Utilice música, relatos y arte para enseñar la doctrina
    Notas al pie de página

    Utilice música, relatos y arte para enseñar la doctrina

    maestro sosteniendo una lámina

    Cuando Dios creó la tierra, la llenó con una variedad de animales, plantas y paisajes que enriquecen y embellecen nuestra vida. Busque maneras de aportar variedad a su enseñanza del Evangelio; al hacerlo, enriquecerá y embellecerá la experiencia de los participantes, y también podrá ayudar a los que tengan diversas necesidades. Piense en la forma en que el uso de música, relatos, imágenes y otras obras de arte pueden invitar al Espíritu, aclarar principios del Evangelio de manera memorable y ayudar a los alumnos a relacionar el Evangelio con su vida cotidiana. Recuerde que esos recursos no deben ser el enfoque de la lección, sino solamente herramientas que le ayuden a enseñar la doctrina del Evangelio con mayor eficacia.

    Haga uso de la música para invitar al Espíritu y enseñar la doctrina

    La Primera Presidencia ha dicho: “La música tiene un poder ilimitado para influir en [nosotros] y [motivarnos] a ser más [devotos] y [espirituales]”1. Al escuchar o cantar un himno se puede infundir un sentimiento de reverencia e invitar al Espíritu. Los himnos también pueden enseñar principios del Evangelio. Por ejemplo: el himno “Creo en Cristo” (Himnos, nro. 72) o el coro “Aleluya” de Georg Friedrich Händel podrían inspirar un intercambio de ideas en cuanto a las funciones y los títulos divinos del Salvador. Piense en maneras en las que podría incluir la música en las lecciones; por ejemplo, podría reproducir la grabación de un himno o pedir a una familia o a algunos niños de la Primaria que canten en la clase.

    Preguntas para reflexionar: ¿De qué manera ha influido en mi testimonio la música sagrada? ¿Cómo podría bendecir esa música a las personas a las que enseño?

    Ejemplo de las Escrituras: ¿Cuáles podrían ser los motivos por los cuales Jesús y Sus discípulos cantaron un himno antes de dirigirse a Getsemaní? (véase Mateo 26:30; véanse también Colosenses 3:16; D. y C. 25:12).

    Emplee relatos y ejemplos para enseñar principios del Evangelio

    El Salvador a menudo contó relatos y parábolas para ayudar a Sus oyentes a comprender la forma en que los principios del Evangelio se aplicaban a su vida diaria. En Sus enseñanzas solía hacer referencia a peces, semillas, llaves, copas y muchos otros objetos de la vida diaria. Al prepararse para enseñar, piense en ejemplos y en relatos de su propia vida y de la vida cotidiana de los integrantes de la clase que pudieran lograr que los principios del Evangelio cobren vida. Por ejemplo, podría explicar que el Espíritu Santo es como una brújula, una linterna o una manta cálida. Las citas edificantes de la literatura sana también pueden enriquecer una lección. Tan a menudo como sea posible, invite a los alumnos a compartir sus propias anécdotas y experiencias.

    Preguntas para reflexionar: ¿Qué experiencias de mi vida me han ayudado a comprender principios del Evangelio? ¿Cómo puedo motivar a los alumnos para que compartan sus experiencias?

    Ejemplo de las Escrituras: ¿Por qué hizo uso el Salvador de parábolas como las que se encuentran en Mateo 13:44–48?

    Utilice arte para captar la atención de los alumnos

    El arte, como las imágenes, los videos y las dramatizaciones, pueden ayudar a despertar el interés de los alumnos, particularmente de los que aprenden mejor de manera visual, y lograr que los relatos de las Escrituras sean más memorables. El arte que utilice debe ser más que una decoración; debe ayudar a los alumnos a comprender las doctrinas del Evangelio. El Libro de obras de arte del Evangelio y la Biblioteca multimedia SUD en LDS.org contienen muchas imágenes y videos que pueden ayudar a los alumnos a visualizar conceptos o acontecimientos. Por ejemplo, la pintura La Segunda Venida, de Harry Anderson, puede ayudar a los alumnos a reflexionar sobre cómo se sentirán cuando el Salvador vuelva. Una dramatización de la parábola del Hijo Pródigo puede ayudar a los alumnos a comprender lo que significa perdonar a alguien que se ha desviado.

    Pregunta para reflexionar: ¿Cómo puedo emplear el arte para mejorar la experiencia de aprendizaje de los integrantes de la clase en las próximas lecciones?

    Ejemplo de las Escrituras: ¿De qué modo utilizó el Salvador imágenes visuales cuando enseñaba? (por ejemplo, véanse Mateo 6:28–30, 22:16–21, Marcos 12:41–44).

    Cristo mostrando una moneda a los judíos

    Para el líder del análisis

    Compartir y deliberar juntos: Para comenzar, pida a los maestros que compartan experiencias que hayan tenido con la enseñanza recientemente y que hagan preguntas con respecto a la enseñanza.

    Aprender juntos: Pida a los maestros que analicen una o más de las ideas de esta sección.

    Practicar: A fin de demostrar los principios que se enseñan en esta sección, busque maneras de incluir música, relatos y arte en el análisis. Por ejemplo, antes de la reunión, podría pedir a los maestros que vayan preparados para compartir música, relatos o arte que hayan utilizado o que podrían utilizar para enseñar un principio del Evangelio. Después de que los maestros hayan compartido, pídales que analicen la manera en que lo que compartieron apoyaría el principio que estén enseñando y mejoraría la experiencia de aprendizaje de sus alumnos.

    Prepararse: Decidan juntos el tema que tratarán en la reunión siguiente y pida a los maestros que se preparen.