirlo con la familia.

Doctrina y Convenios 50:40–46.

Después de leer Doctrina y Convenios 50:40–46, podría mostrar la imagen del Salvador que acompaña a esta reseña y hacer preguntas como estas: ¿Cómo pueden darse cuenta de que el Salvador ama a las ovejas? ¿En qué sentido es el Salvador como un pastor para nosotros? ¿Qué frases de las Escrituras reflejan la idea de que el Salvador es un pastor y que nosotros somos Sus ovejas?

Para ver más ideas sobre la enseñanza de los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “Brilla”, Canciones para los niños, pág. 96.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Sea flexible. Las mejores oportunidades para enseñar, especialmente en el hogar, a menudo son espontáneas e inesperadas: el comer en familia puede inspirar un análisis sobre deleitarse en la palabra de Dios, y un aguacero podría ser la oportunidad para testificar del agua viva. Si está preparado espiritualmente, el Señor puede darle “en el momento preciso, lo que hab[rá] de decir” (Doctrina y Convenios 100:6).

Jesús con una oveja

El tierno Pastor, por Kim Yongsung