Liahona
“¿Ves lo que puede hacer un poco de fe?”
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“¿Ves lo que puede hacer un poco de fe?”

Godfrey J. Ellis

Washington, EE.

Storm Castles

Ilustración © Gary Alphonso, i2iart.com

Hace algún tiempo, mi esposa y yo llevamos a nuestros dos hijos menores a Francia para recorrer las áreas en las que yo había servido como misionero de tiempo completo. Visitamos las ramas de la Iglesia en las que había servido y nos regocijamos con los miembros a los que había enseñado. También visitamos sitios históricos.

Uno de ellos eran las ruinas del Château de Châlucet. Este enorme castillo medieval fue atacado y destruido casi por completo hace siglos. La vegetación había crecido alrededor de las ruinas y el camino para llegar allí era estrecho y empinado. Nos costó mucho trabajo subir, pero valió la pena el esfuerzo una vez que llegamos.

A los niños les encantó bajar a lo que una vez fuera la mazmorra y a lo alto de lo poco que quedaba de las murallas del castillo. El castillo cautivó su imaginación de la misma manera en que había cautivado la mía veinticuatro años antes.

Mientras estábamos allí, una tormenta de verano apareció a lo lejos. Llegó rápidamente. Oscuras nubes y relámpagos llenaron el cielo, seguidos de grandes truenos.

Nos apresuramos por el camino y corrimos hacia el automóvil mientras la tormenta se acercaba velozmente hacia nosotros. De repente, una fuerte lluvia torrencial nos dejó empapados y el camino de tierra se convirtió en lodo. Nos preocupaba perder el equilibrio y caer por el escarpado y rocoso sendero.

Vimos un refugio entre los árboles al borde del camino. Nos acurrucamos juntos dentro del refugio y nos preguntamos cuánto tiempo tendríamos que esperar para volver a bajar.

“Hagamos una oración”, dijo nuestro hijo menor.

Pidió ofrecerla él mismo y oró para que dejara de llover y así pudiéramos descender por la colina con seguridad. Nos miró y nos dijo: “Ahora todo lo que necesitamos es tener la fe suficiente”.

Le expliqué que las oraciones no siempre funcionan así.

“No”, dijo, “¡se detendrá en 10 minutos!”.

Después de unos diez minutos, cesó de llover.

“De acuerdo, vámonos”, exclamó.

“Si nos vamos ahora, la lluvia comenzará de nuevo y quedaremos atrapados”, dijo nuestro hijo mayor.

“¡No lo hará!”, contestó el menor. “¡Vámonos!”.

Nos abrimos paso a través de las partes más secas del camino, apartando los arbustos y las ramas a medida que avanzábamos. De vuelta en el coche, ofrecimos una oración de gratitud. Pronto comenzó a llover.

“¿Ves lo que puede hacer un poco de fe?”, dijo humildemente nuestro hijo.

Ese día, nos enseñó a todos una gran lección.